PERSONAJES | 22-01-2023 01:22

Zoe Hochbaum: "El feminismo fue casi como una conversión religiosa"

Es actriz, escritora y referente de su generación. Acaba de terminar “Cabo Polonio”, una película que escribió y protagonizó.

Zoe Hochbaum viene de rodar “Cabo Polonio”, una película que escribió con Gustavo Gersberg y que ella protagoniza, junto a Sofía Gala y Carmen Maura, dirigida por Nicolás Gil Lavedra. Dice como al pasar que su peinado está descontrolado por la humedad de Buenos Aires, que años atrás se sometía a la planchita y al alisado, hasta que entendió que hay que dejarlo ser. Y dejarse ser. Los rulos abiertos se convierten en un tirabuzón para entrar a cuestiones profundas: mandatos, deconstrucciones, la “revolución de las hijas” y sus pendientes. 

Noticias: ¿Todavía hay muchos mandatos para las de su generación?

Zoe Hochbaum: Sí, muchos. Tengo amigas que siguen luchando a full con el pelo y a veces no se meten al mar por el pelo y les digo: “Chicas, no, nos están ganando”. Hay un montón de cosas que hemos logrado soltar y entender, y el nivel de conciencia que manejamos hoy y cómo nos vinculamos no se compara con cómo lo hacíamos cuando teníamos 16 años, no solo por la edad, sino por el contexto. Hoy una piba de 16 años tiene mucha más conciencia que la que yo tenía a mis 16. Sin embargo, a veces voy a fiestas que no son del ambiente en el que me muevo y veo una dinámica que no entiendo y que sigue sucediendo. Porque uno piensa que todo está mucho mejor, que el feminismo logró todo, pero me corro de mi burbuja y veo eso que creía que ya no existía, como la competencia entre mujeres o los varones al acecho, como que estamos en este momento bisagra.

Dice que la sociedad exige todo el tiempo los blancos y los negros, las etiquetas, y que lo que más le angustia y preocupa de esa pretensión de respuesta única es que en realidad nos estamos perdiendo de los grises. “Parece un cliché, pero en esto de “sé vos”, en realidad lo que estamos diciendo es “sé vos con todo ese camino que implica ir del blanco al negro y del negro al blanco”. Y bancate las contradicciones, y un día vas a tener los rulos divinos y otro, no”.

Noticias: ¿Cuándo se empezó a bancar esos procesos internos?

Hochbaum: Siempre me pasó que no solo yo me percibía como una niña súper confiada, segura y mandada, sino que mi afuera también me veía así. Pero hubo un momento muy bisagra que fue en 2015 con el primer movimiento fuerte en Argentina del Ni una Menos. El feminismo fue casi como una conversión religiosa. Ahí me di cuenta de que toda esa confianza era para el afuera, que yo internamente no la tenía, porque seguía sometiéndome y sufriendo por un montón de cosas, como no animarme a ponerme una bikini en frente de los amigos de mi hermano o a mojarme el pelo para que no esté feo, un montón de cosas que uno dice que son superficiales, lo son para el afuera; pero para el adentro hay toda una capa de inseguridades y mandatos sociales y de cómo tenemos que estar las mujeres que lo mamamos de chiquitas. En ese momento creo que se destapó algo y empecé a trabajar mucho en conjunto con mis amigas. Lo más valioso fue armar una red de contención de amigas mujeres, esa unión hizo que yo me fortalezca mucho por dentro.

Noticias: El crecimiento implica delinear una identidad propia más allá de la familia de origen, ¿le costó o lo hizo de un tirón?

Hochbaum: No me costó porque por suerte tengo un contexto familiar hermoso y unos padres que siempre me apoyaron en mi camino, y siguen haciéndolo porque me gusta pensar que mi carrera es un camino de búsqueda, que es dinámica. Entonces, tuve un colchón de decir “puedo equivocarme y nadie me va a castigar”. Al contrario, me acuerdo de mi viejo que si me sacaba una mala nota en la primaria, me regalaba un chocolate, por el esfuerzo. 

Noticias: ¿Es muy autoexigente?.

Hochbaum: Olvidate, la pelea es conmigo misma, porque yo viví siempre una vida como muy de adulta. En mi cabeza estaba todo resuelto, desde los 7 años, quiero ser actriz, como algo de tener todo resuelto. Muy estructurada, vegana obsesiva, como de obsesionarme mucho.

Noticias: Ahí hay etiquetas: feminista, vegana, determinada… también construyen identidad.

Hochbaum: Exacto y salís al mundo y te das cuenta de que sos re vulnerable y decís: “¡Ay, qué miedo el gris, qué miedo vacilar!”, entonces tengo que mostrarme al mundo como que yo sé todo, casi como un caparazón: “Yo soy esto, yo hago esto, yo puedo con esto”. Y la verdad que desde principios de 2022, estoy es un proceso en el que me doy cuenta de que es mucho más interesante decir “no sé”. Mi profesor de teatro, Marcelo Savignone, fue el primer docente al que le hice una pregunta y me dijo: “¿Sabés que no sé?”. Y me pareció tan valioso. Imaginate, me lo tuvo que decir una autoridad para que yo diga: “¡Ah, claro, todos podemos no saber!”. A mí me llama mucho más eso, los grises.

Noticias: Hizo experiencias educativas en otros países, ¿formarse fue otra obsesión?

Hochbaum: Muchísimo, es tener las herramientas. Y entender que no en todos los países es igual.

Noticias: A su faceta estructurada, ¿cómo le juega eso?

Hochbaum: Me afloja y hace que entre al juego de verdad. Savignone siempre dice que hay que jugar en serio. Jugar es creértela, habitar, confiar, entender que hay mil modos de hacer las cosas, la expectativa versus la realidad no es única, hay tantas expectativas y tantas realidades como personas en el mundo. 

Noticias: ¿Cuáles son hoy sus expectativas?

Hochbaum: La verdad es que es lindo que hayamos arrancado con esto de los pelos, de ser vos, de aceptarse, porque como que estoy re en ese proceso de ser lo más fiel a una versión mía posible, entendiendo que eso puede cambiar de acuerdo a los entornos y a los trabajos, en ese proceso de entender que hay cosas que me van a tocar el corazón y cosas que no, pero están igual de bien. En el guión de la película, había diálogos en donde el personaje de Sofía Gala le decía al mío: “Sé vos”. Hay momentos en los que a uno le da miedo ser uno mismo, por las heridas propias pero siento que estoy en un momento en el que haga lo que haga, me guste más o menos el proyecto, quiero hacerlo desde Zoe, sin pretender algo más que lo que soy.

Noticias: Parece que se puso en un lugar muy exigido de ser referente generacional, una vocera, eso es pesado.

Hochbaum: ¡Sí, mal! Sobre todo me fue pasando con las columnas que escribo para Infobae. Para mí es tanta responsabilidad tener esa voz que siempre en mis columnas, más allá de mi opinión, me gusta traer las otras voces, usemos este espacio para hacernos escuchar. Pero sí, uno siempre intenta ser la mejor versión de uno pero en realidad para mí el aprendizaje es por qué la mejor, es la que puedo con lo que tengo y también lo que quiero, qué versión quiero yo. ¿Tengo que dar siempre el 100 por ciento de mí? No, ni en mi casa, ni con una pareja, ni con mis amigos, ni con el trabajo. Es como el ejercicio: si todos los días entrenás el mismo grupo muscular, te lesiones. 

Noticias: Es la guionista de la película, ¿escribiendo bajan cosas al texto que toman relieve después? 

Hochbaum: Cien por cien, es lo que hablaba con el otro guionista, yo le decía: “Amigo, hay algo que empieza a pasar cuando lo estábamos actuando”. Porque actuar, cuando lo hacés desde el corazón, es vivir, es sentir, es habitar, es transitar, entonces cuando eso está pasando y los personajes cobran vida por fuera de tus ideas, la tridimensionalidad es tal que el papel casi que se esfuma. Y eso es re fuerte para un guionista pero, a la vez, es lo mejor que te puede pasar. 

Noticias: ¿Qué quería transmitir con “Cabo Polonio”?

Hochbaum: La película es un viaje, se desata una verdad y con esa verdad se desata una pregunta y con esa pregunta, la búsqueda de una respuesta. Fue muy loco porque en el rodaje me iba dando cuenta de por qué había escrito determinadas cosas. En algún punto, la película es una búsqueda de la identidad y hay algo de esa búsqueda de la identidad que todo el tiempo pensamos que está lejos, que está fuera, que es como inalcanzable y en realidad está en las cosas más cercanas, en tu perro, en tu planta, en tu piel, como que hay algo de la identidad que no es solo la llegada, es todo, es lo que sos ahora, es lo que fuiste transitando, lo que querés ser y lo que ya no querés ser. 

Noticias: ¿Qué quiere ser?

Hochbaum: Yo quiero ser yo, por sobre todas las cosas. y quiero que ese yo sea dinámico, me gusta lo multifacético, lo interdisciplinario. Mi búsqueda como persona y como profesional, que en algún punto es la misma, es la verdad. Yo como actriz quiero contar la verdad. Y como persona, lo mismo. Y como escritora, lo mismo. Y preguntarnos es un excelente motor de vida, no pensar que todo es como nos dijeron, cuestionarnos las cosas. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios