Jueves 21 de octubre, 2021

SOCIEDAD | 17-09-2021 17:35

Quién es Javier Naselli, el ex de Vicky Xipolitakis que va a juicio

Se casaron, tuvieron un hijo y se separaron. La Griega lo denunció por violencia de género y la Justicia le había otorgado una probation que ella apeló.

Lejos quedaron los caballos de polo, paseos por la Quinta Avenida, Ferraris de distintos colores. El estilo de vida que llevó Vicky Xipolitakis en Estados Unidos mientras estuvo casada con Javier Naselli. Ella creyó que había transformado su vida: pasaba sus días entre Nueva York y Buenos Aires, lejos de las peleas mediáticas. “La Griega” se dedicaba a disfrutar los placeres de la vida en el país del norte, a aprender inglés y a jugar al polo. Y el responsable del vuelco de la ex vedette era el enigmático millonario.

Lo que no imaginó era que años después, y un hijo en medio, vendría una escandalosa separación, con denuncias de violencia de género de ella hacia él que generaron un tire y afloje judicial que lleva hoy a Naselli a juicio y a la posibilidad de recibir una condena de 5 años de prisión, luego de que Xipolitakis apelada el fallo que lo había eximido en abril pasado.

Pero, ¿quién es el enigmático millonario con el que la Griega tiene una compleja disputa judicial y que esconde capítulos oscuros? Hablamos de un Naselli que estuvo implicado en una investigación por una supuesta maniobra ilícita con bonos en el 2013, que habría sido encabezada por el ex ministro de economía del kirchnerismo y actual gobernador bonaerense, Axel Kicilloff.

Los negocios de Naselli

Para los argentinos, Naselli es un desconocido. Su cara salió a la luz cuando saludó a su flamante novia en el programa de Susana Giménez con un frío beso en la mejilla. Pero este especialista de las finanzas es muy conocido en el ambiente bancario, ya que es ejecutivo del UBS Investment Bank y, según señalan quienes conocen este mundillo, es uno de los principales operadores de esa firma en el país. Desde esa posición, Naselli, no sólo se habría ganado la relación con importantes personalidades, como el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, sino que también pudo realizar grandes negocios, algunos de ellos, denunciados ante la Justicia, aunque luego esta los desestimó. El expediente judicial denunciaba un pedido del Ministerio de Economía al Banco Central, en el 2013, para que este vendiera bonos a una serie de fondos de inversión y que a su vez estas operaciones se concretaran mediante el banco suizo UBS Investment Bank. Pero el juez federal Rodolfo Canicoba Corral no encontró pruebas suficientes para avanzar con el proceso judicial.

No es la primera vez que el UBS quedó envuelto en una situación similar, ya que estuvo a punto de perder la licencia en Estados Unidos por la gran cantidad de multas impuestas por el gobierno de Barack Obama a causa de supuestas prácticas ilegales.

Una anécdota que Vicky se encarga de contar alegremente y con la ingenuidad que la caracteriza es que su nueva pareja le recomendó que, en público, si le preguntaran por él, sólo dijera que es “un hombre de finanzas”. “Pero como yo no puedo seguir libretos o decir frases estudiadas, la primera que me mandé fue decir ‘Javier es muy tranquilo como buen hombre de fianzas que es’”, se rió la rubia por su blooper.

Vida de cuento de hadas sin feliz

Vicky se mostraba enamorada de su esposo y encantada con lo que era su nueva vida, aunque aseguraba que no se inmiscuía en los asuntos laborales de su entonces pareja. Era una nueva etapa y había dejado atrás su tormentosa relación con un ex dirigente de La Cámpora. La Xipolitakis versión neoyorquina disfrutó de la fortuna de su pareja, aunque aseguraba que para ella el dinero “no es lo más importante”. Porque, pese a que disfrutó de yates, de comprar las marcas más importantes del mundo y otros tantos lujos, la Griega bromeaba: “De mi él sólo quiero que me llene de amor, que es lo primordial en mi vida. ¡También que me cumple algunos caprichitos, eso está muy bien!”. Está claro, eran otros tiempos.

Fueron tiempos de nuevas actividades para Vicky y entre las que se volvió habitué se encontraba el polo. El aristocrático deporte es una de las pasiones de Naselli, quien incluso tiene un haras en su mansión de fin de semana en Los Hamptons, una de las zonas rurales más exclusivas de Nueva York. “Javier juega muy bien y me puso un profesor para que yo aprenda”, contaba entonces la blonda quien aseguraba que el mundo del deporte equino la hacía muy feliz, porque así podía cruzarse con las celebrities de Hollywood: “La otra vez le prestamos un caballo a Madonna para que salte y yo se lo bañé”, había contado entusiasmada.

Naselli y Xipolitakis afianzaron su relación con un casamiento en secreto (que ella difundió por sus redes sociales). A pesar de que no compartían habitación, vivieron juntos en Estados Unidos y mientras él trabajaba, ella aseguraba que trasnochaba buscando un nuevo negocio al que dedicarse, mientras acompañaba a su pareja a eventos sociales.

Entre un derroche de amor, en diciembre de 2018 nació Salvador, el hijo de la pareja. Y al año, la Griega iniciaba el divorcio. La vida de cuento de hadas que Vicky mostraba al parecer no era tal. Todo se volvió oscuro y terminó con una denuncia de violencia de género y un video de unos segundos en el que ella filmó a su ex supuestamente agrediéndola. Por esa misma causa, Naselli va a juicio.

“Yo siempre soñaba con un príncipe y le pedí a las estrellas que me mandaran uno. Y así fue”, le había dicho Xipolitakis en un reportaje a Caras en 2017. Una frase mus diferente a las que emite la mediática hoy del hombre que, supuestamente, poco antes de casarse se había tatuado las iniciales de la mujer que hoy lo pone frente la Justicia.

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios