Saturday 18 de May, 2024

PERSONAJES | 02-02-2023 11:16

Mónica Romero: “Soy muy buscavidas y emprendedora”

Recorre el mundo en bicicleta y desde su blog ayuda a todas aquellas personas que quieran adoptar ese estilo de vida.

“En mi primera salida pedaleé 36 km con absoluta facilidad y en tres horas. Hice mis cálculos y me dije, si en un día puedo pedalear 60 km, en diez días puedo hacer 600 y en un mes 1800 y en tantos días…. ¡Guau!” Esta aritmética optimista es la que Mónica “Monona” Romero (@minina.viajera en Instagram) puso en práctica y se marchó. Tenía 54 años, un marido, cuatro hijos, tres nietos y una sed tremenda de dar la vuelta al mundo en bicicleta. Vivir aventuras, conocer otras culturas y verlas con ojos curiosos pero de mirada neutral, sin preconceptos, fue un sueño que tuvo de chica, estimulada por su padre que la llevaba a pescar y cazar en su Bahía Blanca natal. Su primera gran travesía fue al Medio Oriente; más tarde haría el Camino de Santiago de Compostela y pronto un periplo que comenzó en Budapest y terminó en Roma. Pero necesitaba un desafío mayor: Irán, India y Nepal serían sus destinos. Pedaleó desde Bikaner hasta Katmandú, 3800 km en 128 días. Su cumpleaños número 60 lo celebró en el norte de Brasil. “Pero nunca estoy sola. Estoy conmigo. La mente nunca para. Presto mucha atención a los pensamientos recurrentes, a las personas que aparecen en ellos y por qué. Viajar para conocer y convivir con otras culturas nos da la oportunidad de mirarnos en el espejo de otros, tan distintos y tan iguales a nosotros”, dice Mónica.

Noticias: Además de su marido, sus hijos y nietos ¿Sus padres y hermanos viven? ¿Qué opinión tienen sobre su modus vivendi?

Mónica Romero: Mis padres ya no viven. Mi madre fue el gran obstáculo para que yo realizara mis sueños, hasta que tuve 50 años, y ya no me importó más la opinión de los demás. Me importa la de mi esposo y mis hijos, la familia que hice yo y me apoyan. Porque mi marido fue el primero en viajar por mucho tiempo a causa de las campañas antárticas donde se desempeña como aviador naval. Mis hijos son muy independientes, así los eduqué. Inconscientemente ya los estaba preparando para lo que vendría. 

Noticias: Dijo en diferentes medios: “Desde el momento que estoy más de treinta días del otro lado del mundo, comienzo a ver que mi cultura no está muy acertada en muchos aspectos”. ¿A cuáles se refiere?

Romero: Con respecto al empoderamiento femenino, caí en la cuenta de que no somos tan liberadas como creemos. Cargamos sobre nuestros hombros el mandato de ser sexis, pasar por quirófanos para modificar lo que es natural, ser delgadas, no envejecer y sufrir para competir entre nosotras. Creemos que somos libres, pero estamos condicionadas por una programación. Ni más ni menos que en Oriente. Y si somos muy desobedientes, nos matan. Tenemos una altísima tasa de femicidios en Latinoamérica.

Noticias: Cómo manejar los miedos es una de las herramientas que comparte en su blog. ¿Qué miedos?

Romero: El miedo de atrevernos a soñar, el miedo a romper el paradigma de lo que la sociedad patriarcal espera de nosotras. Luego todos los prejuicios sociales y culturales con respecto a la seguridad, a la violencia machista del otro lado del mundo, que no es mayor que en la de nuestro propio continente.

Noticias: ¿Dónde se aloja cuando viaja?

Romero: En templos, en ashrams de yoga y meditación; hago voluntariados en misiones y hostels. Hago amigos, tengo familias que me han adoptado en varios países. 

Noticias: ¿Cómo resuelve su alimentación?

Romero: Cuando me alojo con familias como todo lo que me sirven.  Fueron muy pocas las veces que rechacé algo. Como mucha comida callejera, me encanta probar todo. Muchas veces me toca acampar y cocinar. En mi blog tengo un capítulo sobre mi comida durante las travesías en bicicleta.

Noticias: Ha comentado que su equipaje cabe en cuatro o cinco alforjas. ¿Qué lleva en tan poco espacio?

Romero: Dos mudas de ropa de recambio, abrigo y equipo de lluvia. Elementos de higiene, toalla. Enseres de cocina y vajilla, mini. Alimentos para toda una jornada o dos. Carpa, bolsa de dormir y aislante para acampar en algún patio, en el peor de los casos.

Noticias: ¿Llama periódicamente a su familia?

Romero: Estamos on line permanentemente. Tenemos un grupo de Whatsapp donde todo el tiempo subimos fotos. También les hago llamados cuando estoy en algún lugar especial. Desde el Taj Mahal llamé a mis afectos.

Noticias: ¿Cómo es su vida cuando no está de viaje? 

Romero: Cuando no estoy de viaje paso mucho tiempo soñando, programando y trabajando para el próximo. Me gusta atender mi casa, hacer yoga, meditar, limpiar como aprendí en monasterios budistas y templos hinduistas. Hacerlo conscientemente, cantando mantras…descubrí que es una tarea placentera. 

Noticias: Antes de viajar usted trabajaba. ¿Y actualmente?

Romero: Era decoradora de interiores y organizaba eventos. Ahora hago algunos trabajos informales. Cuido mascotas, vendo cosas que ya no uso. Vuelvo de cada viaje muy minimalista, me desprendo de lo superfluo. Soy muy buscavidas y emprendedora. 

Noticias: ¿Sus ausencias son largas?

Romero: Ausencia me parece un término muy melodramático y muy relativo, que implica la muerte o la desaparición. Yo estoy on line todo el tiempo y viajo solo con el pasaje de ida, lo que significa que ante cualquier emergencia me tomo un avión y regreso. Somos independientes y desapegados, término que en nuestra familia es lo contrario a desamorados. Con mi esposo aprendimos desde el comienzo a tener una relación con tiempos y distancias distintas a las de un matrimonio común. 

Noticias: ¿Cuál es su próximo viaje y cómo está organizándolo?

Romero: Mi próximo viaje es un cuaderno lleno de capítulos abiertos, un abanico de posibilidades esperando que el Universo abra alguna puerta. Tengo allí unas hojas dedicadas a países sudamericanos, algo en el sudeste asiático, Portugal, Marruecos y algo más de África. También hay una incursión en la navegación a vela y una promesa de viajar en bici por Europa con mi nieta mayor.

Noticias: ¿Si no viviera en la Argentina, en qué otro país lo haría?

Romero: Sueño con vivir en un país tropical, donde todo el año pueda andar en bikini al sol y hacer interminables caminatas por la playa, como en mi último viaje en el nordeste brasileño. No me gusta el invierno y la gran mayoría de mis viajes fueron al verano del hemisferio norte. En un lugar así, sueño con terminar mis días, tener algún puestito en la playa que me permita una entrada de dinero y vivir allí mismo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Sissi Ciosescu

Sissi Ciosescu

Periodista.

Comentarios