Martes 1 de diciembre, 2020

OPINIóN | 13-11-2020 14:43

Aislamiento, distanciamiento y palabras al viento

La desprolija salida de la cuarentena y el estilo de un Presidente que rompe todos los protocolos.

La salida de la cuarentena que el Gobierno supo conseguir tras casi ocho meses de encierro en el AMBA fue algo desprolija. Los números de contagios, aunque en baja, se mantienen entre los peores del continente y del mundo, y la rara sensación es que la luz al final del túnel alumbra un escenario pesadillesco, sin soluciones para la economía ni fecha confirmada para la vacuna. Todas son suposiciones. Y palabras al viento, como las de Alberto Fernández cuando en su última aparición sanitaria explicó en qué consistía exactamente el paso de la fase de aislamiento a la de distanciamiento: en que de ahora en adelante, dijo, se podrá circular sin necesidad del bendito permiso. Por un lado, es algo que en la práctica ya venía ocurriendo, es decir que el cambio es nulo. Por el otro, es positivo que se reconcilie, en los papeles, con uno de los derechos que consagra la Constitución, el de andar libremente por la vía pública.

En el medio de esas constancias, para colmo, el Presidente no tiene mejor idea que romper a diario todos los protocolos de seguridad, juntarse con otros líderes como Evo Morales en comilonas sin barbijo ni distancia social, y luego someterse a hisopado tras hisopado y rezar para que la enfermedad no se meta con él que, por sus antecedentes pulmonares, es paciente de riesgo. Aunque actúe como si fuese inmortal.

La salida de la cuarentena fue un poco como la gestión de Fernández, a los ponchazos y sin demasiada estrategia. No salimos como quisimos, sino como pudimos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Franco Lindner

Franco Lindner

Editor de Política, columnista de Radio Perfil y autor de "Fernández & Fernández" (Planeta).

Comentarios