lunes, febrero 24, 2020

OPINIóN | 05-02-2020 10:54

Fabiola vs. Juliana. La guerra sucia de la moda

Son trendic topic permanente en Twitter y sus fanáticos las comparan sin piedad. Estrategias políticas, lucha de clases y críticas feministas.

La guerra se dirime en las redes sociales y por los motivos más banales del mundo. Fabiola Yáñez, pareja del actual presidente Alberto Fernández, lo acompaña en la gira europea que realiza el jefe de Estado por estos días. Para la ocasión, su recién descubierta asesora de estilo, Carolina Marafioti, le preparó un set de trajes, vestidos y abrigos, entre los que brillan los austeros diseños de Pablo Ramírez.

Elegante y sencilla, la joven Fabiola ha recibido el elogio, en todos los medios, de diversidad de asesores de imagen, estilistas y expertos en moda. Quienes la criticaron hasta ahora, han cambiado de opinión en vista de las decisiones de estilo tomadas durante este viaje.

Pero la grieta no perdona, y los nostálgicos de Juliana Awada dan la batalla en las redes, con argumentos que hablan, por lo menos, de furiosa discriminación. “Grasa” es el más recurrente que recibe Fabiola, al que se suma el recuerdo insistente de que no está casada con el presidente. Del otro lado no se quedan atrás y si bien no niegan la elegancia de Juliana, traen a la memoria el dato oscuro de que su charme se consigue a costa de trabajo esclavo y talleres clandestinos (en referencia a la denuncia que alguna vez se hiciera a las marcas de ropa de su familia). Imposible reproducir otros insultos más escatológicos que reciben a menudo ambas, de parte de las “bestias” misóginas que abundan en las redes.

Las dos primeras damas son trending topic hace días. Y parece que lo serán durante todo el año, siempre en esta versión que las enfrenta.

Con respecto al tópico de comparación, la moda, esta tiene el poder de expresar relaciones sociales y políticas de un modo más eficaz que mil discursos. Y en este enfrentamiento simbólico lo que se discuten son jerarquías y legimitidades: quién tiene el derecho de ponerse qué.

Por otra parte, poder leer con inteligencia la importancia de que la pareja presidencial actual tenga un aire de familiaridad con la que se fue, en tiempos de negociación de la deuda y en un viaje por Europa, no es arbitrario.

Utilizar la imagen de Fabiola, como antes la de Juliana, para transmitir valores conservadores, tampoco.

Sin embargo, las redes no hacen lecturas sutiles. En el enfrentamiento de las dos primeras damas -que cada vez tienen estilos más parecidos-, sólo ve lucha de clases y de proyectos políticos.

Entre tanto, muchas mujeres abogan por un poco de coherencia con lo que sucede en el mundo. Mientras el género femenino pelea milímetro a milímetro nuevos espacios de consideración social, las primeras damas eligen zapatos, aros y sombreros. Lo cual no está mal, pero resulta escaso, pobre, tan mezquino como la guerra que libran defensores y detractores en la virtual arena de Twitter.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario