PERSONAJES | 19-12-2020 11:33

Fabián Medina Flores: "La moda tiene que ser revolucionaria, si no se mueve, está muerta"

Cumplió diez años en la Jaula de la Moda y dos décadas como estilista y mordaz crítico del mundo fashion. Amor humano y perruno.

Sin que la pandemia haya afectado ni un centímetro, su look perfectamente puntilloso, Fabián Medina Flores avanza con su traje impecablemente a medida, su colorido pañuelo de bolsillo y sus bolsos de monograma customizado, como una bocanada de glamour añorado en tiempos de crisis, y se destaca con brillo propio en el café a lujo medido del hotel cinco estrellas modo cuarentena. La nueva normalidad lo encuentra a pleno. Sin freno ni pausas, como co-conductor en el programa “La Jaula de la Moda”, que cumple su primera década al aire, pero también con “corazón tomado”, no sólo por su nueva pareja, “le digo JP, porque prefiero preservarlo porque no tiene nada que ver con este medio”, sino también por Hannibal, su primera mascota, un lebrel italiano de 4 meses que fiel al modo de su amo, ya tiene cucha estilo Luis XV, carpa a medida para tener sombra en la plaza y hasta chapita identificadora bañada en oro. Pura fascinación para su dueño, que ya se hizo un fanatizado vestuario con el nombre de su nuevo bebé bordado a mano. Pero a pesar de esta novedosa etapa de amorosa benevolencia, su costado satírico y letal, emergen a la hora de desplegar sus conocimientos y mordacidad a la hora de opinar sobre moda.

Noticias: ¿En qué modo lo encontró la pandemia?

Fabián Medina Flores: Como todo el mundo transité todos los estados y todas las situaciones emocionales: la del control freak, la de limpieza fanatizada, “alcoholismo extremo” y todos los desarreglos alimenticios.

Noticias: Y el “Modo Joggineta”?

Medina Flores: ¡Ni en el fin del mundo soy o seré jamás modo joggineta! Pero, confieso que sí he sido modo pijama, aunque nunca 24 horas. 

Noticias: Pero, ¿cuál fue su cambio radical?

Medina Flores: Según mis amigos tuvo que darse una pandemia para que me enamorara. De mí, de otro, y de los animales. De todo eso que yo decía que era políticamente incorrecto, tipo “odio los chicos, odio los perros, odio todo”. Y lo cambié todo de una. 

Noticias: ¿La pandemia lo suavizó?

Medina Flores: Nada es casualidad. Creo que en las situaciones críticas las personas están expuestas, y ahí se ve quién sos en realidad. Algo que me pasó fue que yo nunca hablaba por teléfono, y ahora lo hice. Por eso me conecté con mi pareja, con la que ya nos conocíamos desde hacía dos años. Eso no me hubiese pasado si mi vida hubiese seguido siendo la de la pre pandemia. Porque para el 13 de marzo cuando empezó la cuarentena, yo ya tenía a cuestas 35 viajes sólo en ese verano. Venía de un proceso de duelo que me costó tres años superarlo, por la muerte de mi amigo Jorge Ibáñez. Un día Gino Bogani me dijo “Querido, siempre es hoy”. Esa frase me la grabé en una cadena, y me propuse vivir así cada día. Me pasó con mi mamá que tiene cáncer, y yo me propuse, a partir de su enfermedad, pasarla bien con ella cada día. No voy a tratar de modificar su forma de ser, pero como soy productor nato, voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que ese sea su mejor almuerzo. Lo hago como si fuera el último. Y así lo hago con todo. 

Noticias: ¿La moda también cambió?

Medina Flores: Más que nunca esto nos forzó a ser genuinos. Si antes te importaba donde tirabas la basura, ahora te va importar leer las etiquetas para saber de dónde viene tu ropa. La moda funciona cuando vence tu resistencia. Por algo TikTok mata a Instagram. Instagram da para verse bello, lujoso, en cambio en el TikTok no importa quién lo hace, la abuela o la nieta, ni el fondo, ni nada. Pero a veces los diseñadores de acá no lo entienden. Hay que prestar atención a lo que está pasando, para quién estás creando.

Noticias: ¿Las clientas son otras?

Medina Flores: Para bien o para mal, todo muta. Cuando yo empecé en esto, hasta que Mirtha Legrand no llegaba a un desfile, el desfile no empezaba. Después llegaron las socialites que se lookeaban divinas, hasta que invadieron las influencers, devenidas celebrities instantáneas. Divinas, pero muy pocas tienen estilo y saben algo de moda. Hoy los nuevos rockstars son los tik-tokers. Me encantan porque tienen humor, son talentosos y nada les importa. La moda es voraz. Por eso, hay que seguir las enseñanzas de Karl Lagerfeld que dijo: “En diez años nuestras clientas estarán muertas, vayamos por sus nietas”. La moda tiene que ser revolucionaria para quebrar cosas y ser flexible para mutar con los tiempos que vienen. Si no se mueve, está muerta. 

Noticias: Parar lo ayudó a ordenarse

Medina Flores: Empecé por reconocerme y ordenarme. Me tuve que amigar conmigo. Desde descubrir lo chico que era el espacio donde vivía, hasta ver todo lo que me sobraba. Me saqué de encima todo lo que me provocaba peso, ropa, libros, humanos. Se decantó solo y quedó lo más genuino.

Noticias: Los que lo conocen no pueden creer que tenga una mascota

Medina Flores: Hannibal (en honor a mi película favorita), es un lebrel italiano que fue mi mejor regalo de cumpleaños de esta pandemia. Fue una confabulación entre J.P (mi pareja) y mi amiga Alexia Toumikian. Me entusiasmé con la raza porque me gustó su abolengo, que fuera un perro de caza, y que era la compañía ideal de toda la aristocracia italiana. ¡Yo siempre quise irme a vivir a Florencia!. La relación comenzó vía Zoom. 

Noticias: Fue amor a primera vista…

Medina Flores: La primera semana fue un shock. Me daba miedo que le pasara algo. Yo no voy a tener hijos, y quizás esta sea mi experiencia más cercana con la paternidad, por eso cuando lo veía tan puro, tan ingenuo, tan chiquito, me dio pánico. Pero ahora ya estoy tranquilo… ¡y fascinado!

Fabián Medina Flores

Noticias: ¿Qué le parecieron las críticas de Gino Bogani a varios colegas que hizo en una nota de Revista La Nación donde dijo que se repiten y no crean moda?

Medina Flores: Lo amo y respeto, pero creo que no son tiempos para confrontar porque mucha gente la está pasando mal. Hay marcas que desaparecieron, diseñadores que no pueden hacer un desfile o sostener su alquiler, porque ninguna marca de alta costura puede estar un año parada. Valentino nunca haría una declaración así, porque tiene alguien que lo cuida: su grupo empresario, su agente de prensa o sus amigos periodistas confidentes, alguien lo debería cuidar porque este es un momento de controlar las emociones, de tener empatía con los otros. 

Noticias: ¿Cree que nadie lo supo asesorar?

Medina Flores: Si sos el número uno tenés que estar a la altura. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Con lo que amo a Gino, porque he trabajado mil veces con él, creo que debería pedir disculpas a sus pares y reconocer que se equivocó, y sería un acto de grandeza

Noticias: No era momento para la crítica…

Medina Flores: Para nada. He trabajado con casi todos los diseñadores, mi trabajo se ha lucido gracias a ellos. Ahora hace un año que no hay fiestas, nadie se pone un vestido de esos valores, y por un ratito largo eso no va a suceder. Creo que esta pandemia mostró nuestro costado más miserable, el del sálvese quién pueda

Fabian Medina Flores

Noticias: Después de Juliana Awada, llegó Fabiola Yañez como primera dama. ¿Qué te parece su look?

Medina Flores: Es difícil salir al ruedo con semejante predecesora que todas las marcas se morían por vestir, y encima que te toque el peor año para lucirte. Es una mujer guapa con buen cuerpo, pero me parece poco orgánica su vestimenta. Pareciera que no hay nadie asesorando. No se puede llevar un clutch a cualquier hora. Sé lo protocolar, porque he vestido a Maria Eugenia Vidal, y pongas lo que te pongas, siempre estás muy observada. Pero acá, a veces todo parece muy forzado: el barbijo igual que el vestido, el zapato forrado a tono. Me gustaría verla con unas zapatillas, un sweater canchero y con el pelo en una colita. Hoy se necesita empatía. 

Noticias: Tuvo un desencuentro con Sol Pérez y lo tildaron de misógino por una crítica a Maite Peñoroni, ¿Cuál es el límite del crítico de moda?

Medina Flores: Hay mujeres que prefieren que aparezca un video íntimo o perder el pasaporte, antes que les digan que no les queda bien lo que se pusieron. Aunque no tengan buen criterio, no aceptan críticas de los que saben. Yo no le discuto a mi contadora sobre los números, porque ella sabe. Soy didáctico y caballero con mis clientas y ellas pagan para que les diga la verdad, si les miento no sirve. En la tele soy más histriónico y lo digo con humor. "La Jaula de la Moda" está hace 10 años, y nunca agredimos a nadie. Ahora estamos menos severos, y nos reímos, hacemos una hora de delirio que intenta ser un bálsamo de humor en la cuarentena. La moda es un pretexto. Pero no hay moda en la tele, a veces solo chicas lindas que se visten mal.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios