Martes 21 de septiembre, 2021

PERSONAJES | 03-01-2020 12:03

José Abadi: "Soy medio culposo por hacer ocio"

El famoso psiquiatra y psicoanalista, se subió al escenario en "Había una vez... Edipo Rey". Exceso de trabajo y pasiones postergadas.

Psiquiatra, psicoanalista, docente, dramaturgo y actor, José Abadi se dio el gusto de subirse a un escenario con “Había una vez… Edipo Rey”, a lo largo de noviembre y diciembre en el teatro Multiescena de la calle Corrientes y está contento porque va a tener la posibilidad de volver al ruedo el 9 de enero del año que comienza. Incansable y exigente, a los 70 años trabaja doce horas por día en sus dos consultorios, aunque se hace tiempo para disfrutar de su otra pasión: el teatro. Reflexivo, se pregunta por qué no le dedicó más tiempo y afirma que si volviera a nacer se dedicaría más al teatro y al cine, igual afirma: "Pero hice bastante, puse tres obras mías en el escenario, dos de ellas bastante resonantes y con una muy buena respuesta de la gente. 'Eduardo y Marco Antonio' y 'De felicidad también se muere'".

Padre y abuelo, disfruta de los momentos que tiene libres para estar en pantuflas y compartir tiempo con sus hijas y nietos y admite que uno de sus puntos débiles es que trabaja demasiado. Recibe a NOTICIAS en uno de sus consultorios, el que tiene en Belgrano, y cuenta acerca de sus pasiones, sos logros, la culpa por el exceso de trabajo, y la actualidad argentina: "hay una desconfianza que nos deja muy solos y eso nos lleva a sentir frustraciones, lo que genera violencia y tristeza", explica.

Noticias: ¿Por qué eligió hacer “Había una vez… Edipo Rey?
José Abadi: La mitología griega y las tragedias, tanto de Sófocles como de Eurípides, me fascinaron desde siempre. Tengo una pasión por las tragedias por cómo tramitan los mundos más profundos, complejos e intensos del ser humano en su vida. Cómo se entrecruzan la razón y la emoción. Es la vida en su complejidad y tiene que ver con nuestra identidad más profunda. El mundo en el que se desarrollaron no es este, pensemos que fue en la Atenas de Pericles, en el siglo V antes de Cristo. También me fascina presentar la obra como un cuento, donde puedo ir mezclando el relato, la trama de “Edipo Rey” con comentarios míos, acotando con cuestiones humorísticas, versiones didácticas. Y tengo conversaciones con el público… Me gusta mucho hacerlo.

Noticias: ¿Cómo es ponerse en la piel de Tiresias, Apolo y Esfinge?
Abadi: La verdad es que siento como una cierta familiaridad y entonces no me cuesta meterme en sus pieles. No te olvides de que a mí estas historias me empezaron a gustar desde muy chico, me las contaba mi papá.

José Abadi

Noticias: ¿Sigmund Freud se inspiró en la obra de Sófocles para desarrollar la teoría del Edipo?
Abadi: Sigmund Freud tuvo un sueño el 14 de octubre de 1897, donde aparecía él en una rivalidad, una pelea fuerte con su padre, en la que quería quedarse con la madre y donde el padre debía desaparecer. Un triángulo que exigía que los dos no podían estar en la misma escena, era el padre o él. Y soñó que finalmente mataba al padre para quedarse definitivamente con su madre. Freud se asombra de ese sueño y le describe a su amigo Fliess por carta lo que le estaba sucediendo, en lo que él después llamó su autoanálisis. Le comentó que había descubierto a través de ese sueño que algo del orden del impulso inconsciente de terminar con el rival-padre y quedarse con la madre era universal en todos los seres humanos.

Noticias: Psiquiatra, psicoanalista, docente y escritor, ¿también es actor y dramaturgo
Abadi: (Ríe) Sí, pero no del mismo tenor, ya que mi profesión central es la psiquiatría y el psicoanálisis. Le he dedicado bastante espacio en su momento a lo que son mis grandes pasiones: el teatro y el cine. 

Noticias: ¿Por qué no le dedicó más de tiempo a esas pasiones? 
Abadi: Es una pregunta que me formulo muchas veces y que ahora, a los 70 años, sigo preguntándome. Creo que si volviera a nacer me dedicaría mucho más al teatro y al cine. Pero creo que también hubo una gran pasión por la investigación psicoanalítica. Tal vez haya sido por una imposibilidad práctica, por haber estado solo en esto… Si al principio hubiera tenido un grupo que me incluyera… No lo sé. Pero hice bastante, puse tres obras mías en el escenario, dos de ellas bastante resonantes y con una muy buena respuesta de la gente. “Eduardo y Marco Antonio” y “De felicidad también se muere”. 

José Abadi

Noticias: Su último libro es “¿De qué hablamos cuando hablamos de buen amor?”, ¿de qué hablamos, Abadi?
Abadi: El buen amor tiene que ver con el encuentro con el otro. Es un entrecruzamiento donde, más allá del enamoramiento, tiene que ver con cuidar a ese otro y compartir con él las cosas de la vida. Ese interés por dar al otro. Y reconocer al otro como un otro, no pretender que se parezca a uno. Es transitarse con las diferencias. Es el gran desafío.

Noticias: ¿Y el desamor?
Abadi: Es no haber tenido amor, tiene que ver con haberse bloqueado defensivamente, la imposibilidad para dar o recibir. Es el no reconocimiento del otro, es la pretensión de dominar, someterlo. Es un amor en términos de poder.

Noticias: También es autor de “No somos tan buena gente: retrato de la clase media argentina”, ¿cómo es esta clase media?
Abadi: (Ríe) Un problema. Creo que nos cuesta mucho el reconocimiento del que te hablé en el buen amor. Es una sociedad que está buscando, por el camino equivocado, conformar una sociedad. De tener normas que nos integre; reglas que se respeten y puedan generar confianza. Sin confianza no podemos reunirnos y eso siembra algo de desamor. Sin amor la sociedad entra en una cosa medio melancoloide y agresiva.

Noticias: Si la Argentina fuese un paciente, ¿cuál sería el diagnóstico?
Abadi: (Piensa) Yo diría pensamiento mágico, dificultad para entender el esfuerzo como un logro y la generosidad como un enriquecimiento. Y una desconfianza que nos deja muy solos y eso nos lleva a sentir frustraciones, lo que genera violencia y tristeza.

Noticias: ¿Existe una terapia eficaz para ese diagnóstico? 
Abadi: Se puede tratar, hay que crear lazos, vínculos, hacer una didáctica trabajando en grupos la relación con el otro, en términos positivos. Y leyes respetadas por todos, y sanciones. Acá no hay sanciones.

José Abadi

Noticias: ¿Cuál es la problemática más frecuente que llega al consultorio?
Abadi: Ha ido variando, pero podemos ver en el presente la angustia como amenaza. Y la angustia deriva en muchas somatizaciones y en relación con esto veo muchos ataques de pánico. También hay versiones de cuadros depresivos debido a la soledad que se está viviendo. Y una exigencia por tener éxito y productividad que no es muy saludable y que hace olvidar lo que realmente es uno. Estamos en un momento de mucho descontento y de no poder soportar ese descontento.

Noticias: ¿El sexo sin amor es bienvenido? 
Abadi: (Ríe) Hay una frase de Woody Allen que me gusta y que dice: “El sexo con amor es lo más lindo del mundo y sin amor, es lo segundo” (carcajadas). Hablando en serio, creo que no es lo mismo. Tiene que ver con un acercamiento, con una simpatía… No hay que ser polar en esto. O todo o nada. Hay puntos medios. Son cosas distintas que se viven de manera diferente. Hoy hay menos prejuicios y ataduras, cambió la sexualidad. Aunque estamos en una época de mucha soledad. Hay mucho contacto y velocidad, pero sin profundidad.  Las relaciones son más livianas. Estamos en la era de los vínculos líquidos.

Noticias: ¿Cómo es Abadi en pantuflas?
Abadi: (Ríe) Soy una persona que le gusta jugar y para mí el sentido del humor es fundamental; me encanta leer textos humorísticos. Me gusta escribir, me gusta comer, me gusta la intimidad con la persona que quiero… Y disfruto mucho en pantuflas o zapatos a mis hijas y mis nietos.

Noticias: ¿Cuáles son sus puntos débiles?
Abadi: (Piensa) Trabajo más de lo que debería, 12 horas diarias, lo cual me priva de hacer cosas que me gustan mucho. Como si creyera que la vida es eterna y sé que no lo es. Y lo sé porque me han sucedido cosas que me acercaron a la muerte. Me gustaría dedicar más tiempo a mis seres queridos, porque me privo y los privo de estar más tiempo juntos, también con mis amigos. Y diría que a veces tengo una exigencia conmigo que, no llegaría a decir que soy cruel, pero que no es muy compasiva. Soy medio culposo por hacer ocio… 

Noticias: Algo del padre (el reconocido psicoanalista Mauricio Abadi) debe haber ahí, ¿no?
Abadi: (Ríe) Mi madre trabajaba aún más que mi padre. Ella fue fundamental en mi carrera, quien se carteaba con Ana Freud y yo tuve la suerte de conocerla en Londres, donde él vivió sus últimos años. Recuerdo que tenía 17 años. Creo que tanto mis padres como yo hemos trabajado demasiado (ríe).

Noticias: ¿Cuál sería su epitafio? 
Abadi: (Piensa) No me imagino un epitafio. Me gustaría que tardase mucho en escribirse.

También te puede interesar

por Mónica Soraci

Galería de imágenes

Comentarios