Domingo 7 de agosto, 2022

COSTUMBRES | 23-04-2019 18:37

Los hongos como terapia para el dolor

"La buscadora de setas", de Long Litt Woon, propone una nueva forma de entender el amor y la naturaleza. "Pude sentir alegría después de mucho tiempo", cuenta la autora malaya a NOTICIAS.

Long Litt Woon, nació en Malasia hace 61 años. Es antropóloga social y no tiene problemas en explicar de manera amable que Long es en realidad su apellido y que todos sus amigos le dicen simplemente Woon. A los 18 años, se trasladó a Noruega por un viaje de intercambio ligado a su carrera profesional, conoció a su pareja y desde ese momento se instaló en Oslo. Sin embargo, una mañana, todo cambió para ella.

Eiolf, su marido, fue al trabajo como todos los días, cuando murió repentinamente. Long se enteró por teléfono a los pocos minutos, teniendo que soportar en simultáneo dos procesos para nada sencillos: la pérdida de su compañero de toda la vida y la burocracia que rodea la muerte de un ser cercano. La salida de ese pozo emocional, sin embargo, la encontraría en dos lugares inesperados: la búsqueda de hongos y la literatura.

A partir de esa experiencia, surge La buscadora de setas (Maeva Ediciones, 2018), libro que fue traducido a 14 idiomas y que pone en el centro de la escena una actividad hasta ahora secreta para muchos: la micología. "Este libro trata sobre dos viajes paralelos: un viaje externo por el reino de los hongos y otro interno por los paisajes del duelo", cuenta en el prólogo.

(Leer también: Feria del Libro: una burbuja en medio de la crisis)

Esta rama científica que estudia a los hongos ("setas" en España, de allí el título) cuenta además con aficionados que estudian por fuera del ámbito académico las particularidades del reino fungi -los hongos, contra lo que se suele creer, no pertenecen al reino vegetal-. Además, una característica de estos grupos que son tendencia en Europa es que se reúnen en colectivos para salir a buscar ejemplares exóticos en la naturaleza. En esa dirección, tanta es la importancia de los hongos, que tienen su propio día a nivel mundial: el 20 de abril.

Venenosos o curativos. De visita en el país y en diálogo con NOTICIAS, la autora malaya cuenta sobre uno de los grandes mitos alrededor de los hongos. "Hay algunos hongos que son muy venenosos y pueden matarte, pero también hay otros casos muy particulares: en la frontera entre Noruega y Suecia crecen especies que de un lado son comestibles y del otro no, por ejemplo", relata Long, al mismo tiempo que planea futuros libros en donde la literatura va a ganar más terreno que la micología. "No tiene nada que ver con hongos", señala con una sonrisa.

Noticias: Para alguien que no sabe mucho sobre hongos, ¿cómo podría describir a la micología?

Long Litt Woon: Siempre es importante destacar que se trata de un reino separado, el reino fungi, algo que también me sorprendió a mí. Todo el tiempo se suceden nuevas investigaciones y descubrimientos, es una ciencia muy dinámica. Por eso mismo, no se puede saber exactamente cuántos hongos existen. Pocos saben que los hongos son muy importantes para la vida, y no porque yo sea una loca sobre el tema (risas), sino por su ayuda al proceso de descomposición y reciclaje de recursos. Por último, y no menos importante, está el factor gastronómico: hay muchos gustos, sabores y texturas que mucha gente no conoce. Es sin dudas un reino mágico.

Noticias: Y sobre la actividad de buscar hongos, ¿qué importancia tuvo para su vida?

Long: Sin dudas me cambió la vida, porque estaba atravesando mi duelo personal. Conocí a nuevos amigos y también nuevos lugares a los que nunca antes había ido dentro de Oslo. A su alrededor hay un bosque enorme al que se puede acceder bajándose en la última estación del subte. Pero en mis salidas pude descubrir nuevos lugares. En el libro cuento muchas cosas, pero también hay muchas otras que no entraron, la variedad que propone la micología es muy grande.

Long: ¿Cree que cualquier otra actividad podría haber ocupado el lugar de la micología en su vida?

Litt:  Por supuesto que la micología es especial y fue importante para mí, pero cada uno necesita encontrar sus propios hongos.

Noticias: En una entrevista anterior, afirmó que "cuando todo parece oscuro, un hongo puede iluminar el camino". ¿Podría describir esa sensación?

Long: Cuando todo se vuelve oscuro, parece que no hay salida porque no se puede ver esa salida. La micología hizo algo único: pude sentir alegría después de mucho tiempo. Pensaba que nunca más iba a poder sentir eso, un gran hallazgo personal. Mi lema ahora es "Siga al hongo" (risas).

Noticias: ¿Se necesita algo en especial para introducirse en la micología?

Long: La micología es muy amplia y hay diferentes aspectos que te pueden interesar. Puedes hacer lo que quieras en ese sentido, va a depender de los intereses personales y de la personalidad de cada uno, por lo que todos pueden introducirse allí.

Noticias: ¿Qué recuerdos tiene del proceso de escritura de La buscadora de setas?

Long: Al principio tenía muchas dudas y dificultades, por el momento que estaba atravesando y que estaba describiendo. En los primeros capítulos se pueden ver muchas preguntas, sobre micología y también sobre mi vida. Fue escrito en tiempo real y nunca pensé al libro como una forma de transitar el duelo, sino como mi visión sobre los buscadores de hongos. Pero cuando empecé a escribir sobre la pérdida de mi marido, sabía que iba a haber dos viajes dentro La buscadora de setas. Ahora que el libro se ha traducido a 14 idiomas y viajo por el mundo, siento que el proceso continúa a pesar del paso del tiempo.

Noticias: ¿Su rol como antropóloga social cómo influyó a entender el fenómeno de la micología?

Long: Es una pregunta muy interesante, porque me sirvió a la hora de escribir el libro. La antropología me sirvió para estudiar el funcionamiento de los buscadores de hongos como "tribu", pero la dificultad estaba dentro de mí por el duelo. Por lo que también me sirvió para aplicar a mi proceso interno, a entender lo que me sucedía. El trabajo de campo también se mezcló con mis sentimientos.

Noticias: ¿Cómo ve a la micología en nuestro país?

Long: Tengo contacto con los grupos de micología en Argentina a través de redes sociales. Veo que en el país se trata de un círculo muy cerrado aún, ligado a la universidad. En Noruega existen cursos para principiantes, aficionados, para aprender desde cero.

Noticias: Por último, una pregunta que sobrevuela a la lectura del libro: ¿qué cree que Eiolf pensaría sobre su nueva pasión?

Long: Creo que estaría orgulloso de mí y siento que él hubiera esperado esto de mí, me conocía muy bien.

Galería de imágenes

Gustavo Yuste

Gustavo Yuste

Periodista de Cultura

Comentarios