Domingo 25 de septiembre, 2022

PERSONAJES | 06-02-2022 11:20

Nieves Zuberbühler: "Las mujeres de mi familia son bastante 'Susanitas', pero siempre respetaron mucho mi trabajo"

Periodista, productora y corresponsal, rompió los esquemas en una familia tradicional y se fue a Nueva York a estudiar y cumplir sueños.

La elegancia no es algo que se compra, sino que se tiene. Nieves Zuberbühler es sencilla, desde la forma en la que se viste, más acostumbrada al jean y zapatillas que a los tacos y la alta costura, hasta en la forma en la que habla apasionadamente de su trabajo. Pero a pesar de su sencillez, su elegancia es algo que lleva en la sangre. Hija de Ignacio Zuberbühler y Marina Blaquier, nieta de Malena Nelson Hunter de Blaquier, una de las familias más tradicionales dentro de la alta sociedad. Pero ella nunca descansó en su apellido, sino que su curiosidad y voracidad de conocimiento la llevaron a graduarse de periodista consiguiendo la Medalla de Oro al Mejor Promedio en la Universidad Austral. En 2011, se mudó a Nueva York para hacer un Máster en la Universidad de Nueva York.

Nieves trabaja como reportera y productora televisiva y gracias a su trabajo en 60 Minutes se llevó dos premios Emmys. Desde la gran manzana Nieves se animó a ponerse delante de las cámaras para reportar para TN cómo la ciudad era castigada por el Covid-19. Otro momento de alta exposición mediática fue en 2015 por su matrimonio con el magnate colombiano Julio Mario Santo Domingo III, relación que terminó en 2017. Ahora está de visita en Argentina junto a su pareja desde hace tres años, James Wyman, un empresario sudafricano.

Noticias: ¿Por qué quiso ser periodista?

Nieves Zuberbühler: Mi pasión por el periodismo empezó a raíz de mi curiosidad. Cuando terminé el colegio no sabía si estudiar filosofía, biología, medicina, teatro, abogacía, ciencias políticas o periodismo, todo me generaba ganas de aprender. Finalmente, me decidí por el periodismo y hoy en día cada reportaje que hago me obliga a zambullirme de lleno en esas y muchas otras temáticas. Hoy sé que dentro del periodismo las áreas que más me interesan son la investigación y la política internacional.

Noticias: ¿Qué es lo que más le gusta de la profesión?

Zuberbühler: El contacto con la gente y escuchar a las personas, comunicar diversos temas y ayudar a comprender problemas complejos, el trabajo en equipo, el aprendizaje constante… ¡todo!

Noticias: ¿Cuál fue la nota más difícil?

Zuberbühler: Una nota que hicimos para 60 Minutes sobre la muerte de Alberto Nisman. La historia en sí se encuentra atravesada por la grieta de la política argentina. Yo quería realizar una nota neutral, y por eso me detenía constantemente en cada detalle que pudiera manifestar parcialidad. En muchos momentos al resto de mi equipo le pareció exagerada mi posición. Gané algunas batallas y perdí otras, como en el caso del título del segmento, que fue elegido por el productor ejecutivo. La nota se tituló “¿Quién mató al fiscal?”, nunca hubiera elegido ese título, que da por sentado más de lo necesario.

Noticias: ¿Cómo influyó profesionalmente el trabajo como corresponsal contando la pandemia?

Zuberbühler: Muchísimo. Siempre me había visto a mí misma como una productora, nunca delante de la cámara. Ser corresponsal de TN me obligó a soltarme en la pantalla. Fue un año movido en USA: la pandemia, las protestas de Black Lives Matter, la elección presidencial, las vacunas... 

Noticias: ¿Por qué se instaló en Nueva York?

Zuberbühler: Me mudé para hacer un Máster en Ciencias Políticas y Periodismo en NYU. El programa duraba dos años así que viajé con la idea de volverme a Argentina después de mi graduación, pero uno nunca sabe… Durante el máster hice dos pasantías, una en el Council on Foreign Relations y otra en 60 Minutes. Cuando terminé la pasantía me contrataron. Hoy me cuesta imaginarme viviendo en otro lugar. Es una ciudad en la que hay dejarlo todo en la cancha, uno compite permanentemente contra lo mejor de lo mejor, y eso me parece un desafío hermoso tanto en el plano profesional como personal. Es una ciudad muy meritocrática, donde la primera pregunta que alguien te hace cuando te conoce es “¿a qué te dedicas?”, no de quién sos hijo, nieto o sobrino. Podría escribir páginas enteras sobre las características de Nueva York que me cautivan, pero otra que me gustaría resaltar es su multiculturalismo, es una ciudad repleta de gente de las más diversas nacionalidades, religiones y razas.

Noticias: ¿Le gustaría explorar otras pasiones?

Zuberbühler: Sí, me encantaría y de hecho lo estoy haciendo. Este año incursioné en el mundo cripto. Primero empecé como advisor externa y ahora lidero al equipo de comunicación de una cripto estable llamada Reserve. Siempre estoy abierta a explorar nuevos universos. La tecnología blockchain me atrapó por completo y estoy convencida de que es el futuro. Lo que más me fascina en el caso de Reserve es su componente humanitario como herramienta para aumentar la inclusión financiera y ayudar a personas a lidiar con la inflación.

Noticias: ¿Qué dice su familia de su presente laboral?

Zuberbühler: (ríe) En mi familia, especialmente las mujeres, son bastante “Susanitas”. Mi mamá está metiendo presión, hace mucho que quiere que tenga hijos. Respetan mi trabajo, me conocen, siempre fui estudiosa. 

Noticias: ¿Alguna vez le pesó su apellido?

Zuberbühler: Una de las cosas que más me gusta de Nueva York es eso, que el apellido no importa. El apellido de una persona no me dice nada.

Noticias: ¿Cómo es su presente sentimental?

Zuberbühler: Estoy en pareja con James hace casi tres años, estamos súper contentos, es mi persona en el mundo. Está acá conmigo en Argentina, está fascinado con el país, vino en 2010 como mochilero, pero estoy muy contenta de que hayamos podido viajar juntos por el país, pude mostrarle la belleza de mi país, me dio mucho orgullo.

Noticias: Tienen una vida lejos de los lujos, ¿cómo son sus viajes?

Zuberbühler: El año pasado viajamos bastante por Estados Unidos. Somos super aventureros, nos encanta hacer caminatas, explorar. En Argentina, en el Chaltel hicimos una caminata de más de 22 kilómetros. Todo lo que es el contacto con la naturaleza y la aventura los dos lo disfrutamos mucho.

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariana Haramburu

Mariana Haramburu

Periodista.

Comentarios