Sunday 26 de May, 2024

PERSONAJES | 23-02-2023 08:27

Santiago Korovsky: “todos tenemos maldad, nadie es impoluto"

Actor, guionista y director, rompe estereotipos en su nueva serie, “División Palermo”.

Una buena y una mala. La buena es que quizás “División Palermo”, ya disponible en Netflix, es la mejor serie de comedia del año. La mala, recién estamos en febrero.

Santiago Korovsky, su creador, guionista, director y protagonista fue Sombrilla en “Casi feliz”, ayudante de la fiscalía en “El Reino”, Spider en “Porno y helado”. ¿Qué tiene Korovsky? Un exquisito sentido de la comedia absurda y la habilidad para llevarla hasta límites insospechados.

Capitaneando un elenco con actores fundamentales como Pilar Gamboa, Daniel Hendler, Marcelo Subiotto, Martín Garabal, Charo López y Carlos Belloso, pero lleno de nuevos nombres como Hernán Cuevas, Valeria Licciardi y Renato Condori Sangalli, enfrenta un desafío poco común, hacer comedia con temas riesgosos como la discapacidad y las minorías.

Cómo romper estereotipos, animarse a contar otras historias, cantar una canción de Chiquititas que sepamos todos y trabajar con la hermana en este mano a mano con NOTICIAS.

Noticias: Además de actor usted es Licenciado en Ciencias de la Comunicación de la UBA. ¿Ejerció alguna vez como periodista?

Santiago Korovsky: Sí Fui periodista de la TV Pública durante un año en un programa que se llamaba “Tomate la tarde”, ahí también estaba Martín Garabal, él fue quien me llevó…y yo después me vengué haciéndolo actuar en “División Palermo” (se ríe). Como tesis para la carrera elegí dirigir un documental sobre dos internas del neuropsiquiátrico Moyano y cómo el teatro las ayudó a proyectarse y a pensar en una externación con todas las dificultades que eso conlleva, se llama “Salir a escena”. Una de esas internas es Nilda Sindaco, que hace de Betty en “División Palermo”, quedé vinculado a ella, es una actriz espectacular, le escribí el papel especialmente para que pudiera participar y la rompe.

Noticias: ¿Cómo lograron amalgamar actores de mucho oficio como Pilar Gamboa y Daniel Hendler con varias caras nuevas y nombres que provienen del circuito alternativo?

Korovsky: La mano de Iair Said, que estuvo a cargo del gran casting y que también actúa, fue fundamental. Tuvimos un proceso largo de búsqueda porque la intención era que la mayoría de las minorías y de los personajes con discapacidad fueran representados por alguien que lo vive desde adentro. Y fue difícil porque los actores con discapacidad o pertenecientes a minorías en general no tienen muchas oportunidades y eso genera que no tengan tanta experiencia en la profesión. El tema de la interpretación previo al rodaje lo trabajamos con Nora Moseinco que es mi profe de teatro. Además, fue fundamental encontrar la persona adecuada para cada rol porque son personajes que van más allá de su condición u origen. Son personajes en toda su complejidad, no queríamos utilizar el tema para que se perpetuaran determinados roles que suelen asignárseles a las personas trans o a los actores de talla baja, por ejemplo. 

Noticias: “División Palermo” utiliza la comedia para mostrar la infantilización y el didactismo que hay en la sociedad con respecto a las personas con discapacidad. También se metieron con un tema del que se habla muy poco, la sexualidad. ¿Fue difícil superar ese tabú?

Korovsky: Es verdad que en general se tiende a infantilizar, a negar la sexualidad y a generar esa idea de “Son seres de luz, ejemplos de vida”, y eso en un punto los niega como personas, como sujetos con contradicciones y picardía. El sexo con personas con discapacidad es algo que no aparece tanto en las ficciones. Una de nuestras guionistas fue Lucrecia Gómez, que es discapacitada, hicimos muchas reuniones y me contó un montón de sus experiencias para delinear el personaje de Sofía (Pilar Gamboa). Nos mandaba videítos de posiciones sexuales para que pudiéramos entender cómo representar bien esa situación y sus dificultades. También coacheó a Pilar en cómo usar la silla de ruedas, estuvo varios meses trabajando con nosotros. Nos asesoró en los momentos más picantes y por supuesto, ¡era la que escribía los chistes más sarpados! (se ríe)

Noticias: La discapacidad está rodeada de muchas frases tipo escuela de vida y la serie explora otros ángulos como el enojo, la picardía, la maldad y la ironía. ¿Tuvieron dudas de animarse a eso?

Korovsky: Es que todos tenemos maldad, nadie es impoluto, nadie es un santo. Lucrecia siempre iba más allá en ese sentido, muchas veces venían productores que con toda la sensatez del mundo dudaban y preguntaban: “¿Este chiste está bien?”, pero se los mostrábamos a otras personas que están en sillas de ruedas y decían “¡Por fin! ¿Qué es esto de pensar que la gente con discapacidad no discriminan a otros de su misma condición?” Todos tenemos prejuicios, contradicciones y momentos donde no obramos de la mejor manera. Poder salir de ese lugar era importante para complejizar las relaciones y acercarnos a una realidad bastante desconocida, idealizada.

Noticias: Una de las cosas más idealizadas es el hecho de trabajar con amigos. En “División Palermo” se da eso, incluso Pilar y su pareja Ignacio Sánchez Mestre también comparten la serie. Pero su caso es particular, porque se puede laburar con un amigo, con la novia… ¿pero cómo es trabajar con la hermana?

Korovsky: ¿Con mi hermana? Esa es buena (nos reímos) Trabajar con ella es algo espectacular y también es complejo porque, ¿cómo dirigís a tu hermana? A mí me re cuesta eso, por suerte tenía al codirector Diego Núñez al que le pedía ayuda para no neurotizar más a Daniela. Trabajar con amigos como Martín Garabal también fue espectacular, participó en el guión y actuó genial. Y tiene sus complicaciones, porque con un amigo tenés discusiones, peleas, pero te ubican cuando lo necesitás. 

Noticias: En la serie hay momentos muy importantes donde suenan distintas canciones de los 90 como “Me haces tanto bien” que canta justamente con Garabal . O esa otra escena que parece sacada de “Fuego contra fuego”, pero la banda de sonido es “Tengo el corazón con agujeritos”, de Chiquititas. ¿Cómo se les ocurrió eso?

Korovsky: ¡Porque las canciones de afuera eran muy caras ! (risas) La primera opción para cantar con Martín era “Careless whisper”, pero no había presupuesto para eso y a veces los límites son buenos porque te llevan a pensar en cosas más cercanas y a canciones noventosas de nuestra infancia o nuestra juventud que quizás en algún momento fueron calificadas como cursis o grasas y que son las que realmente todos sabemos y recordamos. Al humor le sienta bien poder viajar a los 80, a los 90 y volver a canciones que quizás no son tan cancheras como hubiésemos imaginado en su momento pero tienen otra cercanía. 

Noticias: Formó parte de “Casi feliz”, “Porno y helado” y ahora “División Palermo”. A diferencia del Nuevo Cine Argentino que es un fenómeno en su ocaso, ¿podemos hablar de la Nueva Comedia Argentina?

Korovsky: Sabés que no sé qué decirte. Porque por un lado siento que hay toda una tradición de humor argentino, más cercano como Cualca o Cha Cha Cha y un poco más lejos como Tato Bores. Con la llegada al mundo de las series empieza a tener un lugar más cinematográfico y surge la posibilidad de cruzarlo con otros géneros como en este caso el policial. Y me parece que ahí empiezan a pasar otras cosas buenas que salen de las etiquetas.

Noticias: No sé si esto es comedia o tragedia. Leí por ahí que vivía en un monoambiente y por eso aceptaba regarle las plantas y cuidarle el departamento a Martín Piroyansky cuando se iba de viaje, ¿logró mudarse?

Korovsky: La noticia es que gracias a esta serie después de 10 años… ¡salí del monoambiente! (aplausos). Pude ampliarme un poquito, pero… escuchá el detalle: Me mudé debajo de Piro. Él vive en el 11A y yo me mudé al 10 A. De tanto cuidarle las plantas me enteré que la señora de abajo quería vender, así que ahora somos vecinos. Cada tanto le toco el timbre y le consulto si se entiende algún chiste.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios