Martes 27 de septiembre, 2022

PERSONAJES | 05-02-2022 12:08

Milo Lockett: “El arte es un derecho universal”

El reconocido artista visual perdió todo en la pandemia y tuvo que readaptarse. Sistema y la rebeldía.

En agosto del 2020, Milo Lockett estaba embroncado. La pandemia lo venía destruyendo económicamente, seguía pagando alquileres y sueldos pero no podía trabajar. Veía que se le estaba escurriendo de las manos lo conseguido en veinte años. Con esa paleta de colores interna, oscura y opaca, una nochecita se subió a su moto para ir a comprar una gaseosa a unas pocas cuadras de su casa. La iluminación era mala, él creyó ver un auto que se le venía encima y se tiró a la cuneta. Terminó en el piso, todo roto. Tenía diez dientes menos, el labio destrozado, once costillas fisuradas y dos quebradas, magullones en los brazos, la espalda raspada, pero las manos intactas. El auto no estaba, nunca había existido. Y él se empezó a reír. “Me cambió el humor y la cabeza, porque me di cuenta de que siempre se puede estar peor. Lo entendí en ese momento”, recuerda. 

A lo Ave Fénix, el tipo que se hizo artista casi de casualidad en 2001, tras quebrar como empresario textil; en vez de enojarse o desesperarse, cambió el chip y cumplió el reposo con calma y paciencia. “Si uno no maneja las emociones, no puede manejar nada. Justamente en las crisis, lo que más tenés que manejar es lo emocional. Y estábamos en una crisis muy fuerte. El primer año de la pandemia, perdimos todo. Tuve que cerrar el local de Palermo y decidí venir a este en Tigre, a la vuelta de mi casa. Hace unos meses apareció mucho trabajo y ahora no damos abasto, pero porque de ser diez personas en el equipo, somos cuatro, cinco con mi esposa, que se sumó”, relata. Dice que este es un país inviable, que todo es difícil y obstaculizado; pero que decide quedarse y apostar a que algún día cambie. “Hay mucho problema con la logística. Entonces la persona que te compró un cuadrito y está en Santiago del Estero, quiere que le llegue antes de Navidad, no en enero, pero acá no funciona nada. Y yo vivo la misma ansiedad de quien está esperando”. 

Noticias: Califica a la Argentina de inviable. ¿Cuál es la fórmula para poder vivir del arte en este país durante 20 años?

Milo Lockett: Los años anteriores eran más predecibles. El rubro del arte fue cambiando. Fijate que hace 8 años, el 5% del negocio nuestro era a pedido, hoy lo es el 85 o 90%. 

Noticias: ¿Pero eso es algo que le pasa a usted o un cambio dentro del rubro?

Lockett: Es un cambio que sufrí yo, en los últimos dos años, fue creciendo esto de que la gente se anime a pedirte que le hagas a la familia y que esté el perro y el gato. 

Noticias: Le reformulo la pregunta, ¿cuál fue su receta para lograr esa cercanía y derribar la barrera del artista en su atelier? 

Lockett: Hasta el 2008/2009, yo pensaba que lo que te legitimaba dentro del arte eran tus premios. Y cuando gané el Premio Nacional de Pintura Rosa Galisteo, en Santa Fe, me cambió la cabeza porque al otro día no pasaba nada, ser el número uno no generaba ningún cambio. En el 2011, volví a ganar un premio nacional, el de Luján, y me pasó lo mismo y dije: “no me presento más a un premio porque no necesito eso”. Entendí que era todo lo mismo porque no había dónde llegar. 

Noticias: Dándole pruebas a ese sistema como un muy buen alumno. 

Lockett: Claro, los premios son un buen mimo y reconocimiento, hay artistas que necesitan de eso porque su ego lo requiere, pero...

Noticias: ¿Qué requiere el suyo? Porque también tiene ego, ¿no?

Lockett: No me deja de sorprender que me reconozcan, voy al supermercado o a tomar un café y me reconocen, y no soy un jugador de fútbol, no soy un actor lindo, no soy un tipo fachero, más bien parezco un gnomo irlandés, y me fascina cuando la gente se acerca y me dice si se puede sacar una foto. Igual no vivo para eso. 

Noticias: Después de la crisis económica, ¿cómo está ahora comparándose con hace tres años?

Lockett: Siento que estoy muy vigente, muy enérgico, muy vivo. 

Noticias: Fue el niño mimado del sistema del arte y hace años es el preferido de las marcas. ¿Qué le pasaría si no lo eligen más o si no lo eligen tanto?

Lockett: No tengo complejo con eso porque soy una persona que busca, vengo de muy abajo. A mis hijos les digo que para tomar Coca Cola, uno tiene que estar preparado para tomar agua. Porque hoy tenés y mañana podés no tener, me parece que el sistema es así. Yo estoy preparado, soy una persona que funciona en la crisis y en la comodidad. En la comodidad no me gusta tanto porque la comodidad no genera creatividad.

Noticias: Hablaba del peligro de que las emociones lo manejen. ¿El personaje también puede hacerlo?

Lockett: Sí, he tenido picos de exposición, en los que, obviamente, despisté. Pero por eso soy una persona normal, sino sería anormal y viviría en el personaje. Yo soy Milo Lockett, un tipo de carne y hueso, que la gente lo reconoce, pero no dejo que eso crezca más de lo que tiene que crecer, porque si no te supera. 

Noticias: ¿Cuán dentro del sistema está hoy?

Lockett: Siempre quiero estar afuera del sistema y el sistema me mete adentro, me agarra de la remera y me mete adentro (ríe). Me quiero salir todos los días, estoy siempre como en el borde, me gusta mucho la periferia, más que el centro. Pero me parece que la normalidad es que todos paguemos impuestos, respetemos las normas, que cada uno haga su trabajo desde el lugar que le toca. 

Noticias: Que haya “marcos para encuadrar la obra”.

Lockett: Claro, porque si no todo es anarquía y no conozco ningún país que viva en anarquía permanente y le haya ido bien, por algo existen los sistemas. 

Noticias: ¿Qué es el arte?

Lockett: Te voy a contestar con una respuesta de Picasso: “Si supiera, no te lo diría” (se ríe). Me parece que con el arte uno se tiene que animar porque es un derecho universal. 

Noticias: ¿Ese es un caballito de batalla suyo: democratizar la experiencia artística?

Lockett: Sí, y es lo que está pasando en el lenguaje universal. Podemos tener diferencias geográficas y problemas de logística pero el arte es mucho más democrático que hace 10 años.

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios