PERSONAJES | 05-01-2021 14:01

Graciela Alfano: “Conté mi historia para poder sanar”

Habla sobre los abusos que sufrió de niña y la difícil relación con su mamá que la sometía a torturas. Amor gay y mandato de belleza.

Todavía sigue siendo un sex symbol por la que suspiran varias generaciones. Modelo, vedette, actriz, Graciela Alfano sigue rompiendo moldes. Le gusta provocar. En este año de pandemia, ella se refugió en su casa y se cuidó, pero dio muchas entrevistas y desde hace algunas semanas es panelista invitada de varios ciclos de televisión: “Tenía ganas de ponerme al servicio de quienes están remando sus carreras o sus programas porque es una forma de colaborar. No lo hago ni por dinero ni por estar porque ya tuve en todos lados e hice de todo”, asegura. Y es verdad, protagonizó películas con los grandes del humor Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Juan Carlos Altavista, Juan Carlos Calabró, Tato Bores. También fue vedette, hizo telenovelas, comedias, series. Tuvo muchos romances, es mamá de Nicolás, de su primer matrimonio con Andrés Ruskowski, y de Francisco y Gonzalo, de su segundo matrimonio con Enrique Capozzolo, y es abuela de Nina, de un año. La actriz hace un repaso de su carrera, su vida y sus muchos aprendizajes. “Cada momento es decisivo de alguna manera, y las decisiones que se toman tienen que ver con lo que cada uno vivió. Me convertí en Graciela Alfano y tuve éxitos en todas las áreas, publicidad, cine, teatro, televisión, medios. Llegué a un punto en que no puedo ser más Graciela Alfano de lo que soy. Hay que estar en mis zapatos y no es fácil explicar”, intenta resumir. 

Noticias: ¿Y cómo es estar en sus zapatos?

Graciela Alfano: Ya hice todo, ya viví todo, hasta fui reina de belleza. Ya fui joven, ya fui madre, ya fui un montón de cosas. Pasaron 50 años desde que fui Miss Siete Días y hasta soy fuerte en las redes sociales. Todo eso me permitió preguntarme qué quiero ahora. Y la respuesta es ponerme al servicio de quienes necesitan. Me gusta estar en todos lados porque siento que puedo darles una mano con mi historia y mi opinión. Soy ícono Alfano. 

Noticias: No es fácil imaginar a “ícono Alfano” como abuela. ¿Cómo es?

Alfano: Mi nieta Nina es “iconito”. Tenemos una relación particular. Me enaltece que me diga abuela, me pone en una jerarquía maravillosa porque significa que he logrado criar a mi hijo (Gonzalo) para que sea un hombre que se enamoró de una mujer, que se aman y tienen a esta niña. Antiguamente llamaban a la primera nieta “la joya de la familia” así que yo le digo que es mi tesorito. Le levanto el ego. Nina es igual a mí, tremenda, no para

Noticias: Pocas veces habla de sus hijos, ¿cómo es su relación con ellos?

Alfano: Traté de mantenerlo en un misterio porque sabía que mis hijos alguna vez iban a ser hombres y sentía que la decisión de exponerlos era de ellos. No quería que ingresaran a un mundo difícil en el cual siempre  estás en el ojo de la tormenta. No sabía si ellos iban a querer eso. Y no quieren porque mis tres hijos tienen perfil bajo. Hace poco hice un trabajo sobre mi árbol genealógico con Alejandro Jodorovsky. Se sabe que las abuelas son muy importantes para los nietos porque les enseñan a sentir. Y Nina tiene mi energía

Noticias: Alguna vez contó que tuvo una relación difícil con su mamá, ¿pudo sanar ese vínculo?

Alfano: Los secretos de familia se repiten por generaciones cuando no se sanan. Cuando supe que mi nuera iba a tener una niña, decidí hacer pública la relación tremenda que tuve con mi madre (Matilde, fallecida en el 2014). Sufrí abandono y hambre, y no por pobreza sino por las características psicológicas de mi madre. Y fui abusada sexualmente entre los 4 y los 7 años por un vecino. Para ser Graciela Alfano tuve que esconder eso en su momento y no tenía por qué hablarlo ahora tampoco, pero abrir el tema y exponerlo fue una necesidad personal. Aunque fue un shock había que expresarlo porque de esa manera puede sanarse y entonces la historia no se repite: es un destino que yo no quiero para mi nieta ni para ninguna mujer futura de mi familia. Por eso hablé de la relación con mi madre. Su estado mental era particular, razón por la cual fui un objeto de uso para ella, y de manipulación en su relación con mi padre. Pasé torturas. Creo que mi madre no sentía amor por mí. A mi mamá le gustaba que yo fuera linda entonces tenía que ser la más linda para llamar su atención y que me quisiera. Tanto que tuve que ser la más linda del país. Y después, como le gustaba que tuviera buenas notas, fui la mejor alumna del colegio y la facultad, estudié de todo. 

Noticias: ¿Qué aprendió de esa relación?

Alfano: Mi mamá tuvo cáncer de estómago, luego tuvo metástasis en el diafragma. Nosotras seguíamos teniendo una relación dificilísima cuando el médico me dijo que tenía de 30 a 60 días de vida. Entonces la traje a mi casa a morir y vivió un año y medio. Fueron días tremendos. Cuando estaba por morir, le dieron una anestesia para inducirla a un coma porque tenía dolores inaguantables. Sabía que se iba y tenía miedo, frío, y entonces le hice un masaje. Me acosté a su lado, puse la cabeza en su pecho y le dije: “pensar que tus ojos fueron lo primero que vi cuando nací”. Y ella me contestó: “y tus ojos van a ser lo último que vea cuando muera”. Esa gota de amor que me dio, me llenó de una energía diferente. Me acosté con la muerte y la persona que yo era se murió ahí y nació otra renovada, con energía de amor

Noticias: ¿El vínculo tan difícil con su mamá hizo que usted fuera diferente con sus propios hijos?

Alfano: Fui una mamá diferente porque fui abusada sexualmente a los 4 años. Entre las distintas consecuencias desastrosas que eso tiene está mi relación con los hombres, y el no poder tocar. Quedamos con un miedo muy grande de ser tocadas. Y tengo tres hijos varones. Puse un poco de distancia y eso es lo que tuvieron. Por suerte pude darles mucho amor. Puedo decir que tengo una linda familia. 

Graciela Alfano

Noticias: ¿La belleza siempre le jugó a favor o tiene cosas negativas?

Alfano: Tiene muchas cosas a favor, obviamente. Pero también genera mucha envidia y hay que aprender a pilotearla. Pero se sufre. He tenido campañas que me ensuciaron, gente que se colgó de mentiras para enchastrarme. 

Noticias: ¿Habla de su relación con Emilio Massera? Se dijo que fueron amantes y que recibió regalos que eran objetos de personas desaparecidas durante la dictadura. La denunciaron en la justicia y fue sobreseída. 

Alfano: Claro, se demostró que quien me ensuciaba era una persona esquizofrénica sin medicación, pero se sumaron todos los que me odiaban y cuando tuvieron que declarar no aparecieron. Hasta Estela de Carlotto tuvo que decir que nunca se había mencionado mi nombre en ningún lugar ni se me nombraba en ningún documento. Fui sobreseída, pero sufrí una persecución espantosa. ¿Y por qué me odiaban? Porque soy linda, llamo más la atención, soy más original. Es parte de lo que hay que pagar

Noticias: Tuvo muchos amores, ¿sueña con un compañero de vida?

Alfano: Pateé todos los tableros habidos y por haber. Si hubo una mujer empoderada en esta existencia fui yo, que hice lo que se me dio la gana. A veces me dicen: “ay... saliste con presidentes”. Y no, ellos salieron conmigo porque yo ya era Graciela Alfano, sex symbol, belleza de este país y ellos eran presidentes desde hacía dos minutos. Hasta me di el lujo de tener un hombre 25 años menor (fue pareja durante ocho años de Matías Alé) y por poco no me queman en una hoguera por hacer exactamente lo que hacían todos los hombres. Sobre mi presente puedo contar que hoy tengo muchas personas, hombres y mujeres, con quienes me vinculo emocionalmente, intelectualmente, sexualmente. He hecho hasta sexting. Y antes de la pandemia hice tríos y me parieron fantásticos y los disfruté muchísimo. ¡Como sex symbol tengo que probar todo! 

Noticias: ¿Se enamoró alguna vez de una mujer?

Alfano: Tuve relaciones con hombres y mujeres. Yo tengo sexo con las personas que me atraen de alguna manera.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios