Martes 27 de julio, 2021

PERSONAJES | 07-01-2021 16:23

Angie Landaburu: “Lo que tengo me lo gané trabajando”

Modelo e influencer, especializada en marcas de lujo y casada con el empresario Tomás Eurnekián. Planes para TV y moda sustentable.

A los 14 años la paró un booker de Pancho Dotto pero sus padres no quisieron saber nada con que fuera modelo. Pero cuando a los 18 volvieron a proponérselo y ella fue quien tomó la decisión. La menor de seis hermanos, y con un metro setenta y cinco desde la adolescencia, tuvo siempre claro que, aunque la tradición familiar (su padre Jorge Landaburu es un reconocido abogado penalista) la llevará a transitar por un tiempo la Facultad de Derecho, lo suyo era la moda y la comunicación. Quizás de ese default legal proviene el cuidado con el que elige sus palabras, siempre precisas y educadas, que armonizan a la perfección su look casualmente lujoso, planeado al detalle, sin excesos ni maquillajes sobrecargados. Una imagen ideal para las marcas de primera línea que la convocan para mostrar sus productos y para la felicidad de sus más de medio millón de seguidores, que monitorean el estilo, los gustos y momentos de esta nativa de las redes sociales devenida influencer, y que estallaron, cuando acaparó el año pasado las redes y las páginas de las revistas con su fastuosa boda con Tomás Eurnekián, sobrino nieto de Eduardo Eurnekián, uno de los hombres más poderosos del país 

Noticias: Es una chica que vive de las redes sociales, ¿qué pasó durante la pandemia?

Angie Landaburu: Estallaron. Por mi parte, fue un contenido más genuino porque al casi no poder hacer fotos, viajes o armados para las marcas, entonces tuvo que centrarse más en lo personal. Fue un gran desafío.

Noticias: Tuvo que mostrar su intimidad.

Landaburu: Justo yo estaba en Miami, allí nunca hubo cuarentena obligatoria así que fue un diferencial enorme con lo que se vivió acá. Fue íntimo, pero por las calles de Miami.

Noticias: ¿Hizo de ama de casa?

Landaburu: Fui ama de casa a full. ¡Y descubrí la cocina! Yo era un cero, pero me empecé a dar maña con las recetas porque también era una forma de hacer algún mimo a la convivencia. ¡Hace poco cumplimos nuestro primer año de casados! 

Noticias: ¿Puede separar su trabajo de su vida personal?

Landaburu: Soy muy apasionada de lo que hago pero aprendí a saber administrar mi tiempo. Vengo a Argentina una semana, trabajo seis días y un día entero me lo dedico a mi. Armo mi propia agenda. Soy super expeditiva y lo que me enseñó viajar tanto, es que disfruto mucho a la gente no por la cantidad de tiempo sino por el momento que paso con ellos. Si voy a comer con una amiga durante esa hora no miro el teléfono.

Noticias: ¿Se puede desconectar?

Landaburu: Mis amigas se ríen porque cuando estamos juntas la que menos usa el teléfono soy yo. Trabajo mucho con el tema de poder conectarme con el momento y hacer cosas fuera de las redes sociales. No me gusta que mi vida gire alrededor de las redes sociales, las redes tienen que girar alrededor de mi vida

Noticias: ¿Le da miedo exponerse ante tanta gente?

Landaburu: Aprendí a tomar ciertos recaudos. Por ejemplo, cuando estoy en lugares puntuales, siempre subo el contenido al momento de irme. Por seguridad y también porque quiero estar conectada con el lugar. Salvo que sea un desfile y tenga que subir el contenido en el momento, me cuido porque está bravo.

Noticias: ¿Le tiene miedo a los “haters”?

Landaburu: Trato de dar mi punto de vista sobre hechos puntuales pero intento no confrontar sobre cuestiones políticas o sobre temas sensibles, como el aborto donde una opinion puede llegar a gener una fricción. 

Noticias: ¿Alguna causa social la moviliza?

Landaburu: Las injusticias sociales, y en especial si son con los chicos. 

Noticias: ¿Trabajar para marcas no le quita esa credibilidad genuina con la gente?  

Landaburu: Depende de cómo lo manejes. Yo siempre me quedé en el segmento de lujo, porque es algo donde me siento cómoda y va con lo mio. Lo mío es genuino porque siempre fue orgánico. No entro en eso de fijarme nada más si es carísimo o no. Y trato de que la gente no se de cuenta lo que es pauta y lo que no, porque siempre trato de darle mi vuelta de rosca. 

Angie Landaburu

Noticias: Evidentemente no quiere vivir siendo una influencer, ¿cuál es su meta?

Landaburu: Quizás es algo muy millenial, pero trato de tener metas a corto plazo. Te puedo contar lo de hoy, pero no pienso mucho para adelante porque mi trabajo en las redes te demuestra que todo es ahora y en este minuto. Hoy en día para mi haber hecho una cápsula dentro de una marca como Kosiuko es muy importante porque es la primera cápsula que hicieron en su historia, y también que hay dos propuestas para hacer tele, una es con Netflix. Es un desafío

Noticias: ¿Está buscando quedarse por acá?

Landaburu: Soy muy familiera y muy arraigada a mi país. A mi generación siempre les gusto triunfar acá para irse a vivir afuera, pero yo soy al revés, quiero triunfar allá para volver acá. Este fue un año en que nos cambiaron las prioridades. Me gustó el hecho de poder parar, porque el año pasado a nivel laboral fue explosivo. Fui a la NASA, a Tailandia al Fashion Week, me casé, gané un Martín Fierro (de la moda), me fui a vivir a Miami y entré a trabajar en Elite. Fue un año muy loco para mi, pero la cuarentena me demostró que no lo había disfrutado tanto, porque fue una vorágine. Frenar me hizo poder conectarme.  

Noticias: ¿Su marido qué dice?

Landaburu: Tomás tiene también este perfil algo workaholic y nos acompañamos en el trabajo. Somos muy chicos, yo tengo 27 y mi marido 29, y de alguna manera, a pesar de que vengamos de lugares afortunados es importante poder abrir nuestro camino. 

Noticias: Tuvo seis hermanos, seguramente en esta pareja trabajadora no hay planes de familia numerosa. 

Landaburu: Por ahí sí. Me encantan los chicos, y creo que si los criás en un ambiente contenido, todo se puede. Mi marido muere por tener hijos. Yo fui criada en un ambiente donde mi papá trabajaba y mi mamá nos criaba pero creo que ahora hay un poco más de ese 50 y 50. Soy una creyente de que la mujer lo puede todo

Noticias: Hay influencers que luego escribieron libros o crearon su propia línea de ropa, ¿usted seguirá ese camino?

Landaburu: Ya hice tres líneas para marcas, pero todavía no tengo eso de querer la propia. Me parece muy atractivo todo lo que tiene que ver con la sustentabilidad, por eso me da cosa crear una marca de fast fashion, pero aunque no tengo esa veta totalmente sustentable, estoy creando hábitos importantes.

 Noticias: ¿Como cuáles?

Landaburu: Lavo las cosas menos seguido, evito usar cosas de plástico, cuido el agua, voy aprendiendo día a día. Soy fanática de separar la basura.

Noticias: ¿El diseño argentino es genuino o se copia ?

Landaburu: Creo que el diseño argentino es único y no tiene nada que envidiarle a los de afuera. En este momento tan complicado, criticar al diseño argentino sería desconsiderado, pero además cuando pienso en mi vestidor pienso en diseño argentino. Si tuviera que elegir mi vestidor perfecto, mi vestido de brillos y de novia sería de Gabriel Lage, el romántico de Adrian Brown, el más jugado de María Gorof y el más clásico de Gino Bogani. 

Noticias: Usted está acostumbrada a mostrar su costado perfecto, ¿pero cuáles serían sus defectos?

Landaburu: Soy demasiado confiada de los demás, siempre trato de ver lo bueno. Todavía no me crucé con gente mala, pero sé que los celos existen. Me duele que hablen mal de mi porque trabajo y me esfuerzo muchísimo para estar donde estoy.

Noticias: Usted viene de una familia bastante tradicional, ¿cómo se tomaron su profesión? 

Landaburu: Hice tres años de abogacía, y me iba muy bien porque soy perfeccionista, aunque no me encantaba. Igual, a los 18 años no sabes lo que te encanta. Pero todo suma, porque aunque no me recibí de abogada, hoy sé leer y redactar un contrato. Mis padres lo aceptaron porque siempre fui responsable

Noticias: ¿Es obsesiva?

Landaburu: Soy muy perfeccionista. No me cuesta trabajar en el desorden argentino porque nací acá, pero me cuesta cuando los manejos no son prolijos a nivel personal. Soy la primera en llegar y la última en irme. Lo que tengo me lo gané trabajando. Empecé con marcas poco conocidas, y hoy me puedes ver en una gráfica en un shopping: Fueron muchos años de crear mi carrera. Así que me duele cuando piensan que no hago nada porque vivo en las redes sociales. No soy de las influencers que van por el regalito o la primera fila.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios