Jueves 3 de diciembre, 2020

SOCIEDAD | 17-11-2020 00:36

Adolfo Rubinstein: “Haber ideologizado la vacuna es una estupidez”

El ex secretario de Salud macrista habló sobre las polémicas alrededor de la medicación rusa y dijo: "es improbable" que empiece a vacunar en el corto plazo.

El ex secretario de Salud Adolfo Rubinstein dialogó con NOTICIAS sobre las dudas alrededor de la vacuna rusa y dio su opinión acerca de la estrategia que lleva adelante el Gobierno nacional. Para él, cualquier proyecto que avance y que pase los controles regulatorios será una buena alternativa. Además, el ex funcionario macrista cuestionó las formas de comunicar del oficialismo: “Se genera desconfianza y abona a los discurso de los antivacunas, un grupo que lamentablemente está creciendo mucho”, afirmó. 

Noticias: ¿Qué opina acerca de las formas en las que el Gobierno lleva adelante el tema vacunas?

Rubinstein: El Gobierno está haciendo algunas cosas bien y otras no tanto. Lo que está haciendo bien es planificar la compra de vacunas, la distribución, la logística y que esté tratando de asegurar el aprovisionamiento de las dosis suficientes negociando con las farmacéuticas o, en el caso de la vacuna rusa, con el gobierno ruso. Eso es correcto. Lo que no es correcto es la estrategia comunicacional: todo el tema de la difusión, el secretismo del viaje de Vizzotti a Moscú, la delegación que llevó, que haya tomado estado público por una filtración.  

¿Cuál es el tema? Todavía ninguna vacuna terminó el proceso de investigaciones clínicas que se tienen que llevar a cabo para certificar la efectividad y la seguridad de la vacuna. Ninguna. Tampoco la de Pfizer. Lo último que se supo de Pfizer se publicó como si fuera un gran avance, pero en realidad es una suerte de primer análisis interino de un corte y todavía falta. 

Habitualmente, estos cortes se programan. El primer corte era cuando se llegara a 94 episodios de infección, donde pareciera que hay una importante efectividad de la vacuna. El segundo corte recién se va a hacer cuando tengan 164 casos. Ahí vamos a tener resultados más definitivos. Pero no sabemos cuándo va a terminar eso. Por lo que se está viendo, es muy probable que sea antes de marzo pero todavía no se sabe. 

Y en el caso de la vacuna rusa, todavía no se sabe nada. Ellos dicen cosas pero son todas informaciones en la prensa que no es el mejor lugar para difundir información científica. Ellos dicen que van a tener datos en dos o tres semanas y me parece un poco raro. 

Veo muy difícil o altamente improbable que podamos tener disponibilidad de vacunas en dosis suficientes, como dice el Gobierno, para iniciar un programa de vacunación masivo en diciembre. Lo veo muy improbable. 

Noticias: ¿Es un problema del mundo o de Argentina? 

Rubinstein: Es un problema del mundo, pero lo que pasa es que se está haciendo un uso político que es inapropiado. Se están despertando expectativas que son irreales a mi juicio. No veo de qué manera en tres semanas podamos tener millones de dosis de una vacuna que todavía no se sabe si es efectiva y segura y que no ha pasado por el tamiz de los organismos regulatorios. Vos no podés aprobar un nuevo producto, ya sea una vacuna o un medicamento, sin que pase por una exhaustiva evaluación por parte de la Anmat. 

Noticias: ¿Anmat es un organismo confiable?

Rubinstein: La Anmat es un organismo serio que tiene mucho prestigio. De hecho, fue la primera agencia regulatoria en Latinoamérica. Dicho esto, en el caso de las vacunas lo que ha hecho habitualmente Anmat es aprobar aquellas que venían de países que tienen agencias precalificadas. Por ejemplo, en Estados Unidos está la FDA o la EMA en la Unión Europea. 

En el caso de la vacuna rusa, el problema es que Rusia no precalifica. Por lo cual, el proceso de evaluación de la seguridad, de la eficacia y de la calidad deberá ser bastante exhaustivo y riguroso. 

La ley que sancionó el Congreso dice que le da un plazo de 30 días a la Anmat para que se expida. En el caso de que la vacuna viniera de un país que tiene una agencia precalificada -como podría ser la de Astrazeneca o la de Pfizer, por dar ejemplos-, el plazo es exiguo, pero dada la emergencia de la pandemia, puede pasar por una fase de aprobación más rápida. Vienen con el aval de estas agencias que tienen altísimos estándares. 

Son vacunas muy nuevas, tienen plataformas tecnológicas de desarrollos muy nuevas. Por ejemplo, la de Astrazeneca o la de Rusia se han probado muy poco. ¡Y la de Pfizer ni que hablar! No existe ninguna otra vacuna que hasta ahora se haya desarrollado con este proceso que, más que biológico, es bioquímico porque es una nanopartícula que envuelve una secuencia genómica. Eso es tecnología absolutamente innovadora que nunca se ha probado

Entonces, frente a todo esto, si no provienen de un país que tenga una agencia precalificada de altísimos estándares, lo que tiene que hacer ya mismo Anmat es convocar a expertos para que hagan una evaluación rigurosa. Expertos en producción de vacunas, inmunólogos, virólogos, etcétera. Debería convocar a un panel que realmente pueda apoyar y ayudar técnicamente a tomar esta decisión, que no es una decisión trivial. Esto mismo es lo que hace la FDA o EMA. 

La ANMAT es una agencia seria y que ha ganado mucho prestigio. Y, sinceramente, tampoco creo que nadie quiera arriesgarse a aprobar algo que no sea seguro. Por eso yo repito que de ningún modo los plazos pueden acortarse para que en diciembre tengamos millones de dosis que lleguen y que se puedan distribuir. 

Porque ahí te aparece el otro problema: la logística para hacer una campaña de vacunación es muy compleja. En el caso de la vacuna rusa, por ejemplo, se necesitan temperaturas de 20 grados bajo cero para su conservación. O sea que necesitás freezers y esto no está disponible.

Noticias: Con la de Pfizer este asunto es mucho peor. 

Rubinstein: Sí. La de Pfizer necesita menos 80 grados. Necesita ultra freezers o tanques de nitrógeno líquido, cosa que no existe salvo en algunos pocos centros de investigación en Argentina. La de Pfizer es inviable. 

La rusa tampoco es tan viable porque, más allá de que sí haya más freezers, no tenés disponibilidad en centros de atención primaria y en el interior del país a donde tiene que llegar la vacuna. Fuera de los menos 20 grados, tenés muy poco tiempo a temperatura ambiente. 

Noticias: Hay quienes plantean que el mejor escenario es que todas las vacunas prosperen y que se apliquen por zonas, ¿coincide o habría que apostar solo a las viables?

Rubinstein: Sí. Creo que la que mejor calza para Argentina es la de Astrazeneca porque necesita temperatura de heladera. Creo que es la mejor preparada para países con una infraestructura tecnológica menos desarrollada. 

Noticias: ¿Cómo ve el debate político e ideológico alrededor de las vacunas? 

Rubinstein: Ha habido profundos errores comunicacionales por parte del Gobierno que no colaboran para nada en ganar la confianza de la sociedad respecto de la vacuna. La Argentina es un país cuya realidad ha demostrado que tiene una alta fidelidad a la vacunación, que es un tema muy sensible. De hecho, cuando se miran las encuestas de opinión que se hacen periódicamente, Argentina es uno de los países de la región más provacuna. Lo que se está viendo con la vacuna rusa es que está ocurriendo lo contrario: la mitad de la sociedad tiene desconfianza, suspicacia o sospecha y esto tiene mucho que ver con cómo se está comunicando. 

Esta idea de secretismo, de que compramos pero no, la aparición de intermediarios pero no.. nada colabora. Cuando Rusia hizo su primera comunicación parecía que corrían la guerra espacial. Y después vino el Gobierno argentino y dijo que iba a vacunar a 25 millones de personas cuando todavía no se sabe absolutamente nada. No sabemos cuándo va a estar disponible, si la escala de producción va a ser la correcta, cuánto va a costar. 

Todo esto solo genera desconfianza y abona a los discurso de los antivacunas, un grupo que lamentablemente está creciendo mucho. Era un fenómeno global que acá no tenía mucha relevancia pero con todo esto empiezan a escalar.

Noticias: ¿Se pondría la vacuna rusa?

Rubinstein: Primero hay que ver si soy grupo de riesgo. Pero, más allá de eso, yo me pondría cualquier vacuna que haya pasado por los procesos de demostración de efectividad y seguridad, que haya tenido aprobación regulatoria en los tiempos necesarios. Por supuesto. Haber ideologizado la vacuna es una estupidez. No importa si viene de Rusia, Estados Unidos, Europa o China. Jamás nadie se preguntó de dónde venía la vacuna que se puso. El tema es que los rusos empezaron con el secretismo y la ideologización en su carrera y el Gobierno argentino, sobre todo el de provincia, se prendió. 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios