Jueves 24 de junio, 2021

SOCIEDAD | 23-05-2020 20:03

Movimiento Monárquico Argentino: los que quieren que vuelva a gobernar un rey

Quieren reinstaurar una monarquía. El encuentro con representantes de todo el mundo en Córdoba que suspendió el Covid-19.

Puede parecer de fantasía la idea de un monarca argentino pero hay quienes sostienen que la República como tal es la responsable del no avance del país: desde el Movimiento Monárquico Argentino buscan instaurar la figura del Rey, separar el Estado del Gobierno y sostienen que Argentina “traicionó los ideales originarios de nuestros próceres”. Todo el poder a la Corona.

A 220 años de la creación del Primer Gobierno Patrio, Mario Santiago Corasini, presidente del movimiento, abre el debate aspirando a librar “una batalla cultural entre dos sistemas de convivencia: la república o la monarquía”. “En el momento de la Revolución de Mayo eran todos monárquicos, solamente una o dos excepciones, quizás Moreno. No se entiende como nosotros salimos como república, aunque ya había presiones diplomáticas y había desacuerdos, pero creo que salimos república por cuestiones de egoísmo del centralismo porteño”, comenta Corasini, titular de esta organización que tiene miles de seguidores en la redes. El hombre, contador, es hijo de José, que fundó este movimiento en 1987. “Nuestro movimiento replica lo que es la monarquía: buscamos difundir las bondades de la monarquía constitucional parlamentaria basándonos en una Constitución que no queremos modificar diametralmente”, afirma. Es que Corasini y los suyos incluso elaboraron su propia constitución: la Constitución del Reino de Argentina cuyo aporte fundamental sería la de separar el Gobierno del Estado.

“La Constitución del Reino de Argentina tendría como esquema una primera parte de Derechos y Garantías, que queda igual  con el agregado de un derecho fundamental: la Promesa Electoral Vinculante, también establecer el Plebiscito de Impuestos que deberá ser aprobado por el 75% de los ciudadanos, la segunda parte de autoridades de la Nación los diputados y senadores donde se hacen las adecuaciones necesarias al funcionamiento del parlamentarismo. El Primer Ministro será decidido como en toda monarquía parlamentaria y el Rey, como jefe de Estado, será árbitro y moderador del funcionamiento institucional”, detalla Corasini.

Hay varios intelectuales e historiadores que sustentan estas ideas, y otros que, aunque no coinciden, ven positivo el debate. “Había entre los juntistas posiciones monárquicas como las que sostenía Belgrano, que llegó a pensar en entronizar a un descendiente del Inca. Incluso, Belgrano, Castelli, Beruti y otros, apoyaron el proyecto carlotista de crear una monarquía en el Río de la Plata coronando a Carlota Joaquina, esposa del príncipe regente de Portugal, y hermana de Fernando VII. El proyecto fracasó porque Carlota no aceptaba una monarquía constitucional, sino que quería la forma absolutista”, dice Silvana Ablin, profesora adjunta de historia latinoamericana de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Miguel De Luca, doctor en Ciencia Política e investigador del CONICET afirmó que Argentina se terminó convirtiendo en república casi de casualidad. “Una de las razones históricas centrales por las cuales nos dimos una forma de organización republicana fue que la otra nación independiente que había combatido y logrado su independencia mediante una guerra contra una monarquía era los Estados Unidos, la fórmula por asociación, por imitación”.  Sin embargo, De Luca sostiene que, aunque el debate es útil para rediscutir la forma de gobierno presidencial en Argentina, “las perspectivas de verlo aplicado en una reforma constitucional son entre bajísimas y nulas”. Facundo Cruz, doctor en ciencia política y director del departamento de Gobierno de UADE, coincide: “Estado Unidos creó un sistema apto para países que estaban naciendo, que tenían que diseñar sus instituciones, y que tenían un problema para establecer una monarquía y es que faltaba un linaje real. Entonces la forma de la república es una solución institucional, adecuada para construir un gobierno en aquello países que no tiene un linaje real propio. Todas las repúblicas latinoamericanas que se construyeron porque no había un linaje, a quien ibas a designar como rey, quien iba ser la casa real que familia lo iba a hacer”. Igual aclara: “No creo que este dada la correlación de fuerzas para instaurar una monarquía constitucional. Me parece que hay no solo un consenso muy grande para sostener la republica que tenemos sino también que la república está muy asociada a la idea de democracia”.

Juan Carlos Korol, historiador y profesor titular plenario de Historia Latinoamericana de la UBA, comenta que “el monarquismo de nuestros revolucionarios, al igual que la llamada ‘máscara de Fernando’, estuvo relacionada con la necesidad de restablecer la legitimidad del poder que se había quebrado, los dirigentes políticos del Río de la Plata no constituían un grupo homogéneo y sus intereses y objetivos se fueron transformando a partir del desarrollo de los acontecimientos, lógico que no me parece aceptable sostener que la invocación a Fernando VII sea una máscara , refiere a la construcción de una nueva identidad”.

Por el momento los integrantes del MMA se preparan para el Forum Internacional Monárquico impulsado por la Unión Monárquica Española (UME), que cuenta con 10 países adheridos. El Vicepresidente será un miembro de la Casa Real Orleans Braganza de Brasil, que aún no se ha pronunciado respecto a quién será el representante pero, pasada la instancia de la pandemia, se reunirán en un simposio en la ciudad de Córdoba. Si bien la Casa Real para el reino de Argentina no está definida, llegado el momento proponen que se elija a través de una Asamblea Constituyente y la preparación del heredero es seguido de cerca por el parlamento y las instituciones.

 

*@karina_rocca y @gonza_martinez7, alumnos de periodismo de la Escuela de Comunicación de Perfil. 

 

También te puede interesar

por Karina Rocca y Gonzálo Martínez

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios