Saturday 20 de April, 2024

OPINIóN | 15-07-2023 07:40

Vuelos privados: una solución posible a las cancelaciones

Las probabilidades de quedar varado en un aeropuerto, que se posponga, modifique o cancele el vuelo reservado son factores que cualquier pasajero usual debería considerar a la hora de planificar un viaje.

Miles de pasajeros quedan demorados en aeropuertos de todo el mundo cotidianamente debido a contingencias de las aerolíneas o cuestiones gremiales que detienen el flujo normal de vuelos. De hecho, recientemente lo vimos en el Aeroparque Internacional Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires. Pero esto es algo que no sólo sucede en Argentina, sino en muchos otros países del mundo. Por ejemplo, en 2022, durante el verano europeo, hubo 40.000 suspensiones de vuelos en Gran Bretaña y el centro del continente tras anunciarse una huelga por escasez de personal.

Los vuelos privados son una alternativa cada vez más elegida para viajar porque, además de ser una opción que se adapta a las necesidades particulares de cada pasajero, simplifican la logística de los traslados y garantizan que no haya demoras ni cancelaciones o modificaciones en las fechas u horarios (a excepción de las que pudieran surgir  por cuestiones climáticas).

Vuelos privados

Lo que antes era un lujo, desde hace algunos años parece ser una tendencia basada en la necesidad porque esta modalidad es incluso mucho más predecible que lo que puede ser subirse al propio auto para ir de una ciudad a otra. Ya sea por trabajo o por placer, la aviación privada es cada vez es más elegida por personas y empresas para movilizarse con seguridad, eficiencia y exclusividad. Es un salto de calidad tan significativo que, una vez que el pasajero vive la experiencia, no quiere volver atrás. En el caso de Argentina, además, los vuelos privados tienen dentro de sus ventajas que no requieren pasar por Buenos Aires para ir de un punto a otro.

Por otro lado, la diversificación dentro del segmento de vuelos privados hace que la oferta se acerque a un público más amplio a través de modalidades como la de los empty legs (la comercialización de vuelos que vuelven vacíos a un 40 a 60% menos del valor del tramo original) y los vuelos compartidos en aviones privados en las rutas más demandadas según cada temporada, como Buenos Aires - Punta del Este entre los meses de diciembre y enero. Estas opciones se suman como alternativas a los aviones privados completos, vuelos en helicóptero punto a punto o helitours.

Julio Manco

Vacaciones de invierno en vuelo propio

Si bien se registra que los principales usuarios son empresarios, ejecutivos de nivel CEO y celebrities, en el último tiempo se empezaron a vislumbrar alternativas como las grupales. Por ejemplo, grupos de amigos que planean juntos sus vacaciones, una familia amplia, o varias, que deseen viajar al mismo lugar, o incluso quienes quieren garantizar un vuelo en el que haya máximo confort para sus mascotas.  La aviación privada es mucho más amigable y confortable para los perros o gatos que acompañan a sus dueños en el aire, y que esperan que reciban un trato igualitario con respecto al de los demás pasajeros.

Volar en un avión privado es para exigentes. Es un servicio para personas que desean experiencias únicas, exclusivas y con el mínimo de contingencias. En la aplicación de Flapper, los pasajeros eligen fecha, hora, modelo de avión y calidad del servicio para que se adapte 100% a sus necesidades.

 

Julio Manco. Director Ejecutivo & Country Manager Latam de Flapper,

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios