SOCIEDAD | 14-12-2021 16:23

Nahir Galarza: el divorcio de sus padres y el presunto pacto de silencio

El policía Marcelo Galarza y la ex policía Yamina Kroh, que se habían casado tan solo siete meses antes del crimen más emblemático de Gualeguaychú, oficializaron la ruptura.

Nahir Galarza, la mujer más joven en recibir la pena a prisión perpetua como única condenada por el crimen de Fernando Pastorizzo, ocurrido hace cuatro años, en la madrugada del 29 de diciembre de 2017, procesa desde la cárcel la noticia de la separación de sus padres.

El policía Marcelo Galarza y la ex policía Yamina Kroh, que se habían casado tan solo siete meses antes del crimen más emblemático de Gualeguaychú, finalmente oficializaron la ruptura y se divorciaron.

El trámite judicial se decretó bajo resolución N° 19247 del Juzgado de Familia, Civil y de Menores N° 2 de la ciudad de Gualeguaychú a cargo de la Dra. Florencia A. Amore, Secretaría N° 2, a cargo de Maria Luisa Roko.

Se fallo: "Decretar el Divorcio de los cónyuges: Yamina Fabiana Kroh y Marcelo Mariano Galarza, quienes contrajeron matrimonio por acto civil realizado el día 5 de mayo de 2017, en la Ciudad de Gualeguaychú, Departamento Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos asentado bajo Acta N° 87, Folio N° 87, Tomo I, del libro de Matrimonios respectivo”.

Fuentes cercanas a la causa apuntan que esto podría significar una ruptura más allá del vínculo de pareja, pero del silencio familiar en tormo a lo sucedido. Jorge Zonzini, ex vocero de Galarza y autor de "El Silencio de Nahir, crónica de un linchamiento mediático" (Planeta), habla en ese libro de “un hermético pacto de silencio familiar así como también un acto de amor de la joven de autoinculparse para que sus padres no fueran a prisión o fueran investigados”.

El libro cuenta también que los padres de Nahir (que al momento del crimen tenía 19 años) estuvieron a punto de quebrarse y presentarse ellos también como culpables del hecho: esa situación se planteó ante el Dr. Horacio Dargainz, y que luego renunció a la defensa por "diferencias irreconciliables con los padres de Nahir".

A Yamina Kroh se le realizaron pruebas de dermotest para ver si había partículas de pólvora en sus manos, y se llegó a sospechar que era ella quien figuraba en las cámaras de seguridad esa madrugada. Su padre en tanto, era el dueño del arma que provocó la muerte de Fernando.

Hoy la defensa técnica de Galarza, comandada por el Dr. José Ostolaza y un equipo de codefensores, aguardan la decisión de la Corte Suprema esperanzados en que el máximo tribunal anule el fallo para realizar un nuevo juicio con perspectiva de género.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios