Saturday 20 de April, 2024

SOCIEDAD | 06-03-2024 08:14

La hora de las relaciones Sugar

Nuestro país ocupa el cuarto lugar de Latinoamérica con más relaciones de este estilo. Entre el rebusque económico y la falta de vínculo sentimental.

Las redes sociales cambiaron para siempre el modo en el que las personas se relacionan entre sí y también las aspiraciones y deseos de los usuarios. El mundo ya no es igual y ni siquiera lo es el modo de vincularse. Ya no es novedad una pareja que se conoció a través de alguna red social y tampoco lo son aquellos que recurren a una app de citas para tratar de encontrar el amor.

Pero, más allá de vínculos sentimentales, los nuevos recursos tecnológicos también hacen que prolifere y comience a ser cada vez más aceptado otro tipo de relación: los sugar daddies. Básicamente se trata de un tipo de relación emocional en la cual una persona mayor y con abundante respaldo económico intercambia su dinero y regalos por la compañía e intimidad con su contraparte, generalmente de considerable menor  edad. Si bien la abundancia de casos es de hombres que buscan mujeres llamativas, también existen las sugar mommies, donde la ecuación se invierte y son mujeres con sobrada fluidez económica las que intercambian esa vida lujosa por el acompañamiento de un hombre joven.

Esta forma de relacionarse no sólo se ha vuelto más popular y se ha perdido la vergüenza en hacerla pública, sino que además se convirtió en tendencia en las redes sociales debido a la gran cantidad de jóvenes que quieren vivir con lujos y comodidades. Los sugar daddies y mommies, y por ende los y las sugar babies, su contraparte, llegaron para quedarse. Lejos de ser algo que busque ocultarse, las relaciones sugar se potencian por la acción de redes sociales y apps y se convierten en algo cada vez más común.

Tendencia

“Cuando el sugar se va de viaje un día y te deja 50 mil (pesos) para que gastes”, publicó en su TikTok Antonella Sánchez, junto con un video en la que se la ve mostrando un fajo de billetes. Sánchez es precisamente la líder de esta tendencia. Oriunda de Salta, afirma que tiene una pareja mayor que la consiente a cambio de tener un vínculo con ella, y no tiene reparos en mostrarlo a sus seguidores. Desde viajes a los lugares más recónditos del mundo hasta paseos en lujosos autos, su sugar daddy le cumple todos sus deseos. Así la joven cambió su vida y no para de darse lujos. Tanto que hasta adoptó un seudónimo: Wanda de Salta en un claro guiño a quien es una especie de gurú espiritual para las chicas que quieren conseguir quien las mantenga sin tener que esforzarse: Wanda Nara. Porque, si bien la mediática amplió sus horizontes y se convirtió en empresaria, el glamour y opulencia que exhibe en sus redes es la aspiración de muchas personas.

Pero si bien los posteos de Sánchez son divertidos y simpáticos, la figura de las sugar babies, es decir, quienes viven a costa de alguien que los mantiene, está envuelta en polémica. La antropóloga italiana Gisella Evangelisti afirma que estos vínculos no son más que “prostitución azucarada”. La especialista cita el caso de Silvio Berlusconi, un ejemplo cabal de sugar daddy cuyas prácticas eran más cercanas a las de un proxeneta que a las de un amante. Sin embargo, a los jóvenes que ven el rápido ascenso social, y los lujos que pueden darse por prestarse a este tipo de relación, eso parece no importarles. Las búsquedas en TikTok sobre consejos para lograr acceder a esta vida se multiplican y cada vez más cuentas se dedican a fomentar esta práctica como algo común que puede estar al alcance de cualquiera. Las relaciones sugar son la nueva norma y no hay pruritos que se interpongan en el surgimiento de estos vínculos.

En nuestro país, un pionero en ser sugar daddy fue Ricardo Fort, quien en sus viajes por el mundo solía estar acompañado por una troupe de jóvenes que lo seguían y a los cuales el empresario chocolatero exigía obediencia total a sus deseos. “Los gatos”, como denominaba Fort a sus acompañantes, eran sugar babies al servicio de él que se daban una vida de lujos y opulencia a cambio de su compañía.

En la actualidad, la relación entre Marcelo Tinelli y Milett Figueroa tiene los condimentos de un vínculo sugar. No sólo por la diferencia de 32 años entre el conductor y la modelo peruana, quien es incluso más joven que las dos hijas de mayores de Tinelli, Micaela y Candelaria, sino también por episodios públicos en los que la relación se asemeja a esta transacción monetaria a cambio de compañía. El último episodio es el costoso anillo, valuado en más de 2 millones de pesos, que Milett recibió de manos de Tinelli.

Crecimiento. La búsqueda de un sugar daddy o mommy está totalmente formalizada y ya no es tabú. En Alemania se creó el sitio y app “mysugardaddy” y la llegada de este servicio a Latinoamérica cambió la situación. Según los datos de este sitio, Argentina es el cuarto país con más usuarios de la región sólo por detrás de Chile, Colombia y México. Según las cifras, hay cerca de 160 mil sugar daddies y babies en Argentina, de los cuales un 69 por ciento son mujeres y 31 por ciento hombres. La mayor cantidad de usuarios está nucleada en Capital Federal y Córdoba, dos grandes centros urbanos con mucha población juvenil, lo cual facilita que tanto los sugar daddies como los sugar babies encuentren su contraparte ideal (ver recuadro). América Latina es la región en donde más ha crecido la aplicación en el último año, ocupando  el segundo lugar con más de 1,6 millones de usuarios activos, sólo por detrás de Europa, donde se contabilizan más de cuatro millones de usuarios, mientras que en Estados Unidos hay 1,3 millones.

Lograr vivir rodeado de lujos gracias a una generosa billetera ajena se convirtió en la nueva obsesión para algunos. Cada vez más jóvenes quieren saber cómo lograr tener a alguien que los mantenga y sus nuevos modelos a seguir son quienes ya lo han logrado. Al contrario de lo que rezaba el eslogan de una reconocida tarjeta de crédito, hoy parece que no haya cosas que el dinero no pueda comprar, incluso, las relaciones románticas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios