Martes 27 de julio, 2021

SOCIEDAD | 02-05-2021 13:57

Los viajeros vip de la vacuna

Las celebridades argentinas que lograron inocularse contra el Covid en Estados Unidos y Uruguay. El caso de Susana.

Miami Beach está tan a tope de argentinos que, cuando la describen, parece Mar del Plata en los 80. Un porteño que vive allí hace un par de décadas no para de recibir a amigos (y a amigos de amigos) que llegan de Ezeiza. Cuenta que cuesta conseguir alojamiento y que los restaurantes desbordan en colas y esperas. “Es un caos pero los entiendo porque se vuelven vacunados”, dice. Uno de los que ya tienen el pasaje fechado para principios de mayo es un empresario de 52 años que pide reservar su nombre. “Es la única manera de soportar esto. Los que tenemos menos de 60, si no nos la damos así, estamos en el horno. ¡Además el viaje a USA es divertido y lo uso laboralmente!”, confiesa. Casado con una norteamericana y con una propiedad a su nombre, por las dudas lleva una carta de su médico clínico. “Si uno tiene la posibilidad, no hay que dudarlo. Conozco a más de cien personas que fueron sin estar totalmente seguros de que los vacunarían y todos lo lograron”, asegura.

La lista de los famosos inoculados en el exterior viene ampliándose desde enero. Si primero hubo controversias (por eso muchos prefieren no difundir el dato), la segunda ola que no da tregua y los problemas de Argentina para hacerse de las dosis necesarias hacen más evidente la diferencia entre quienes pueden tomarse un avión y cumplir con los requisitos impuestos en distintos países y quienes no tienen otra que esperar a la inscripción local para su rango etario.

Famosos que se vacunaron en el exterior

La primera cara conocida que puso el brazo para el pinchazo fue la abogada Ana Rosenfeld (66). Acababa de empezar el año, ella estaba visitando a su hija que vive en Estados Unidos, el 31 de diciembre se habían abierto los turnos para los mayores de 65 y su yerno la anotó. “Solo tuve que presentar mi pasaporte para demostrar mi edad. Fuimos con mi marido y nos la dieron sin bajarnos del auto”. En ese momento en Argentina solo se podía vacunar al personal de salud. De hecho, si la abogada hubiera esperado los tiempos locales, recién estaría consiguiéndola ahora. “A mí me explotó el teléfono, todo el mundo me preguntaba cómo había hecho. El recurso que usé allá es uno más que quedará para alguien acá. Estoy protegiendo al resto y protegiéndome a mí”, le dice a NOTICIAS.

En esa misma época, a mitad de enero, Marcela Tinayre fue vacunada en Miami. “Dije: 'Me vengo a vacunar', me preguntaron dónde vivía y les expliqué que viajaba muy seguido. 'Pase, pase', me dijeron sin problemas. Todo bajo una estricta legalidad. Siento que doné la vacuna en mi país para que se la puedan dar a otro argentino”, contó poco después de que se filtrara una imagen de su hijo, Nacho Viale, también en la cola vacunatoria, pero en abril. “Mi hermano pagó un pasaje y una vacuna que acá le hubiera tardado meses, ¿cuál es el problema?”, lo defendió Juana.

La foto “robada” a Martín Redrado (59) en la fila de un centro vacunatorio junto a una rubia que no era Luciana Salazar detonó la relación entre el economista y la vedette justo cuando habían blanqueado un nuevo acercamiento y agregó un nombre a la nómina. Invitada en el programa “Debo decir”, también Pamela David (42) respondió que tanto ella como su marido, el empresario Daniel Vila (67), viajaron a vacunarse a Estados Unidos. “No es que fuimos a vacunarnos... no tengo que darle explicaciones a nadie”.

Adrián Suar (53) es otro mayor de 50 que decidió recibir la dosis en Miami, cuando viajó para una reunión con Tomás Yankelevich por unos proyectos que tiene con Polka y con El Trece. “Él es ciudadano norteamericano así que aprovechó que iba por un tema laboral y se vacunó”, confirman. Mientras tanto, hace pocos días, su ex, Griselda Siciliani, tuiteó “Liberen las patentes”, una consigna que es reiterada en redes desde distintos puntos del planeta porque el desbalance es cada vez más vital.

La vacuna en Miami, Estados Unidos

Fabián Doman (56) también hizo las valijas ni bien se abrió el registro a los mayores de 50. Para él, “todo aquel que puede vacunarse de manera legal y legítima en otro país, debe hacerlo”. Pero aclara que lo del tour vacunatorio es un invento: “Terminemos con esta idea de que llegás a Miami, bajás del avión, te ponés la malla, el protector y la vacuna, es mucho más complejo. Se ha transmitido erróneamente cierta farandulización de la vacuna americana, pero tenés que acreditar un montón de cosas”. Aunque no especifica qué documentación presentó él, dice que su esposa tiene propiedades y un negocio allá y recuerda que vivió cuatro años en ese país. “La culpa no es del que viaja, la culpa es del Estado argentino que no te provee las vacunas. Porque si viviese en Chile o en Uruguay no hubiera tenido que pagarme un ticket de avión para vacunarme en Estados Unidos. Con 56 años, ¿cuándo era mi turno de vacunación? No se sabía cuándo”.

La idea del paquete turístico con inoculación contra el Covid incluida no nació de un repollo. La confusión sobre las reglas del juego tuvo un sello institucional cuando el propio alcalde de North Miami Beach declaró que allí se estaban colocando vacunas a los turistas hasta que fue desmentido por su municipalidad (ver recuadro). Quienes pasaron por esa experiencia se dividen entre los que sostienen que solo debieron mostrar el pasaporte -como la periodista Mariana Brey (43) que contó que fue su pareja, el piloto de autos Pablo Melillo, quien tiene negocios en Estados Unidos- y los que dan cuenta de que hay que reunir distintos requisitos, como la actriz Andrea Estévez (43), que está en Estados Unidos porque allí vive el padre de su hija: “Para quienes me consultan por lugares de vacunación en Estados Unidos, hay muchos, con distintos requisitos y ya están vacunando a mayores de 18 años, pero no es tan fácil vacunarse, te piden comprobar que vivís acá”. Lo concreto es que oficialmente el estado de Florida por ahora solo atiende a quienes pueden acreditar ser residentes. Para eso sirve desde una escritura, hipoteca o contrato de alquiler hasta una factura de un servicio público a su nombre o la titularidad de una cuenta bancaria, entre otras pruebas. Por lo tanto, quienes se vacunaron cumplen con algunos de esos ítems o pudieron sortearlos. Una y otra alternativa deja en un lugar incómodo a varios. 

La vacuna en Uruguay

Mucho más cerca y con otra dinámica, Uruguay también es una plataforma. A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, donde la gente llega, se vacuna y vuelve a la Argentina, en el país vecino las fronteras están cerradas y solo pueden acceder a darse la inyección anti Covid quienes tengan la cédula de identidad uruguaya. “Uruguay, por lo pronto, vacuna solamente a nacionales y residentes legales (todos con cédula de identidad vigente). En el futuro, podría llegar a incluirse a residentes en otras categorías migratorias, se está analizando”, explican desde la embajada.

Hace alrededor de un mes que allí se habilitó la vacunación para personas de entre 19 y 59 años. El sábado 24, el periodista charrúa Gustavo Descalzi hacía guardia esperando que Susana Giménez (77) recibiera su dosis. Mientras tanto, relataba a NOTICIAS: “Primero se vacunó al personal esencial y a los mayores de 80, después a los de 70, ambas categorías con Pfizer. Luego, con la china Sinovac, los de entre 50 y 70, grupo en el cual entró, por ejemplo, Oscar González Oro. Y más tarde se habilitó a todas las personas de 50 para abajo y allí han podido vacunarse, por ejemplo, el hermano de Susana y la hermana, Mecha”, explica. A las pocas horas, la diva de los teléfonos llegó con su hija y un chofer, puso el brazo derecho y los flashes inmortalizaron el momento. “Yo iba a ir a Estados Unidos a ponérmela, pero no hay aviones. Para viajar con escalas, prefiero quedarme en el jardín (de su casa de Punta del Este), que es gigantesco”, dijo. De haber estado en Argentina, es probable que lo hubiera logrado antes: la provincia de Buenos Aires abrió la vacunación para los mayores de 70 a mediados de febrero.

Fuentes allegadas a Gustavo Yankelevich (71), confirman que tanto él como Rossella della Giovampaola se vacunaron allí y después viajaron a Miami para visitar a su hijo Tomás y familia. Y el dueño de Mercado Libre, Marcos Galperín, posteó un agradecimiento en sus redes el 21 de marzo: “Cuarenta y nueve años, reserva para vacunación confirmada para fin de mes; a través de internet y esperando mi turno. La segunda dosis también confirmada para mediados de mayo. Gracias Uruguay”.   

La frase “el virus nos iguala” era casi un latiguillo al comienzo de la pandemia, pero a más de un año, cuando se acentúa la falta de equidad (entre personas y países), parece un mal chiste.

por Valeria García Testa

Galería de imágenes

Comentarios