Saturday 18 de May, 2024

PERSONAJES | 20-02-2023 08:36

Damián Betular: “Todavía me sorprende la popularidad”

El reconocido pastelero y jurado favorito de realities de cocina, recuerda su llegada a Buenos Aires y los desafíos de los medios.

“Ayer fui a comprar unas curitas y tardé una hora a pesar de que la distancia entre el auto y la farmacia era de 10 metros. A veces se puede poner un poco más difícil, pero para mí es un placer”. La primera pregunta de NOTICIAS a Damián Betular fue sobre su fama. No hizo falta que terminara la respuesta porque apenas se encendió el grabador y dijo las primeras dos oraciones se acercó un matrimonio con tres hijos adolescentes y le pidieron una foto. Él se levantó, hizo chistes, posó y volvió a la entrevista. 

Noticias: De esto justamente hablábamos. 

Damián Betular: A veces no lo puedo creer. Pero lo disfruto mucho. 

Noticias: Y esto fue la televisión, ¿cierto? Antes era un pastelero muy conocido, pero en un circuito chico. 

Betular: Sí. Esta es la popularidad inimaginable que te da la televisión. Y digo inimaginable porque hasta el día de hoy me sorprende. Tengo la posibilidad de viajar a las provincias y en pueblitos recónditos me conocen porque miraban MasterChef. Y la gente me abre la puerta de su casa y me demuestra una enorme cercanía que me resulta difícil de comprender. Pero ellos sí me conocen… por la tele. 

La última vez que Betular probó que su fama se extiende por todo el país fue cuando grabó “La ruta del vino de San Juan”, el programa con el que estrenó pantalla en el 2023 y que emite un nuevo episodio cada sábado a la medianoche por Telefe. Con ese proyecto recorrió valles para conocer los vinos de altura y la gastronomía local. 

Después de una década como chef ejecutivo del Palacio Duhau - Park Hyatt Buenos Aires, a principios del 2022 dejó su trabajo para abrir su propia pastelería en el barrio de Villa Devoto, Betular Patisserie. Sin embargo, a pesar de su trayectoria 5 estrellas, insiste en que es posible encontrar productos de excelencia en cualquier sitio. 

Betular: Creo que la adaptabilidad es lo más importante. Ser un pastelero en la capital del país es un poco más fácil que en otro lugar. Pero en San Juan estuve con un montón de pasteleras en cada localidad que visité y me encontré con un trabajo increíble. Para mí eso es doble mérito porque, además de cocinar, también  tienen que ocuparse de, por ejemplo, conseguir que llegue determinado proveedor y que les lleve determinada materia prima. 

Noticias: ¿Cómo se llega a ser un pastelero 5 estrellas?

Betular: El nivel alto me lo dio la hotelería. Pero en mi carrera no fue todo así. Tuve que arreglármelas con una batidora rota que había que trabar con una cuchara de madera. Pero eso no me quitaba las ganas. La calidad estaba en que yo le ponía toda la pasión, en respetar la materia prima y en que las tartas, por ejemplo, salieran cuando tenían que salir. Por ahí es más cómodo tener todo, pero pasar por distintos lugares te hace crecer un montón y te da poder de resolución, algo que es muy necesario y no muchas veces está. 

Betular nació en Dolores, provincia de Buenos Aires. Cursó la secundaria en una escuela técnica y se ríe cuando dice que tiene un título en “Técnico electromecánico”. “Nada que ver, ¿no?”, bromea. Su decisión de dedicarse a la gastronomía apareció cuando era muy chico. Admiraba a Osvaldo Gross y las primeras recetas que ensayó eran las que su mamá anotaba en un cuaderno. Cuando estaba en quinto año, se sentó frente a sus padres y les dijo que se quería ir a estudiar a Buenos Aires: “En mi colegio había hasta sexto y todos mis amigos se recibían un año antes porque no iban a otros. Yo me quería ir con ellos así que les propuse rendir todas las últimas materias libres y así lo hice”, cuenta. 

Sus padres lo acompañaron. Buscaron un departamento en Capital Federal y a los 17 años se mudó. “Ahora veo a los hijos de mis amigos que tienen la edad que yo tenía en ese momento y no lo puedo creer. También ahora entiendo a mi mamá en un montón de cosas porque durante años yo trabajé de noche. Me tomaba el 34 en Figueroa Alcorta, volvía a la madrugada y ella se preocupaba. Recuerdo ese tiempo con un poco de nostalgia y creo que fue el camino acertado”, agrega. 

Noticias: ¿Qué se imaginaba cuando era estudiante de Gastronomía?

Betular: Trabajar en un hotel 5 estrellas. Mi meta era esa y también viajar. Esta profesión te quita mucho de tu vida familiar porque no estás presente ni el 24, ni el 31 ni los fines de semana. En la hotelería trabajás para el otro. Por eso cuando todo se empezó a cumplir fue maravilloso. 

“La tele es un regalo hermoso, pero no sé cuánto tiempo va a durar”, subraya. Cuando Betular cuenta cómo llegó a estar en la pantalla responde que “por amigos en común” y pone de ejemplo a Humberto Tortonese, a quien define como su gran confidente. “Él es muy amigo de Marley y así se fueron haciendo los contactos”, recuerda. 

La primera vez que lo llamaron fue para hacer un casting. Tuvo que presentarse para hacer un simulacro de Bake Off. “Con el tiempo me di cuenta que ahí había gente importante de Telefe. Hicimos un simulacro del reality y las productoras hacían de participantes. Se largaban a llorar, gritaban. Hacían todo lo peor que podía pasar en el programa y yo estaba re nervioso. Por suerte, esas cosas nunca pasaron en el programa”, se ríe. 

En la conversación Betular vuelve una y otra vez sobre el significado que tuvo en su carrera mediática MasterChef Celebrity. No solo fue una explosión de popularidad a otro nivel, sino que también sucedió en medio de la pandemia. 

Betular: Habíamos cerrado el hotel, tuvimos que despedir a más de 300 empleados. Fue muy duro. Después volví a trabajar ahí, pero todavía estaba todo cerrado. Un día sonó el teléfono con la propuesta. Llamé a Germán (Martitegui) y también hablé con Donato (De Santis) y Christophe (Krywonis). Así empezó esta locura que terminó en grabar tres temporadas, una revancha y un “Manos arriba” para Paramount. Ahora se prepara todo para la edición del 2023, pero todavía no conocemos muchos detalles. 

Noticias: ¿Le costó el lenguaje de la televisión?

Betular: Al principio un montón. Soy súper relajado, pero tener tantas cámaras en frente, tener que estudiar una rutina y hablar con participantes que por ahí te salen con cualquier cosa era difícil. Además estaba al lado de grandes figuras. Pero estábamos encerrados y hubo un momento en el que me empecé a olvidar que estábamos grabando. En definitiva, éramos un grupo que solo íbamos de nuestras casas al estudio así que significaba mucho estar ahí. Ahí comencé a disfrutar. Nos llevábamos muy bien y eso se notaba. Puede ser una tontera, porque es un programa de tele, pero se generó algo muy fuerte y creo que eso es algo que se da en una cocina. 

Betular está agradecido de las oportunidades que le presentó la vida, pero dice que tiene muy en claro que nunca va a dejar su profesión. Quiere que su pastelería se convierta en una escuela: “Hay mucho talento en Argentina y no todos pueden viajar a ver una vidriera de pastelería en París. Quiero que la puedan ver acá y que la gente se pueda formar acá. Cuando el argentino trabaja de lo que le gusta, brilla”, cierra. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios