Lunes 18 de enero, 2021

PERSONAJES | 12-01-2021 14:21

Claudio "El Turco" García: “Digo lo que siento, no elaboro las cosas”

Fue uno de los participantes más queridos de "MasterChef". Cómo dejó la cocaína, el recuerdo de Maradona y la nueva fama.

El exitoso reality “Masterchef” de Telefe, permitió descubrir la personalidad de Claudio “El Turco” García más allá de una cancha. Este popular exfutbolista desplegó simpatía, sinceridad, picardía, y optimismo, en dosis parejas; sin ocultar su pasado humilde ni el período difícil de su vida. Quizás por eso, a pesar de haber quedado eliminado en la octava gala del certamen, se transformó en uno de los favoritos de la audiencia de todas las edades. 

Nacido en Villa Fiorito y criado en Lugano, vistió la camiseta de Racing, del Olympique de Lyon (Francia) y de la Selección Argentina, entre otras. Tiene seis hijos, siete nietos y pudo dejar la adicción a la cocaína con la ayuda de Mariela, su esposa. También escribió un libro, “Este soy yo” de Editorial Planeta, donde recorre parte de su vida.

NOTICIAS: ¿Qué representa Mariela para usted?
Claudio “El Turco” García: Estamos juntos desde hace 23 años. Fue la que me ayudó en todo; el sostén mío y el de mis hijos. Porque luchó para que no sólo Yamil, que es el que tuvimos juntos, sino todos mis chicos pudieran tener un padre digno. Que lo vean bien. Y lo logró.

NOTICIAS: Usted afirma que la droga tiene tres caminos.
García: Sí. Cárceles, hospitales y cementerio. Eso también lo enseñan; son las primeras palabras y te quedan grabadas. Yo elegí la vida.

NOTICIAS: ¿Cuándo dejó de consumir?
García: Un día me filmé y ví en lo que me había transformado. Pensé, ¿cómo puede ser que esta persona sea yo? Es tan denigrante; perdés la dignidad. Te pueden ayudar miles de personas, como me pasó, pero no quería dejarme ayudar. Un día hice clic y dije: "Bueno, basta".

NOTICIAS: ¿Es la voluntad?
García: Sí. Me iba a dormir y pensaba, mañana no voy a tomar porque no puede ser que esté así, con este bajón horrible. Pero me levantaba con unas ganas de consumir tremendas. Con una neurona pensás, no quiero, pero te ves necesitado. Son como los movimientos involuntarios. Vos no podés decir no parpadeo, no respiro. Esto es algo así, no quería, pero el cuerpo me lo pedía.

NOTICIAS: ¿Hay una fantasía en el consumo?
García: Creerte Superman y sos un idiota. Cuando voy a dar charlas sobre adicción, lo primero que digo es: no pruebes. La primera vez, posiblemente, te gusta porque te sentís diferente, pero después chau, cagaste para toda la vida si no podés salir. Es muy fácil entrar y muy difícil salir. En mi caso, estar limpio lo estoy disfrutando desde hace 13 años. Me sentí raro el primer mes porque tenés que volver a empezar, a caminar, a ver la realidad que uno no quiere ver. Esa adaptación me costó, pero lo que más cuesta es tomar la decisión. Decir, chau, se terminó.

NOTICIAS: ¿Las recaídas son parte del proceso?
García: Por favor, que no se interprete mal: cuando haces un tratamiento, las recaídas son buenas para ver la realidad. Alguien puede pensar, che, cuando yo tomaba mira cómo estaba, ahora que no consumo estoy mejor; pero arranqué a tomar de nuevo, ¿para qué?, ¿qué elijo?, ¿la mierda o el placer de estar bien con mi familia?

NOTICIAS: ¿Tuvo alguna?

García: Nunca. Dejé el 11 de febrero de 2008 y nunca más toqué nada. Al año siguiente dejé el cigarrillo. Ahora soy Juan Pablo II (ríe). Mejor dicho, el Papa Francisco que es argentino y de San Lorenzo.

NOTICIAS: ¿Hay muchas tentaciones en el mundo del deporte?
García: En mi época no vi excesos en el fútbol, ahora también es muy raro. Los pibes se cuidan mucho, hay profesionalismo y entrenamiento. Todo cambió para bien. Antes comíamos milanesas con papas y huevos fritos antes de ir a jugar un partido. Hoy Yamil, que está en la reserva de Racing, creo que no come fritos desde que nació. Todo al horno, todo sano.

NOTICIAS: ¿Qué recuerda de Diego Maradona?
García: Tengo mil vivencias con él. Me llevo el mejor recuerdo. Diego hizo algo que no lo va a lograr nadie, siempre lo supe y en el velorio, lamentablemente, me di cuenta mucho más. Había camisetas de todos los clubes, la gente pasaba y le decía: “Gracias por acordarte de los humildes”. Diego hizo conocer Argentina en muchos lados que creían que éramos la capital de Brasil.

NOTICIAS: ¿Qué aspecto valoraba más en él?
García: El Diego bondadoso, amigo. Cuando jugábamos en la Selección, él pedía una plata extra y la repartía con todo el plantel, incluido el utilero. Empezó a apagarse cuando no pudo tocar más la pelota. No puedo digerir que esté muerto. Todos pensamos, al verlo en la cancha el día del cumpleaños, Diego se nos muere. Pero cuando pasó, pensé que no podía ser. Estuve con Dalma, Gianinna y Claudia en el velorio, en Casa Rosada, y Dalmita me decía: en cualquier momento, levanta la tapa y sale. Porque él nos tenía acostumbrado a eso.

NOTICIAS: ¿Qué le dejó "Masterchef"?
García: Mirá, yo tenía popularidad entre la gente que sigue el fútbol y de veinte o treinta años para arriba. Hoy gracias al programa me conocen nenes de cuatro, las mamás, señoras grandes.

NOTICIAS: ¿Cómo se lleva con ese reconocimiento?
García: Bárbaro. Me gusta, soy un agradecido. De "Masterchef" me llevo haber descubierto que la cocina es un cable a tierra. Antes no sabía ni prender las hornallas. Me dio el cariño de la gente y eso es impagable. Vos podés ser popular pero que te quiera la gente son palabras mayores. Cuántos hay que son populares y son unos hijos de mil putas. Cuando me fui del programa, lloré de alegría porque después de todo lo que había pasado este es un regalo de Dios.

NOTICIAS: ¿Es creyente?
García: Sí, de la virgen de la Medalla Milagrosa. Creo en Dios y siempre pido por su intermedio ante la Medalla Milagrosa. Mirá (muestra el tatuaje). ¡Igual soy un hijo de puta, eh! Viste, voy a la iglesia cuando necesito.

NOTICIAS: ¿Se imagina conduciendo en televisión?
García: ¡No, porque soy un burro! No es fácil conducir. Co conductor, sí. Me gustaría trabajar en la radio con Andy (Kusnetzoff) a quien quiero mucho. En la tele me gustaría estar con el Pollo Vignolo por el deporte o con (Mariano) Iùdica en “Polémica en el bar” que es de interés general. Tiene que ser algo que vaya conmigo. También me gustaría, si sale, ir al “Bailando”. El año pasado iba a ir, pero este año se suspendió por la pandemia. Te aseguro que bailo mejor que lo que cocino (ríe).

NOTICIAS: ¿Qué sentimientos le dejó la cuarentena?
García: Que no se interprete mal; en algunas familias vino bien para unirse, dialogar más. Pero es cierto y terrible que mucha gente pasó más hambre. Son sentimientos encontrados. ¿Por qué para unos tantos y para otros tan poco? Fue un año malo pero tres meses bárbaros para mí. Queda feo decirlo porque al mismo tiempo se murió gente. Estoy contento, pero no completamente por todo lo que estamos pasando o lo que vaya a venir que uno no sabe.

NOTICIAS: ¿Qué le diría a la gente que sufrió este encierro y no sabe si las vacunas van a ser la solución?
García: Que no nos relajemos. Nos relajamos todos, me incluyo. Me doy cuenta cuando bajo a comprar pan o algo en el kiosco y me olvido el barbijo.

NOTICIAS: ¿Extraña los abrazos?
García: Si, soy muy franela. No baboso pero si franela. Extraño un buen abrazo.

NOTICIAS: ¿Cuál es su arma de seducción?
García:
Soy muy expresivo con la mirada. Odio la mentira, prefiero decir la verdad, aunque duela. Soy frontal, digo lo que siento, no elaboro las cosas.

NOTICIAS: ¿Esa honestidad le gustó a la gente?
García: Seguro, ser como uno es. Llegué a la mitad del certamen sin cocinar porque estoy acostumbrado a trabajar bajo presión por el fútbol y creo que la gente vio una persona tal como es. Todos somos iguales: el periodista, el futbolista, el mozo, el que vive en la calle. Cuando nos morimos nos comen los mismos gusanos, salvo que si tenés un poquito más de plata el cajón es mejor y tardas un poco más en que la madera se pudra. Todos tenemos fecha de vencimiento por eso hay que disfrutar la vida.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios