lunes, febrero 24, 2020

OPINIóN | 23-01-2020 19:01

Crimen de Gesell: los otros salvajes

Cómo usar a un joven muerto para construir relatos ideológicos. Miserias de una grieta sin fondo.

En la misma cuadra y al mismo tiempo hubo esa noche tres episodios violentos protagonizados por “chicos” de vacaciones en Villa Gesell. Nos enteramos de uno porque terminó con Fernando Báez Sosa muerto en la vereda. Desconocemos si de las otras peleas/ataques participaron rugbiers, basquetbolistas o adolescentes sedentarios; ni de quiénes son hijos, ni a qué colegios fueron. Si en sus casas oyeron hablar de Perón, de Alfonsín, las dictaduras, o si aman u odian a Cristina. Es irrelevante.

Pero con el duelo fresco se desató otra batahola, sin piñas y patadas pero igual de oprobiosa, por apropiarse del drama y ponerlo a disponibilidad de relatos ideológicos.

Desde el kirchnerismo duro no tardaron en hacer girar cadenas de chat y tuits que asocian este drama al paradigma de una confrontación clasista encarnada en los rugbiers: “Son iguales a los descerebrados de las marchas del Pro: bancan genocidas, que se mate de espaldas, odian al migrante, al negro, al joven, a la lucha de género”, dice una parte del mensaje que compartió por whatsapp un cineasta amigo de los Kirchner.

A la vez, un popular periodista anti K destaca en su cuenta de twitter que entre los señalados por el crimen está el hijo de una funcionaria de la intendencia peronista de Zárate. Y otro afín al oficialismo denuncia  “una campañita contra Villa Gesell,  porque de Pinamar nadie dice nada”, a propósito de la dispar conducción política de ambos balnearios. Demasiado salvaje todo.

Los fanáticos de la grieta deberían hacer ciertas excepciones.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandra Daiha

Alejandra Daiha

Editora Ejecutiva y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario