SOCIEDAD | 26-11-2020 11:47

Argentina subcampeón en el mundial de países que peor manejan por la pandemia

Bloomberg valoró a 53 naciones por su manejo de la crisis generada por el Covid-19. Ineficacia de la cuarentena, caída económica y acceso a la vacuna las principales variables.

“Las economías avanzadas como EE. UU. y el Reino Unido, clasificadas según varias medidas anteriores a 2020 como las más preparadas para una pandemia, se han visto repetidamente abrumadas y enfrentan un regreso a costosos bloqueos. Mientras tanto, otros países, incluso naciones en desarrollo, han desafiado las expectativas, algunos casi han eliminado el patógeno dentro de sus fronteras”, marca el informe de Bloomberg publicado en las últimas horas que posiciona a Argentina sólo detrás de México, entre los países que peor han manejado la crisis del coronavirus.

El Ranking de Resiliencia al Covid de Bloomberg puntúa economías de más de $ 200 mil millones de dólares a partir de 10 métricas claves: desde el crecimiento de los casos de virus hasta la tasa de mortalidad general, las capacidades de prueba y los acuerdos de suministro de vacunas que los países han forjado. También se tienen en cuenta la capacidad del sistema local de atención de la salud, el impacto de las restricciones relacionadas con el virus, como los bloqueos económicos, y la libertad de circulación de los ciudadanos.

El resultado da una puntuación general que es una instantánea de cómo se está desarrollando la pandemia en esos 53 lugares en este momento (es dinámico). Hoy Argentina se ubica en el puesto 52, detrás de México entre los peores, y delante de Perú, donde una de cada tres personas ha contraído la enfermedad: la ministra de Salud de Perú, Pilar Mazzetti, afirmó que 35% de la población del país ya se contagió de coronavirus de acuerdo con un estudio de seroprevalencia realizado en Lima.

En oposición, el mejor desempeño al 23 de noviembre (día en que se cerró el estudio), le corresponde a Nueva Zelanda, que encabeza el ranking a partir “acciones rápidas y decisivas”, según Bloomberg. La pequeña nación insular fue clausurada el 26 de marzo antes de que ocurriera una sola muerte relacionada con Covid, cerrando sus fronteras a pesar de la fuerte dependencia de la economía del turismo.

Al principio, el gobierno de la primera ministra Jacinda Ardern dijo que apuntaría a la "eliminación" del virus, invirtiendo recursos en pruebas, rastreo de contactos y una estrategia de cuarentena centralizada. Hoy los neozelandeses viven básicamente en un mundo sin Covid. La nación ha visto solo un puñado de contagios en los últimos meses, y la música en vivo y los eventos sociales a gran escala han vuelto. Nueva Zelanda también está bien posicionada para una vacuna con dos acuerdos de suministro, incluido uno para la inyección desarrollada por Pfizer Inc. y BioNTech de Alemania.

En segundo lugar está Japón, que trazó un camino diferente. Carece de medios legales para hacer cumplir un bloqueo, pero otras fortalezas surgieron rápidamente. Debido a los brotes de tuberculosis en el pasado, el país ha mantenido un sistema de salud pública expeditivo que se reasignó rápidamente al Covid-19. Los altos niveles de cumplimiento de las normas de distanciamiento y el uso de máscaras de manera proactiva, lograron que Japón tenga hoy solo 331 casos (en una nación de más de 120 millones) cuando se acerca el invierno y los rebrotes impactan fuertemente en Europa y Estados Unidos.

El Reino Unido, Italia y Francia han visto cómo los casos y las muertes se han disparado en los últimos meses, y el bloqueo más estricto de Francia la ha hecho descender en el ranking. La tasa de pruebas positivas en Francia aumentó a más del 20% a principios de noviembre desde alrededor del 1% en julio. Y Suecia, que en un principio fue ridiculizada por evitar bloqueos, ahora tiene una puntuación relativamente alta en casi todas las métricas de Bloomberg, ocupando el puesto 16 en general.

En contraste, la falta de una respuesta eficaz al virus por parte de Estados Unidos ha sido llamativa, señala Bloomberg. “La superpotencia lidera el mundo en casos y muertes, y su reacción a la crisis se ha retrasado desde el principio, desde la escasez de equipos médicos y suministros de EPP, hasta la falta de coordinación en los esfuerzos de pruebas y rastreo, y la politización del uso de máscaras”, marca el estudio.

La administración del saliente Donald Trump se ha centrado principalmente en tratamientos y vacunas: se asignaron unos $18 mil millones a los desarrolladores de vacunas para acelerar su trabajo en una iniciativa conocida como Operation Warp Speed. Este enfoque impulsó a EE.UU. en el ranking de Bloomberg: de lo contrario estaría 11 peldaños más bajo. Y algo similar ocurre con el Reino Unido, donde Boris Johnson tuvo una tardía respuesta al inicio de la pandemia. O en Brasil, donde Jair Bolsonaro minimizó los efector mortales del virus, pero invirtió cientos de millones de dólares en asegurarse distintas vacunas.

“El Ranking Covid de Resiliencia de Bloomberg expone algunas verdades incómodas para las naciones que alguna vez fueron consideradas las más avanzadas del mundo: los principales países europeos como el Reino Unido y Francia se encuentran en la mitad inferior de la lista”, remarca el texto que acompaña el estudio.

Claro, la conectividad ha surgido como una maldición en la era Covid: Londres, Nueva York y París fueron epicentros de la pandemia. Tailandia y Singapur, que dependen del turismo han visto mayores golpes a sus economías. En cambio, países en desarrollo como Pakistán y Bangladesh se han beneficiado de su relativa lejanía.

Esto parece no aplicar al caso argentino. “Las pruebas limitadas y los datos de mala calidad oscurecen la imagen en estos lugares”, remarcan desde Bloomberg en el caso de los países peor valorados. “Las economías avanzadas como Estados Unidos y Alemania han visto mejorar su capacidad de prueba y la capacidad de los médicos para prevenir las muertes por Covid con el tiempo”, agregan.

Estas ventajas no existen en América Latina, la región más devastada por la pandemia. Ocupa la mitad inferior del ranking, con México en el peor de los 53. La última tasa de pruebas positivas disponibles en el país es de un enorme 62%, lo que sugiere que la infección no detectada está muy extendida. Los funcionarios mexicanos han reconocido que el número de muertos en el país probablemente sea significativamente más alto que los datos oficiales, debido a las pruebas limitadas”, agrega en informe de Bloomberg que cuestiona a los liderazgos "arrogantes".

Por default el calificativo le cabe al presidente Alberto Fernández, que presumió en sus exposiciones con filminas de la efectividad local en el tratamiento de la pandemia hace meses: Argentina hoy está en el top 5 en muertes por cada millón de habitantes, y tiene la caída de PBI más fuerte de toda la región.

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios