Viernes 15 de enero, 2021

PERSONAJES | 06-01-2021 15:11

Mauricio Dayub: “Al principio no me tenían fe”

Se prepara para reestrenar la obra multipremiada, “El Equilibrista”. La vuelta solidaria al teatro, madurez y el aprendizaje del éxito.

“Hay que tener sueños imposibles”, dice Mauricio Dayub al final de una larga charla con NOTICIAS. Una frase que lo refleja muy bien. Dayub nació en Paraná, Entre Ríos. Desde chico tuvo inquietudes artísticas, pero cursó cuatro años de Ciencias Económicas en Santa Fé por mandato familiar, mientras estudiaba teatro. Hasta que decidió seguir sus sueños y se mudó a Buenos Aires para concretarlos. “El mundo es de los que se animan a romper el equilibrio”, decía su abuelo. No le fue fácil el camino, pero con los años llegaron el reconocimiento, los premios y éxitos notables, como su obra “El amateur” o la comedia francesa “Toc Toc”.

En noviembre reestrenó “El equilibrista” en su teatro Chacarerean. El unipersonal —que escribió junto a Patricio Abadi y Mariano Saba y dirige César Brie— le valió el ACE de Oro y el Estrella de Mar de Oro, entre otros premios, y es un emotivo racconto de su historia familiar. El 26 de diciembre estrena ese unipersonal en el teatro Mar del Plata de la misma ciudad; luego lo lleva al porteño El Nacional y espera mostrarlo en Madrid el año próximo.

Mientras tanto, dirige los ensayos de “Inmaduros”, comedia protagonizada por Adrián Suar y Diego Peretti, que se verá en 2021. Además, participó en “El cuaderno de Tomy” —la película estrenada en Netflix— y en “Sueño bendito”— la serie sobre la vida de Diego Maradona, que emitirá Amazon— donde interpretó a Coco Villafañe. Está en pareja desde hace veinte años con la guionista y directora de cine Paula Siero y es papá de Rafael (8).

Noticias: Usted dice que su estrategia es “perder para ganar”. ¿Cómo funciona?

Mauricio Dayub: Dando todo. Siempre supe que si no sorprendía a la vida, la vida no me iba a sorprender a mí. Todo lo que hice para lograr mis objetivos fue superior a lo que me decían que tenía que hacer. Si yo mirase el futuro de mis espectáculos, como dice la contadora, no hubiera hecho ninguno. Cuando produje “El amateur” tenía 37 años, llevaba diez trabajando en televisión y quería comprarme una casa por primera vez, pero preferí invertir ese dinero en el espectáculo. 

Noticias: ¿Qué valor le da al dinero?

Dayub: Me permite no volver adonde no quiero y brindarle cada vez más calidad a mis espectáculos. Para el reestreno de “El Equilibrista” invertí tanto como lo que ya había gastado sólo para agregarle belleza visual. No miro el debe y el haber cuando trabajo

Noticias: Será porque el teatro es su gran pasión.

Dayub: Sí, y me salvó la vida porque dedico casi todas las horas del día a pensar en el teatro.

Noticias: Y de la noche. Leí que no duerme bien y que piensa escenas cuando se desvela. 

Dayub: Sí, a la noche se me aclaran las cosas. Así una madrugada, mirando los edificios de mi barrio, me apareció el  final de “El Equilibrista”. Cuando digo que “el mundo sigue avanzando desentendiéndose de nosotros, como si no se enterara de lo que nos pasa. Una de estas noches me animo lo paro yo y se lo grito a todos. Para que de una vez por todas el mundo y yo seamos lo que tenemos que ser”.  

Mauricio Dayub

Noticias: ¿Cómo surgió el ciclo de audiovisuales “Alguien como vos” que ofreció en sus redes sociales durante la cuarentena?

Dayub: Tengo un cuaderno desde hace más de 25 años donde anotaba sólo el título y la edad de las historias más potentes que había vivido. En la cuarentena decidí escribir esas historias, las grabé en audio y finalmente las plasmé en pequeños cortos. Armé equipos con pintores, caricaturistas, dibujantes y músicos e hice una primera temporada con quince cuentos. Están gratis en mi Instagram, en Facebook y en el canal de YouTube de Cero Onda Producciones. 

Noticias: ¿Qué más hizo en estos meses?

Dayub: Estuve mucho con mi hijo con el que yo creía que había estado lo suficiente. Pero cuando en un Zoom la maestra preguntó qué otra palabra podía significar compañía mi hijo dijo “cuarentena”. Ahí me di cuenta de que para él la cuarentena era algo bueno porque se sentía acompañado. Estábamos todo el día con él.

Noticias: Fue una manera de profundizar la relación.

Dayub: Sí, parecía que no hacía falta, como cuando de algún modo decidí su llegada. Creía que no me hacía falta nada y cuando llegó Rafael me di cuenta de que me faltaba lo principal.

Noticias: ¿Qué le cambió la paternidad?  

Dayub: Me hizo ser consciente de lo que hago y eso no me gusta tanto. Porque todo el tiempo evalúo si lo que estoy haciendo es más importante que estar con mi hijo y, a veces, eso no me deja hacer pavadas con tranquilidad. Pruebo muchas pavadas, juego para encontrar las cosas que hago en el escenario. 

Noticias: ¿Qué clase de padre es?

Dayub: Un padre muy particular. Desde que dejé Ciencias Económicas, que estudiaba por obligación, hago muy pocas cosas que no me gustan. Y, a veces, ser papá implica hacer lo que no me gusta. Poner límites, soportar el dolor de los hijos, la incomprensión de los hijos, lo que les pasa. Pero trato de ser lo más parecido a mi papá en ese sentido. Él no pasaba tantas horas conmigo, sin embargo, yo nunca sentí su ausencia. Confío en esa esencia basada en el amor que le tengo a mi hijo.

Noticias: ¿Cómo fue la vuelta al teatro después de tantos meses?

Dayub: Muy emocionante, muy linda. Muy solidaria de parte de mis empleados y de todos los que hacemos “El equilibrista”, porque había que arriesgar para volver, y de parte de los espectadores que aceptaron la distancia, el barbijo, la toma de temperatura y compartir la función de manera  diferente. Nos tuvimos que adaptar todos. Yo tuve que hacer las funciones para 52 personas por el 30% del aforo permitido. Sin embargo, me sentí una vez más apostando a mi vocación.

Noticias: ¿Y cómo pudo sostener el Chacarerean este año?

Dayub: Transfiriendo dinero para los costos fijos todos los meses. El Estado pagó el 50% de los sueldos de los empleados y Néstor Marroni, el dueño de la propiedad, bajó el alquiler sin que se lo pidamos, y con la generosidad de mis socios (Puma Goity, Luis Sartor, Martín Cortez y Marcelo Zitelli).

Noticias: ¿Cómo fue el camino hasta llegar al lugar que hoy tiene en su profesión?

Dayub: Empecé como boletero en el teatro Planeta y no lograba que los directores o productores me vieran como actor. Les decía que había estudiado teatro, que lo podía hacer muy bien, y se sonrían. La primera obra que escribí se la llevé a un productor de la calle Corrientes y todavía recuerdo las palmaditas en la cabeza como diciendo: “Mirá si yo te voy a producir a vos”. Y después escribí “El amateur” que ganó 17 premios. Pero no lograba que me tuvieran fe.

Noticias: ¿Y cuándo lo logró?

Dayub: Este año, el año pasado, antes muy poquito. Inclusive cuando hice Toc Toc, la obra más taquillera, fue soportando el desprecio de no ser la persona indicada. Había que tener otro tipo de carrera para hacer un éxito. Era un tema del otro, no mío. Yo estaba convencido y ya me sentía feliz y exitoso por hacer lo que quería. Y tuve que hacer un montón de cosas para llegar a hacer lo que quería

Noticias: ¿Qué cosas? 

Dayub: Dejé la facultad porque quería ser actor las veinticuatro horas. Abandoné todo y salí a la búsqueda de lo que me latía. Me vine a Buenos Aires, viví en pensiones de Constitución, trabajé como pintor y vendí en los colectivos mientras estudiaba actuación con Gandolfo. Pero con una felicidad que no te puedo explicar.

Noticias: ¿Qué le quedó de los nueve años que hizo Toc Toc?

Dayub: Un aprendizaje extraordinario acerca de la repetición. Lo que significa haber hecho 2758 veces el mismo espectáculo. La sensación de conocer qué es el éxito. La búsqueda de motivación para hacer la segunda función viernes, sábado y domingo. Yo llegué a pensar que era un jugador de fútbol vendido al exterior y que salía a la cancha y en la tribuna estaba el equipo de mi pueblo cuando era chico. 

Noticias: ¿Cómo se lleva con la madurez?

Dayub: Demasiado bien desde que era chico. Siempre fui mucho más serio, formal y equilibrado de la edad que tenía. Pero también seguir mi derrotero emocional me hizo ser más inmaduro en otras cosas. Formalicé mis relaciones con el tiempo, tuve un hijo de grande, me tomé mucho tiempo para todo. Trato de hacer en el escenario lo que no me animo a hacer en la vida.

Noticias:¿Qué significa Paula Siero en su vida?

Dayub: Es el capitán de mi barco. Somos parecidos en nuestros perfiles, en la honestidad y muy distintos en el accionar. Es entretenido, nos sorprendemos todo el tiempo. Ella es muy tranquila, muy compañera, amorosa. Yo soy inquieto y tengo una docilidad diaria porque me gusta funcionar sobre lo que está bien. Pero tengo que acordarme de lo que me decía mi papá: “Todos los días un beso en la boca”. 

Noticias: ¿Cuál es su idea de la felicidad?

Dayub: Tengo contacto diario con la felicidad, está en mi cabeza. Imagino lo que me gusta y soy feliz. Estoy en paz conmigo y, aunque me preocupa la realidad, puedo decir: “Vida no nos debemos nada”.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios