MúSICA | 26-12-2022 15:50

“Típica y jazz”, Bernardo Baraj

Artista todoterreno, instrumentista y cantor, Bernardo Baraj disfruta de su presente ligado al tango cantado.

★★★★ Es difícil trazar una sola línea en el recorrido artístico de Bernardo Baraj. Porque desde muy joven, con la flauta, el saxo soprano y/o, sobre todo, el saxo tenor, ha ido hilvanando músicas de los géneros más variados. Del rock de Alma y Vida hasta la fusión con el trío con a Lito Vitale y Lucho González, desde el tango instrumental del dúo con Juan Barrueco hasta aquel jazz de Sanata y Clarificación o La Banda de Ruben Rada, desde la Banda Spinetta y sus pasos por la música clásica a este tango del presente en el que juega en dos territorios que antes no había explotado: el de cantor y el de compositor/ letrista de canciones. Sin olvidar la enorme lista de músicos y cantantes que han pasado por su vida profesional.

Su presente se reparte entre los proyectos jazzísticos con formaciones variables a este que aquí nos ocupa. A mediados de la década pasada, se atrevió a dar un salto y publicar “Tal para cual”, su primer álbum tanguero de composiciones propias poniendo su voz. Se entusiasmó tanto con esta nueva faceta que empezó a profundizar sus estudios de canto y hasta se hizo bailarín milonguero. En 2020, llegó el segundo registro en esa línea, “Tu alegre corazón”, aunque esta vez decidió mezclar piezas de su cosecha con varias conocidas.

De eso va lo que le vimos hacer en un club de música de San Telmo que parece hecho a su medida. Porque este Baraj tanguero es intimista y de cercanía, un artista que desgrana las canciones para que cada texto se luzca, que encara los temas con delicadeza y con un respeto casi religioso por cada palabra y cada nota.

En este recital de Pista Urbana, hubo material de ambos discos salidos de su pluma: “Soñando con la lluvia” –sobre una poesía de Elena Baitrocchi, que hizo sentado al piano-, “Hechicera”, el vals “Ella reía”, “Tu alegre corazón”, en los que siempre sobrevuela el tango aunque en ese estilo personal que le impone. Estrenó un par de temas: “Linda” y “Réquiem reo”, aún no grabados. Cantó “Muchacha de abril” de Leonardo Favio, incluida en su segundo álbum. Y hubo también muchos clásicos, como “Taquito militar”, “Qué me van a hablar de amor”, “Milonga de mis amores”, “Volvió una noche”, “Oblivion”, “Divina”, “Cuando tú no estás”, “Milonga sentimental” –estas últimas con Magdalena León como invitada-, “Yuyo verde”, “La fulana”, “Barrio de tango”, etc. Tocó piano, flauta y saxos. Cantó y contó historias. Bailó una pieza con su compañera Inés Cometto. Tuvo el respaldo rantifuso necesario en las guitarras de Felipe Traine y Juan Martínez. Y ya sobre el final se despachó con una imponente versión, en solo de tenor, de “El día que me quieras”. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios