OPINIóN | 12-10-2021 17:27

Aníbal Fernández: los cruces más fuertes que tuvo en Twitter

Tras el cruce con el dibujante Nik, una recopilación de los combates más picantes del Mike Tyson del ring tuitero.

Aunque no es noticia que Aníbal Fernández sea noticia cada vez que abre la boca, lo que sorprende es la velocidad del Ministro de Seguridad de la Nación para consumir agenda. Esta semana, en lo que ya se postula como un clásico de la gresca tuitera, Fernández volvió a protagonizar un cruce de alto voltaje con el dibujante Nik.

Sin embargo, antes de Nik y después de Nik, han habido varios Nik, con otros nombres. En 2006, cuando Twitter recién nacía, Aníbal Fernández era Ministro del Interior de la Nación de Néstor Kirchner. Por ese entonces, Facebook tenía apenas dos años, el MSN surgía como el principal vehículo de contacto de los jóvenes (aunque comenzaban a disputar ese espacio los SMS) y la cultura flogger parecía imponerse entre los adolescentes a puro flequillo y bailecito descoordinado. Las redes sociales recién empezaban a florecer, aunque ya daban indicios de que se apoderarían de todo.

Así las cosas, Aníbal Fernández fue de los primeros políticos en desembarcar en Twitter, en 2010, cuando era Jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner, llegando él antes que ella a la red social del pajarito. Con más de 120.000 tuits publicados y 1 millón de seguidores acumulados en estos 11 años, Aníbal Fernández disparó a mansalva contra casi todos desde los 240 caracteres (que antes eran 180): desde el humorista Nik, la modelo Jazmín de Grazia, el artista Ricardo Montaner, Alejandro Fantino, Aníbal Pachano, Sergio Bergman, José Luis Espert y hasta el propio Alberto Fernández, entre otros.

Ya desde su primera semana en Twitter, Aníbal dejó claro que no iba a allanarse a protocolo alguno lanzando, el 14 de marzo del 2010, un tuit que decía: “Hilda González nunca en la vida va a poder ser nada porque no tiene capacidad”. El palo iba dirigido en exclusiva a Hilda “Chiche” Duhalde. Al año siguiente fue el turno de la modelo Jazmín de Grazia, con un venenoso “Lo único que me falta en la vida es tolerar tus pensamientos huecos. Game over”. Ese mismo año, también salió sorteado el actual Presidente, Alberto Fernández, cuando Aníbal lanzó "Ser amigo de Néstor y de Cristina y ser alcahuete a sueldo de Magnetto es incompatible. INCOMPATIBLE".

Lo de Nik y Aníbal viene desde hace bastante tiempo, puntualmente desde 2012. El que disparó primero parece que fue el dibujante, cuando en aquel año publicó Larry de Clay es el Aníbal Fernández del Tinellismo. No sé sabe para qué joraca pero sigue estando ahí”. Aníbal no tardó en recoger el guante “Vos sos como el domador del circo: Le hacés decir a un gato lo que te mandan que digas los gorilas”. Ese mismo año, Aníbal se peleó también con la cuenta del departamento de prensa del gremio de Camioneros de Hugo Moyano y la terminó bloqueando.

En 2014, cuando ya contaba con una experiencia digna del mejor tuitstar, Aníbal tuvo un cruce particular con el usuario @ziberial, quien había saludado al político por su cumpleaños: “Que tengas un buen día rodeado de putas y merca como es habitual” . Aníbal, hizo de las suyas: “No he hablado con nadie de tu familia. Desconozco si vienen”. Sacando el hecho de que casi toda su vida adulta ostentó cargos políticos del más alto nivel, hay que reconocerle que tiene un estilo inigualable (esperemos que ningún otro funcionario lo intente).

Al año siguiente, en 2015, en su vuelta como Jefe de Gabinete, se peleó un mismo día por Twitter con Sergio Bergman y José Luis Espert. Al primero le sacudió: “Me perdí sus singulares aforismos @sergiobergman. Me levanto temprano a trabajar y no veo tele tan tarde ¿Ya pasó por la justicia?. Sigo confiando en que como rabino jamás incurriría en lashon hara (hablar despectivamente de otra persona) ¿o si? Me llevaría la misma decepción que viéndolo comer un pletzalej de jamón y queso en la confitería de Hebraica".

Al economista, hoy candidato a Diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires, le tocó algo un poco menos sutil, pero no por ello menos efectivo: "Resulta que vos decís que el Papá Francisco es un pelotudo @jlespert ¿y la mierda somos nosotros? Cerrá el pico pedazo de bobo".

Ya con un ritmo de maratonista keniata, 2016 no fue un año tranquilo para la cuenta de Twitter de Aníbal. En aquel momento le tocó a Alejandro Fantino ser víctima de la balacera. El periodista había tuiteado en referencia a una protesta por la educación pública: "Pasé por el corte de los estudiantes recién!! Saqué un libro por la ventana del auto y se abrían como las aguas del Mar Rojo con Moisés". Rápido, Aníbal respondió: “Una expresión miserable”. Esto generó un intercambio de varios tuits que terminó con otra respuesta de Aníbal: "Los guapos que esperaban a las minas abajo del farol, murieron con el 900 @fantinofantino No es para guapos, es para vivos". El periodista le preguntó si era guapo o vivo y el político disparó: "Lo que no sos vos".

En 2017, Fernández expuso a Aníbal Pachano tuiteando dos frases que supuestamente había dicho Pachano sobre medicamentos contra el HIV. En 2019 se preguntó “¿Qué mierda tienen en la cabeza?”, haciendo referencia al afiche que el Gobierno de Cambiemos puso en la Casa Rosada con la imagen de Romeo y Julieta besándose por el Día de San Valentín. Y hace apenas dos meses, también le envió sus cariños al artista Ricardo Montaner cuando el artista habló sobre la cuarentena para los viajeros y Fernández le respondió con su particular estilo: “¿Que loco, no? Si hay un país que le ha dado de comer a Montaner es Argentina”.

La lista sigue y seguramente hay capítulos pasados por alto. Es que son tantos episodios que habría falta un libro quizás. Estos fueron algunos de los más notorios de los últimos años. Mientras tanto, Aníbal Fernández sigue haciendo de las suyas desde Twitter, criticando a diario a otros políticos de Juntos por el Cambio como Mauricio Macri, María Eugenia Vidal, Fernando Iglesias y Elisa Carrió. ¿Cómo seguirá ahora la vorágine tuitera de Aníbal Fernández? Pongan @FernandezAnibal en Twitter y veamos qué pasa.

 

Por Daniel Vico. Digital Strategist. 

 

También te puede interesar

por Daniel Vico

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios