SOCIEDAD | 22-12-2020 14:39

Efecto pandemia: 9 de cada 10 argentinos planean ser infieles este verano

Lo reveló una encuesta realizada por el sitio de citas “Second Love”. Por qué el contexto aumenta el deseo de adulterio.

La pandemia cambió la forma de vincularse. En tiempos donde las apps de citas son el método primordial para que dos personas se conozcan, el aislamiento y los cuidados hicieron estragos en las relaciones: el miedo al contagio y las dificultades para trasladarse parecieron poner en pausa a las parejas. 

Sin embargo, después de nueve meses las cosas cambiaron. En una encuesta realizada por Second Love, un sitio de citas para personas que buscan tener relaciones sentimentales fuera de su pareja, 9 de cada 10 argentinos afirmaron que planean ser infieles este verano. 

Si en la primera mitad del año el 43% de los argentinos había roto la cuarentena para tener sexo, la posible segunda ola hace que redoblen la apuesta. El 60% no sólo no tiene miedo al contagio en una cita sino que, además, cree que un probable nuevo confinamiento aumentaría su deseo de ser infieles. Pero a pesar de que haya bajado la percepción del riesgo, los cuidados deben mantenerse. Incluso, frente a la llegada de las fiestas de fin de año, el verano y un posible rebrote, se recomienda que los individuos vuelvan a extremar las medidas. 

Anabella Santos, manager regional de Second Love, explica: “Los relevamientos que hemos hecho reflejan que la pandemia está modificando la manera que los usuarios tienen de concretar citas por internet y que las restricciones potencian el deseo de las personas de tener nuevas experiencias; la sensación de encierro genera angustia e incertidumbre y esto incrementa las ganas que manifiestan nuestros usuarios de tener nuevas aventuras amorosas”. 

En la misma línea, cuando comenzó la cuarentena estricta varias personas manifestaron el aumento del deseo sexual y proliferaron las consultas con sexólogos. En ese entonces, Carolina Meloni (@meloni.sexologa en redes), psicóloga, sexóloga y educadora sexual, explicó a NOTICIAS: “Como en todo contexto restrictivo se generan conductas apetitivas o la necesidad de acercamiento a eso que está vedado. Hay como una imperiosa necesidad de contacto físico y esto, más la prohibición de hacerlo, más ciertos estímulos que excitan –como, por ejemplo, el sexchat, el envío de imágenes y audios eróticos– genera un posible aumento del deseo sexual, aunque no les pasa a todas las personas”.

Si el contexto restrictivo aumenta el deseo de acceder a lo prohibido, la infidelidad aparece con fuerza. Además del porcentaje de argentinos que planean engañar a sus parejas este verano, el 80% cree que en la época de las fiestas aumenta su deseo de ser infieles.

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios