Martes 2 de junio, 2020

PERSONAJES | 01-05-2020 00:03

Marcelo Toledo: “La salvación solo va a ser colectiva”

El artista plástico se recuperó de coronavirus. La bisagra en su creación, su trayectoria y sus comienzos con ribetes cinematográficos.

Marcelo Toledo se define como un gran hacedor: “No sé si tengo talento o si hago las cosas bien, pero sí estoy seguro de que la vida nunca me encontró parado y quieto, sino siempre con mucha energía y poniéndole el pecho a todo”. Sin embargo, a mediados de marzo, el cuerpo lo frenó en seco. Había vuelto de Nueva York, donde tiene a la mayoría de sus clientes y donde pensaba montar un taller para empezar a vivir la mitad del año, y terminó internado, con la confirmación de un COVID 19 positivo. Pasó días de angustia y de incertidumbre, todavía no se le fue la sensación de vulnerabilidad, a pesar de que ya le dieron el alta clínica. Su relato se irá hilvanando entre su obra, su presente y su pasado. Aún se cuida de hablar de futuro y avisa que lo que dice hoy puede sonarle raro en unos días.

Él sabe de hilvanar, tejer, pasar el hilo, entramar. En los últimos dos años, se propuso “tejer obras de arte” con hilos de metal. Para eso está haciendo cursos de telar, de técnicas textiles de pueblos originarios y una clínica de arte con una curadora especialista en arte textil. “Hago un proceso de investigación para aprender las técnicas en hilo y después pasarlas al metal. Y para eso tuve que crear el material. Porque podría haberlo hecho con alambre pero era una cosa tensa y yo quería otra cosa”. Una imagen potente: tejer con algo duro y que pincha, tan opuesto a la lana, blanda y dúctil. Pero justamente lo que viene intentando es lo inverso: convertir el metal en un material dócil. “Quiero revalorizar estas técnicas desde el arte contemporáneo, transformarlas en un hecho artístico”.

Noticias: ¿En qué momento se sintió artista?

Marcelo Toledo: (piensa) No lo sé, hasta no hace mucho todo mi foco estaba puesto en lo estético, en que la pieza estuviese perfecta. Cuando pasé al arte contemporáneo, me di cuenta de que mi foco estaba puesto más en lo conceptual. No sé cuándo me sentí artista, me sentí mucho tiempo orfebre y hoy me gusta que me llamen artista contemporáneo o escultor o artista plástico. Pero no es que reniegue de ser orfebre, todo lo contrario, soy lo que soy por eso.

Marcelo Toledo

Noticias: ¿Tejer con hilos de acero es volver a las fuentes de un modo diferente?

Toledo: Totalmente, en el arte en general cada cosa que uno ha hecho es como una capa, no es que fui orfebre y hoy soy artista. Son capas que te van embebiendo y te van transformando.

Noticias: Decía que el COVID 19 va a ser una bisagra en su creación, ¿cuál imagina que será el impacto en su obra?

Toledo: Primero la sensibilidad extrema que te deja haber pasado por una experiencia así, estás como en carne viva, aunque no estuve en riesgo de vida. Durante un tiempo no sabía de qué lado de la estadística iba a estar. Esa es una angustia fatal y encima aislado, con una soledad extrema, entre cuatro paredes de un hospital todo se maximiza. La segunda o tercera noche, estaba comiendo y empecé a escuchar ruidos y vi que todos empezaban a aplaudir y a mí me agarró una desesperación de hacer lo mismo, porque estaban aplaudiendo a quienes me estaban cuidando pero estaba conectado con el suero y no podía aplaudir así que terminé golpeando el vidrio con el tenedor, como para poder ser parte de ese momento. Cuando escuché que había muerto la quinta persona por COVID, dije: “Me tengo que preservar” y dejé de informarme. Ahora, volví a ver los noticieros y me está cayendo la ficha del lugar en el que estuve. Después, empezás a revalorizar todo tu entorno. Me puse a dibujar y a diseñar, incluso hablé con gente del gobierno de espacios públicos para ver de qué manera podía poner una escultura que hablara de esta experiencia que, además, no es personal sino mundial.

Noticias: En 2017 le había dicho a NOTICIAS que le gustaría tomarse un largo tiempo para no hacer nada o para hacer solo lo que tuviera ganas. Y de repente pasa esto donde todo queda en suspenso…

Toledo: Viste que hay un refrán que dice ojo con lo que pides… pero yo me tomé ese año sabático. El año pasado sentía que mi cuerpo, mi ser y mi persona necesitaba parar, tomarse un tiempo para organizar cómo iba a ser mi carrera. Viajé mucho y me reconecté con lugares míos que estaban con algún cortocircuito. Estuve siete meses lejos de la Argentina, manejando a la distancia mi trabajo, no es que bajé la cortina. Ese es otro gran sueño que a veces tengo (se ríe).

Noticias: ¿De decir basta?

Toledo: Sí, hace unos años fui a una masterclass de un fotógrafo que me encanta y dijo que venía de una época en la que era el más buscado, hacía a las figuras más famosas, ponía el precio que quería y le decían que sí, y un día se dio cuenta de que no podía seguir con eso y se alquiló una casa en Tailandia dos años y después volvió a reconectar con su trabajo pero de otra manera. A veces tengo esa fantasía.

A los 20 años vendía en un puesto compartido en Caminito. Pasó un periodista, se impresionó con sus mates y portarretratos, les sacó fotos, salió en una nota en el diario La Nación y lo llamaron del gobierno para hacer regalos institucionales. Un año después, una foto recorrió el mundo: Toledo le entregaba una obra suya al príncipe Carlos en representación de Argentina. “Siempre supe que iba a llegar lejos con lo que emprendía. Además, atrás había mucho trabajo, esfuerzo y preparación. Pero de un pedazo de terciopelo en Caminito, a una muestra en Ucrania, en Shanghái, las joyas para el musical Evita en Broadway, estar con Michael Douglas, Valentino o el Papa… Cuando te ves ahí decís: “¡Guau, qué camino he recorrido!”.

Marcelo Toledo

Noticias: ¿Qué le pasa cuando se relaciona con gente tan reconocida?

Toledo: Entendí rápidamente el juego y nunca me lo creí. Tengo mucha facilidad para entrar de smoking, hacer mi trabajo y volver a mi casa y estar en jogging tomando mate. Eso me dio salud mental. Siempre me acuerdo de Pinti en “Salsa Criolla” diciendo que la gente que vive en los medios, abre la heladera y cuando ve la luz sonríe porque cree que es un flash (risas). Nunca me lo creí y creo que eso hizo que me buscaran con más ansias. Porque hay gente que realmente está en un lugar de privilegio, como Robert de Niro, Máxima, los papas, presidentes… Bush, Clinton, Obama, Trump, para todos los presidentes argentinos, pero cuando te ponés en el lugar de soy un trabajador, un artista que trabaja, aprenden a respetarte y a valorarte de otra manera. Nunca intenté venderme como celebrity.

Noticias: En el mundo del arte el ego es muy fuerte.

Toledo: Sí, pero los artistas tenemos que tener un ego grande y una sensibilidad especial porque es lo que hace que podamos absorber lo del exterior, procesarlo y plasmarlo.

Noticias: Leí que una de sus frases de cabecera es una de Nelson Mandela. “Soy el amo de mi destino”. ¡Cuánto quedó en cuestión ahora!

Toledo: Todo quedó en cuestión, las religiones, las creencias, las formas de mirar el mundo, el futuro, el presente, incluso hasta el pasado. Este es un momento para dejar de lado el individualismo, la salvación solo va a venir de manera colectiva.

 

 

Fotos: gentileza Marcelo Toledo

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario