Friday 19 de July, 2024

ESPACIO NO EDITORIAL | 17-05-2024 13:45

¿Cómo regularizo mi emprendimiento? Y ¿por qué debo hacerlo?

El Dr. Fernando Pranteda, socio del Estudio Raimondo & Asociados, analiza y nos comenta los límites legales que enfrentan los emprendimientos durante su expansión.

En todo el mundo, muchos emprendedores comienzan en sus hogares sin prever el crecimiento exponencial que puede alcanzar su negocio con el tiempo, lo que conlleva a menudo una falta de planificación y comprensión de su potencial desarrollo. Es crucial que quienes inician un emprendimiento busquen asesoramiento legal y contable para evaluar los riesgos y ventajas de su empresa desde el inicio, considerando su creación y proyección en el mercado.

Es probable que los pequeños emprendedores carezcan de recursos económicos suficientes al iniciar un nuevo proyecto, lo que dificulta regularizar su situación legal y contable. Esta improvisación puede convertirse en una amenaza principal para su crecimiento. Es comprensible que al inicio, no sea necesario establecer una estructura legal específica para la actividad, pero a medida que el proyecto crece, adquiere importancia la protección del patrimonio personal, la optimización de las cargas impositivas y la consideración de estructuras societarias para acuerdos con socios.

¿Qué tipo de Sociedad recomiendan ustedes como Estudio? ¿Qué beneficios trae cada una?

En Argentina, existen varios tipos de sociedades reguladas, siendo las más comunes las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL), Sociedades Anónimas (SA) y Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), cada una con sus propias ventajas y desventajas. Es crucial reconocer que cada tipo societario se adapta a una estructura de negocio diferente.

Para las PYMES, se suele recomendar la constitución de una SRL o SAS debido a los costos y regulaciones favorables, como la designación de administradores por tiempo indeterminado y un bajo aporte de capital inicial. Esto es especialmente relevante en etapas iniciales o de crecimiento moderado.

Las SAS ofrecen la ventaja de una constitución digital, eliminando trámites burocráticos, con la posibilidad de mantener libros societarios digitales. Sin embargo, cuando la empresa crece y adquiere una escala considerable, transformarse en una SA puede ser conveniente. Las SA permiten operar sin depender de los socios individuales, centrándose en el capital y ofreciendo opciones como clases de acciones con diferentes derechos y la posibilidad de cotizar en bolsa.

Es esencial destacar que cada tipo societario debe adaptarse a las necesidades específicas de cada emprendimiento, considerando ventajas, desventajas y el desarrollo previsto del negocio. No existen modelos universales, por lo que cada caso que nos llega es un mundo y debemos analizarlo de forma particular, sería inapropiado decir que un tipo de Sociedad es buena para tales personas y malas para otras.

En conclusión, lo que debemos considerar, es que si tenes un emprendimiento, es importante a medida que crece el mismo, darle su marco jurídico para que el crecimiento sea sano y no surjan inconvenientes en la esfera legal u impositiva.

Desde nuestro estudio brindamos un servicio integral en materia Sociedades, ya sea que esten constituidas o a constituirte.  

Instagram: @estudioraimondo               

Mail: [email protected]                    

Celular +549.1126850026

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios