Tuesday 21 de May, 2024

MúSICA | 27-11-2022 00:40

Un hasta siempre

Joan Manuel Serrat está en Argentina con su gira “El vicio de cantar”. Se despide definitivamente de los escenarios.

★★★★ El gallego de Barcelona. El más argentino de los españoles. El tipo al que se ha amado y odiado, muchas veces más por sus ideas que por su arte. El cantautor enorme que cambió el curso de las cosas. El amigo trasatlántico que se plantó en momentos difíciles. Se llama Joan Manuel Serrat. Es el hijo de un matrimonio entre un plomero anarquista catalán y un ama de casa zaragozana. Y aunque ha cantado y grabado muchísimo en la lengua de su Poble Sec natal, fue con el castellano que se hizo internacional y que se convirtió, también por acá, en uno de los artistas más significativos de la segunda parte del siglo pasado.

Serrat en Argentina está atravesado por miles de historias personales, de recuerdos, de canciones que no pueden ser mejor logradas, del mejor intérprete para un repertorio que habla del amor, de las injusticias, de la lucha de los pueblos y hasta de la ecología. Por cierto, no hay modo de que sea igualmente genial todo lo que hizo; sería una utopía. Pero es tan voluminoso lo del más alto vuelo, que pasará mucho tiempo para que volvamos a tener sobre los escenarios un cantante/ compositor/poeta de semejante envergadura.

Este tour tiene todos los condimentos necesarios para la emoción; inclusive la particularidad de que habrá pequeños cambios en cada uno. Por caso, nos tocó escuchar una interpretación de “Vendedor de yuyos” de Atahualpa Yupanqui que no se escuchará en todos. Pero, por supuesto, en la base de sus conciertos estarán siempre sus maravillosas “Mi niñez”, “Lucía”, “Señora”, “Penélope”, “Fiesta”, “Tu nombre me sabe a hierba”, “Mediterráneo”. Recordará cada noche la trágica historia de su abuelo con “El carrusel del Furo”. Homenajeará a su madre con la bilingüe “Cançó de bressol” y a su “Pare” con su imponente alegato ecologista en catalán. Tendrán sus momentos Miguel Hernández –“Las nanas de la cebolla”, “Para la libertad”- y Antonio Machado –“Cantares”-. Hablará con el público, un poco más que en otros recitales, y hará algunos graciosos pases de stand up. Lo acompañará un septeto comandado por su fiel Ricard Miralles y en el que no falta otro legendario, Josep Mas “Kutflas”. Hará un dúo con su violista Úrsula Amargós para “Es caprichoso el azar”. Y aunque se quejará de su calvicie y de que tiene “las rodillas hechas polvo”, se lo verá muy bien con sus 78 años y los golpes que ha atravesado su salud. Naturalmente, la voz no tiene la brillantez de etapas juveniles y algunas melodías han merecido cambios para evitar agudos antipáticos. Pero a quién puede importarle; ni a los ásperos críticos que nos dedicamos a eso. La emoción, la del público y la del propio artista, en este caso supera todo. No queda entonces otro modo de cerrar esta nota con un “gracias Nano, por todo; las puertas siempre estarán abiertas por aquí”.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios