MúSICA | 27-11-2020 15:24

Juan Pablo Navarro

El contrabajista Juan Pablo Navarro presentó por streaming su álbum “Tangos de la posverdad” al frente de su septeto.

El tango es una discusión siempre vigente y en estos tiempos de pandemia se han actualizado muchas de las conversaciones, e inclusive los reclamos. Hay planteos que incluyen aspectos ligados a la participación del Estado, a las cuestiones de género, a la renovación versus la tradición, a las nuevas letras y las nuevas músicas –no siempre tan nuevas–, a las relecturas de las antiguas, etc. Pero mientras todo eso pasa, hay músicos que buscan haciendo y, como en el caso que ahora nos ocupa, muchas veces encuentran.

Juan Pablo Navarro es un contrabajista con larga trayectoria en el tango. Su currículum dice que tocó con montones de artistas, que acompañó cantantes y que integró orquestas y grupos más pequeños de los más variados liderados por muchos de sus colegas, incluidos grandes figurones, como Leopoldo Federico, Horacio Salgán o Joe Lovano, si nos salimos un poquito de la música rioplatense. Algo más identificado con el lenguaje tradicional, aunque hace tiempo que disfruta en la búsqueda, sorprendió el año pasado con un disco personal, en septeto y con un sonido novedoso al que llamó “Tangos de la posverdad”. Es un trabajo que parte del tango, o llega a él, con composiciones originales –suyas y de sus compañeros de grupo– en las que revolotean sin molestarse el jazz y eso que llamamos muy genéricamente “la música contemporánea”. Festejado por la prensa, el disco tuvo un recorrido complicado por el cierre de los espacios y ahora tuvimos la posibilidad de escucharlo por streaming desde un viejo estudio en Munro, cuyo aspecto despojado fue un excelente escenario para este tango austero, “serio”, camarístico y claramente de concierto, sin palabras y sin más sonidos que los de los instrumentos.

Hubo clásicos –“Volver” en gran versión, “Rubí”, “Nostalgias”, Shusheta”–, varias piezas del último álbum escritas por Navarro y una singular versión de “No soy un extraño” de Charly García. Nicolás Enrich (bandoneón), Guillermo Rubino (violín), Sebastián Tozzolla (clarinete bajo), Esteban Falabella (guitarra), Emiliano Greco (piano) y Sergio Verdinelli (batería) completaron un elenco que se las trae y que ojalá, para bien de los nuevos aires tangueros, tenga todavía mucho recorrido.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios