Lunes 23 de mayo, 2022

SOCIEDAD | 25-05-2020 00:54

Espías en la Revolución de Mayo: los James Bond y los Stiusos de 1810

Durante la semana revolucionaria se infiltraron varios agentes. Motivos, modus operandi y secretos.

Los servicios de espionajes son culpables de las sagas más taquilleras de Hollywood, contando con muchos protagonistas, sumando decena de películas, libros, series de TV, conspiraciones y marcando a fuego a la cultura POP del siglo 20-21. Diferentes especialistas entre ellos historiadores, profesores, investigadores, un espía de la Agencia Federal de Inteligencia analizan en NOTICIAS la presencia e influencia, intereses y modus operandi de los agentes de inteligencia que operaron en la icónica fecha patria. Para el 25 de mayo del 2020, en plena pandemia, conmemoramos los 210 años de la Revolución.

Raúl Rosa, ex agente secreto de la Agencia Federal de Inteligencia Argentina, reveló para esta nota que todos los próceres tuvieron contacto con agentes y que el espionaje fue una columna vertebral para el desarrollo revolucionario. Argumenta que “El 25 de mayo como se conoció en la Billiken comienza a valorarse con el discurso actual a partir de 1880.  Los criollos fueron siempre mucho más permeables a la traición por dinero, posición social, estatus y manejo del poder, especialmente aquellos educados en Europa. Como en 1776 los ingleses ya habían perdido el norte, trabajaron sigilosamente en el sur para que no les sucediera lo mismo”. El agente estatal también fue titular de las materias Inteligencia, Contrainteligencia y Misiones de SI en la Escuela Nacional de Inteligencia, y explica: “Durante la Revolución operaban muchos espías, especialmente británicos. Era necesario para la corona dividir el Virreinato por una cuestión geopolítica ante la incidencia económica de estas tierras”.

A su vez, Patricio Lons, investigador y periodista, se refirió al tema en cuestión y dijo: “Está confirmado que en plena semana de mayo se infiltraron muchos espías y de orígenes muy variados, bajo el mismo fin de destruir a España en América mientras que servían a la corona británica sin importar si eran irlandeses, escoceses o ingleses”. Los orígenes a los que hace referencia van desde norteamericanos, franceses, portugueses y también criollos y españoles que podían jugar por la fidelidad o por la separación.

En la mira. “El mayor interés de los espías era su beneficio personal en honorarios recibidos de Londres y en oportunidades de negocios en el Río de la Plata. Todo comerciante inglés sabía que, si su imperio crecía a costa del español, que era nuestro imperio, él se beneficiaría de muchas formas” argumenta el director del portal Comunidad Hispanista. Bajo su criterio, fue “Enorme y decisiva” la influencia de los agentes de inteligencia en el desarrollo de la Revolución porque el mismo día festivo había cuatro fragatas británicas apoyando a sus agentes en Buenos Aires. “Posiblemente muchos de ellos formaron parte de la junta del 25 de mayo de 1810” sostiene el periodista, que además expone que Mariano Moreno trabajaba para la British Commercial Room en el Río de la Plata, Castelli había jurado fidelidad al rey Jorge III de Inglaterra en la ocupación que hicieron en Buenos Aires en 1806. Larrea y Matheu eran comerciantes peninsulares relacionados con el contrabando de Ingles.

Ricardo Pasolini, doctor en Historia e investigador independiente del CONICET, comparte posición: “En ese momento estaba claro que con las intrigas que había entre el imperio británico, la corona española y los portugueses que habían trasladado su gobierno a Brasil, la circulación de espías habría sido muy fecunda”. Pasolini es profesor de UNICEN y autor del libro “Los marxistas liberales”. Desde su punto de vista, explica que durante la revolución no todos jugaban el mismo juego y por eso el tráfico de agentes era muy fluido.

Los espías alentaban y operaban justamente con un solo propósito: abrir el libre comercio. “Por eso Terragno dice que San Martin era un agente inglés, luchando contra España, dentro de un proyecto llamado Maitland. Personas ligadas al espionaje siempre hubo, en ese momento, operaban a partir de dos o tres fondas que había, con Liniers y Lord Byron también. Querían romper con el centralismo de España y establecer un puerto productivo y contrabandear con Buenos Aires. En ese entonces, era el puerto de salida del oro y la plata, que provenían del Alto Perú” advierte el licenciado en Historia de la Universidad Nacional del Centro, Sergio Urraco.

 

Modus operandi. Para el profesor y ex espía de la Side, los ingleses militarmente fracasaron previo a la Revolución de Mayo, entonces comenzaron a analizar las vulnerabilidades de la sociedad local: “Compraban voluntades o las captaban mediante el sexo a través de hermosas y socialmente destacadas mujeres de la época que trabajaban para la corona por dinero”. Una forma de operar era con la desinformación mediante la carta porque según el especialista “era sabido que en la época eran vitales los mensajeros que la transportaban. La correspondencia epistolar era siempre pasible de interceptación, y hasta de sustitución, por ello los consagrados sellos y marcas de agua de la época para validar el contenido y el emisor”, dice Rosa.

Lons expone que muchos hombres ejemplares del desarrollo de la revolución tenían intereses y comunicación con personas en el espionaje: “Piense que eran parte de un vecindario pequeño. Muchos vecinos eran contrabandistas, se habían enriquecido gracias a sus relaciones falsificadas con los comerciantes y contrabandistas británicos. Por eso habría que preguntarse si los ingleses en su primera incursión de 1806, además de invasores, tal vez fueron “invitados” por esa burguesía contrabandista. Y esos mismos criollos ayudaron a los invasores a escaparse, luego de organizar logias con ellos en Buenos Aires. Hoy esos personajes son honrados con nombres de ciudades: Sarratea, Escalada, Vieytes, Castelli, Moreno, Paso, Matheu, Larrea, los Rodríguez Peña y muchos más.

 

*@gonziaragon y @jotafb, alumnos de periodismo de la Escuela de Comunicación de Perfil.

 

También te puede interesar

por Gonzálo Aragón y Jerónimo Fiorani Barbini

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios