PERSONAJES | 28-10-2020 10:33

Julio Oropel: “La casa es el nuevo refugio sagrado”

Arquitecto e interiorista vaticina el cambio del hábitat pospandemia, el regreso a los materiales de la naturaleza y el boom por el confort.

De Julio Oropel se puede decir que nunca ha perdido el pelo ni tampoco las mañas. A su característica melena alborotada y ese detalle de pura tendencia que denotan el costado rebelde de este esteta creativo de apariencia siempre puntillosa y paso apurado, se suma la mirada erudita y vanguardista de aquel niño prodigio cordobés que terminó la secundaria antes de tiempo, para convertirse en científico devenido arquitecto y diseñador maravilloso de espacios y objetos de lujosa y artesanal simpleza. “Soy curioso, diletante y odio repetirme. Me gustan muchas cosas a la vez, y ver todo lo que pasa”, asegura sin tonada que lo delate este observador extremo de lo que vendrá, mientras se entusiasma con las presencias internacionales y la profesionalidad de la próxima Feria DArA ID 2020 en debut virtual y gratuito (22 y 23 de octubre de 15 a 20). Activo participante en innumerables exhibiciones y ferias de diseño alrededor del mundo y docente de alma en el posgrado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UBA, es la ficha ganadora en cada Casa FOA junto a su pareja y dupla creativa desde hace 22 años, José Luis Zacarías Otiñano.

Noticias: ¿Arquitecto, diseñador o interiorista?

Julio Oropel: ¡Todo! Para mí es lo mismo. Puedo diseñar un mueble, un interior o una casa. Soy muy oscilante y me encanta ese cambio de escala. Hay grandes estudios que también hacen todo, pero también hay arquitectos puros que jamás harían un interior. No lo manejan o tal vez lo consideran una tarea menor, porque antes el que se dedicaba al interiorismo era simplemente alguien que tenía buen gusto. O creen que diseñar objetos es algo de artesano. Yo muero de ganas de volver a hacer objetos.

Noticias: Viene de un costado muy relacionado con las ciencias, ¿cómo se desarrolla la creatividad y el arte?

Oropel: Viene por el orden. Cuando era chico estudiaba y era más dogmático y estructurado porque las ciencias te ordenan. Fui internalizando el método científico, que tiene pasos muy concretos. Ahora, cuando pienso o descubro algo, investigo mucho, que es lo que más me divierte, y eso me deja lugar al desorden creativo. Así descubrí, por ejemplo, un estribo muy ornamental de cuero con clavos de bronce en una feria de antigüedades que me inspiró, y con esa técnica desarrollamos objetos sofisticados y variados. 

Noticias: ¿A quiénes sigue como referentes sobre el futuro del diseño?

Oropel: ¡A mujeres maduras con un ojo visor único! El diseño del futuro aparenta tener una mirada femenina. Mis “pitonisas” son Li Edelkort, una holandesa que es la gurú de las tendencias y consultora de marcas como Prada, Zara o Ikea, Ivy Ross, diseñadora de joyas y actual jefa de diseño de Google y las italianas Paola Antonelli, curadora de Arquitectura y Diseño y directora de Desarrollo e investigación en el MoMa, y Rosanna Orlandi, una de las mujeres más influyentes del mundo y gran mecenas del diseño emergente, la ‘mamma’ de la creatividad, a la que vamos a tener el lujo de tener en un meet en el próximo encuentro virtual de DArA. 

Noticias: Y según ellas, ¿cuáles son las tendencias?

Oropel: Hay una introspección, un regreso a lo artesanal, a los olores, las texturas puras, a lo elemental. Desde la pandemia hay una mirada más fuerte sobre el concepto del diseño responsable y el consumo responsable. Buscar objetos únicos, que sean funcionales y amables con la naturaleza. La naturaleza es el norte. Todas las tendencias apuntan a cuidar la energía, en especial frente a estos cambios acelerados que se dieron de golpe. 

Noticias: ¿Qué va a pasar con el lujo?

Oropel: El lujo no va a desaparecer porque los deseos y los sueños no se apagan, se transforman. Desaparecerá el lujo masificado, porque todo va a tender a lo artesanal, a la pieza única o las series limitadas. 

Julio Oropel

Noticias: Habló de sus ganas de crear nuevamente objetos, y esa búsqueda de lo artesanal...

Oropel: Quiero recuperar la cestería. Hay una que me enloquece y que se llama Mbya y la realizan los guaraníes de Misiones. Para las tribus los objetos tienen alma, y creo que las nuevas mascotas del futuro serán los objetos con identidad, con historia.

Noticias: Objetos fetiche.

Oropel: Algo así. Lo que va a trascender en el mundo es lo que tiene identidad. Todo es diferente, incluso con la ropa. La tendencia es la no tendencia. La moda no murió, sino que se personalizó. Uno genera su propia moda. 

Noticias: ¿Cuál sería su sello de autor?

Oropel: ¡Qué difícil! A veces me dicen que ven algo y saben que es mío. Generar identidad es lo más difícil de lograr, pero tampoco podría reproducirme serialmente en cada cliente. Es importante ver lo que quiere y necesita cada uno. 

Noticias: ¿Le huye al típico “más es más”?

Oropel: Puedo convivir sin morir en el intento. De hecho acabo de descubrir que mi casita taller de San Telmo, que fue planeada como un espacio ascético, está más recargado de objetos que Versalles 

Noticias: ¿El argentino está listo para esta vanguardia?

Oropel: Ahora es más abierto. Antes la decoración era isquémica, seriada y muy de mueble heredado. Hoy miran lo que pasa en el mundo, se reciclan, se animan. Hay gente joven que está investigando sobre estas novedades. El futuro ya no espanta. 

Noticias: Las nuevas generaciones no valoran las antigüedades, ¿narcisismo milenial? 

Oropel: Es una combinación entre un déficit de información, aunque sobreabunde, y cierta apatía. 

Noticias: En el 2019 se propiciaba una vuelta a lo cotidiano, ¿la pandemia lo potenció?

Oropel: Totalmente. La casa es el nuevo refugio, el hábitat sagrado. Se vuelve a disfrutar, descubrir y redefinir los espacios. 

Noticias: ¿Y el diseño cómo lo acompaña?

Oropel: Se buscan formas, materiales y diseños de control del hábitat contra los agentes nocivos del exterior. Hay una vuelta a las texturas, porque con las tecnologías todo es tan liso (pantallas, celulares, etc.) que la gente quiere objetos con textura, que hagan cómoda y amable la casa. Por eso Ivy Ross, la directora de diseño de Google, tiene la cabeza puesta en transformar los objetos tecno en partes de la decoración, como los parlantes que simulan piedras o esculturas, los plasmas que mutan en obras de arte. El verde pasa a ser protagonista en la arquitectura y el interiorismo. Los techos verdes y las huertas internas son una tendencia absoluta.

Noticias: Muchas ciudades europeas, guardan un claro concepto urbanístico ¿Qué pasa con Buenos Aires?

Oropel: Es un problema, porque los argentinos somos violadores seriales de cualquier código

Noticias: ¿Somos sustentables o es puro verso?

Oropel: Los europeos no hablan de sustentabilidad porque es algo que ya está naturalizado. Nosotros lo estamos incorporando de a poco. Las generaciones más jóvenes ya lo tienen más internalizado. 

Noticias: Usted se queja de la copia constante, ahora que nos aislamos, ¿seguimos copiando?

Oropel: Hay gente buena, pero copiamos demasiado. A nivel país carecemos de estrategia de Estado. Mucha gente que toma decisiones no tiene idea de diseño. También hay demasiado ego suelto, muchas veces nos cuesta trabajar codo a codo y entender que si hacemos las cosas bien, nos va bien a todos. Hay que trabajar para tener una identidad cultural. En especial, hoy cuando vaticinan que la condicionante estética vendrá de la identidad sudamericana. En Europa hay pasado, pero en América hay paisaje. Pero nosotros no tenemos identidad. Ponemos la excusa de ser un país de inmigrantes, pero Brasil o Chile han tenido grandes mezclas y sin embargo tienen una identidad fuertísima. No les importa nada lo de afuera. Paraguay busca hacer cosas originales con sus tradiciones a través del apoyo del diseño, mientras que los argentinos seguimos con el discurso obsoleto y “proteccionista” del artesano. Es una política tan retrógrada que asusta.

Noticias: ¿La pandemia va a cambiar los hábitos de la gente?

Oropel: No creo que cambien radicalmente. Seguramente se habrán tomado nota de algunas cosas. Por ejemplo, muchos se dieron cuenta que la ventilación y la luz son importantes a la hora de elegir un hábitat. Las terrazas, los balcones y los patios se volvieron un plus inmobiliario. Las oficinas, los espacios recreativos y hasta los museos están en estado de revisión. 

Noticias: ¿Su obra soñada?

Oropel: Me encantaría diseñar un museo o una iglesia. En otra vida debo haber sido un monje medieval, ¡vivo en sandalias, así que solo me falta la sotana!

 

 

Agradecimiento: Galería Praxis.

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios