Jueves 18 de agosto, 2022

SALUD | 26-04-2022 12:43

Tecnología de vanguardia a nivel internacional

Un equipo profesional de primera línea que -con trabajo, capacitación constante y disciplina- llevan a cabo tratamientos de alta complejidad, incluso tratamientos que se han desarrollado por primera vez en Latinoamérica.

El Instituto Zunino está compuesto por el Instituto Privado de Radioterapia S.A. (IPR), el Instituto privado de Radioterapia Oncológica S.A. (IPRO) y la Fundación Marie Curie (FMC) con el objetivo principal de tratar a pacientes enfermos de cáncer -y actualmente también de otras afecciones como la epilepsia, la neuralgia del trigémino o el temblor en la enfermedad de Parkinson- con la mejor tecnología existente en el mundo, además de ofrecer docencia para formar Radioncólogos, Físicos Médicos y Técnicos radioterapeutas (FMC) y realizar investigaciones y colaborar en el desarrollo de nuevas técnicas de radioterapia avanzada.

Entre esas nuevas técnicas que se aplican en el Instituto Zunino se destacan la SBRT y la radiocirugía funcional mediante un acelerador lineal TrueBeam Novalis STx con sistema de colimación cónica de 4mm de diámetro, haz de fotones de 6 MV (sin filtro aplanador) y sistema de planificación Elements, todo gracias a un proceso de formación que la institución inició en 2019 con el apoyo de BrainLab (Alemania) “y que nos permitió en febrero de este año realizar el primer tratamiento en Parkinson”, dicen con lógico orgullo los radioncólogos Dres. Oscar Muriano y Daniela Ángel Schutte; el Jefe de Física Médica, Dr. Daniel Venencia y la Bioing. María José Almada, a quienes se suma la radioncóloga, Dra. Patricia Murina en los tratamientos de radiocirugía no invasiva en taquicardia ventricular refractaria.

- ¿Qué es la radiocirugía funcional y qué tipo de afecciones se pueden tratar?

La radiocirugía funcional es una modalidad de tratamiento radio quirúrgica que requiere precisión en cada etapa del proceso, con imágenes de alta resolución, sistemas con inteligencia artificial, mediciones dosimétricas de haces ultra pequeños, sistemas de inmovilización, aceleradores lineales de rápida entrega de dosis y sistemas de guía por imágenes para cada posición del tratamiento. Se utiliza para el tratamiento de la neuralgia del trigémino, la epilepsia o en los temblores relacionados con el Parkinson, previa selección de los pacientes por parte del equipo multidisciplinario de médicos neurólogos, neurocirujanos y radioncologos, físico médico y licenciado en producción de bioimágenes, pues requiere de ciertas condiciones médicas para su aplicación. Por ejemplo, en los casos de epilepsia que no responden al tratamiento convencional con medicamentos o al tratamiento quirúrgico, se puede realizar radiocirugía al foco o zona epileptógena. En pacientes con neuralgia del trigémino refractaria a la medicación y a los métodos quirúrgicos o que no son candidatos a este último por riesgo quirúrgico elevado, la radiocirugía es una opción terapéutica con excelentes resultados reduciendo la intensidad y el dolor. Se lesiona el nervio trigémino interrumpiendo así transmisión de señales de dolor al cerebro. Con una dosis única de 90 Gy, es un tratamiento ambulatorio con excelente tolerancia. El alivio posterior al tratamiento se produce en forma gradual, con tasas de respuesta del 80%. Para la enfermedad de Parkinson está indicada en un grupo específico de pacientes que no responden a la medicación o que no son candidatos a intervenciones quirúrgicas, en los que la radiocirugía se realiza en una única sesión que requiere la entrega de altas dosis de radiación (140Gy), imágenes multimodales, utilización de tensores de difusión (Fiber Tracking), determinación de núcleos basales (Basal Ganglia) y selección de trayectorias estereotáxicas (Trayectory).

- ¿Las arritmias malignas también tienen una solución con esta tecnología o similar?

Sí, también la taquicardia ventricular refractaria tiene posibilidad de tratamiento gracias a la SBRT, un concepto de precisión de la radiocirugía con fotones de alta energía que implica un cambio de concepto radical en la forma de usar radiaciones ya que permite tratamientos ultracortos y precisos en lugares que antes era imposible irradiar. En este campo. La radiocirugía o radiablación no invasiva en taquicardia ventricular refractaria es un procedimiento radiante de alta precisión indicado en muy seleccionados pacientes, que permite el control de arritmias ventriculares refractarias distinto al tratamiento convencional que se realiza con drogas o ablaciones cardiacas. A diferencia de los procedimientos electrofisiológicos de ablación por radiofrecuencia, la radiocirugía con fotones de alta energía permite entregar una dosis de radiación sin limitación en la forma, profundidad y/o localización del foco arritmogénico.

Esta modalidad de tratamiento comenzó a utilizarse hace apenas unos años y está siendo utilizada en solo algunos de los centros más avanzados del mundo. Este tratamiento ha demostrado un control efectivo de la taquicardia ventricular refractaria y los resultados están siendo publicados en múltiples estudios internacionales.

- ¿Cuáles son los controles y la planificación que debe realizarse antes de la radiocirugía?

La localización del volumen a tratar es crucial para una correcta entrega de la dosis de radiación, para lo cual es necesario contar con un mapeo electroanatómico del corazón, tomografía computada contrastada gatillada (sincronización con latidos del corazón) y en algunos casos resonancia magnética nuclear y/o estudios funcionales de medicina nuclear. El corazón, a diferencia de otros órganos, posee dos procesos que impactan en su posición relativa: el movimiento respiratorio y el cardiaco. Para reducir los márgenes de tratamiento y evitar así la irradiación innecesaria de órganos sanos, se requiere de equipamiento de alta tecnología que permita tener una perfecta sincronización entre el haz de radiación y los movimientos del paciente. Esta sincronización es conocida como gaiting y debe aplicarse en cada una de las etapas del tratamiento que incluye: simulación virtual, localización, planificación y tratamiento. Para la delimitación del volumen de tratamiento y su planificación computada, la información diagnóstica debe ser registrada en un mismo sistema de coordenadas con las imágenes de localización de radioterapia mediante software dedicados. Nuestra institución ha sido pionera en la aplicación de este tratamiento utilizando un acelerador lineal TrueBeam STx con sistema de colimación multiláminas de alta resolución, cone beam CT (CBCT 4D), mesa robótica de tratamiento y sistema de gatillado respiratorio. La entrega de la dosis es realizada mediante técnica de planificación de intensidad modulada volumétrica (RapidArc) con haces de fotones de 6MV de alta velocidad de dosis lo cual permite una adecuada protección de los órganos a riesgo y una rápida entrega de la dosis de radiación.

- ¿Cómo se lo prepara al paciente?

El día del tratamiento el paciente es ubicado en un sistema personalizado de inmovilización, se sincroniza la respiración y en menos de 45 minutos es posible entregar la dosis prescrita. Es una tecnología de última generación junto a un nutrido grupo de profesionales radioncólogos, cardiólogos, electrofisiólogos, especialistas en imágenes cardiacas, físicos médicos y licenciados en producción de bioimágenes que completan el equipo necesario para realizar radiocirugía no invasiva en taquicardia ventricular refractaria. Toda esta tecnología y formación profesional permite realizar radiocirugía en forma segura, minimizando efectos secundarios y maximizando la probabilidad de control de las distintas enfermedades funcionales como también de la taquicardia ventricular refractaria. La realización de este tratamiento nos ubica, como institución, dentro de un selecto grupo mundial y brinda una nueva arma terapéutica para todos los pacientes.

 

Obispo Oro 423 y Duarte Quirós 5244, Córdoba

Tel.: (+54351) 442 4600

Web: www.institutozunino.org

FB: institutozunin

Twitter: institutozunino

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios