Thursday 18 de April, 2024

PERSONAJES | 10-09-2023 08:46

Sebastián De Caro: “Siento odio por la tecnología”

Director de cine, guionista, escritor y actor, presenta su nuevo libro y analiza los perjuicios de la conectividad y la actualidad de la ficción.

Sebastián De Caro es ese tipo de artistas difíciles de etiquetar, no sólo por la multiplicidad de sus actividades, sino también porque llega con la misma efectividad a públicos de los más diversos, que jamás habitarían un mismo espacio. Muchos los recordarán por su indeleble paso por “Montaña Rusa”, otros por ser el director de la película de Netflix “Matrimillas” y los más desinteresados en su trayectoria, por haber sido panelista de “Gran Hermano”, trabajo del que asegura estar “orgulloso”, tanto como cuando conduce de lunes a viernes de 11 a 14 horas, su programa “Un mundo feliz” por Radio Si. A modo de profecía autocumplida se define “muy grasa para los snobs y muy elitista para lo popular” y es que quien coprotagonizara junto a Gastón Pauls, la tira hoy de culto “Todos contra Juan”, allá por el lejano 2008, con el mismo lenguaje sofisticado e intelectual que analiza por qué fulano utilizó la nominación espontánea, discute de cine en un podcast con Axel Kuschevatzky o edita un libro de poemas bajo el título “Un tiro en un huevo”. El punto de partida de la entrevista con NOTICIAS fue el lanzamiento de su nuevo libro “La mentira más hermosa”, donde retoma personajes del pasado para hacer una crítica voraz a la tecnología y sus consecuencias.  

Noticias: En su nuevo libro de ficción “La mentira más hermosa”, puede verse la relación de amor odio que tiene con la tecnología. 

Sebastián De Caro: De amor nada, solo odio. Siento odio por la tecnología. Yo entiendo que hay un montón de beneficios que tienen que ver con la conectividad, pero veo que los perjuicios están siendo mayores. A nivel de trastornos psicológicos, angustias y ansiedades que se desprenden de la hiperconectividad. Resalto lo peligroso de la idea de nosotros desdoblados. Quiénes parecemos ser, qué imagen idealizada construimos de nosotros mismos y quiénes realmente somos. Si eso ya era traumático en la vida analógica, la noción de cómo me ven y cómo me quiero ver y quién soy, la conectividad de hoy lo potenció por mil. Creo que no nos estamos dándonos cuenta hacia dónde va esta locura.

Noticias: El protagonista de su libro Remo Ingrao sufre de eso que está hablando.

De Caro: Creo que lo estamos sufriendo todos. Y no es el vínculo que tenemos nosotros con el teléfono como aparato, porque uno también trabaja con el celular, pero ataca directamente los vínculos personales, los reales. Más allá de que con el tiempo comenzarán los problemas de articulaciones, posturales, vista, etcétera. Lo prioritario es entender cuánto afecta a los vínculos reales que estemos mirando todo el tiempo para afuera y ver qué dicen de nosotros personas que no sabemos quiénes son, por sobre los que tenemos enfrente y hacen a nuestra vida diaria.

Noticias: ¿Cuánto hay de usted en el personaje de Remo Ingrao?

De Caro: En todos los personajes hay algo mío. Un autor nunca es solo un personaje. Es el héroe, es el villano, es el secundario. Es inevitable volcar algo del pasado de uno en cada uno de los seres que construyen la historia. 

Noticias: ¿Publicar libros es su cable a tierra, entre la radio y el cine?

De Caro: Depende de la necesidad y mi interés. Hay libros que me son pedidos, como el que escribí de “La máquina de chicle y neón” que es sobre el cine de los 80, propuesto por el director de la colección que fue Leonardo D´Espósito; y otros porque me salen naturalmente. Tampoco tengo la presión de vender como un escritor best seller. 

Noticias: Para todo el mundo llegar a ser director de cine invalida lo demás. Sin embargo, usted dirigió para Netflix y sigue haciendo sus trabajos habituales. 

De Caro: Mi primera película fue “Rockabilly”, escrita y dirigida por mí en el año 2000 y hecha en doce días. “Matrimillas” fueron cuatro semanas sólo de filmación y todo a disposición, nivel Hollywood. Es un poco desconcertante todo, entonces no quiero profundizar en ello porque tal vez me paralizaría y no sabría cómo continuar. Cuánto de mi programa de radio tiene que ver con mis libros y mis libros con “Matrimillas”, no lo sé, pero sí sé que fui con la misma alegría y pasión a dirigir a Lopilato y Minujín que como voy a la radio todos los días. Entonces no veo por qué dejar de hacer las cosas que hago desde siempre, si ellas me llevaron a lo que siempre soñé.

Noticias: ¿Dirigir una película de una productora multinacional es lograr la cima?

De Caro: Mi sueño sería ganarme un Oscar. No lo niego. Pero cuál es una cima. Una cima puede ser ir al médico si tengo que ir y no quiero. Subirme a un avión si tengo fobia o llamar a un amigo y tomar ese café que nos debemos. Comer saludable es una cima. No quiero negar los sueños, claro que festejé que para unos productores yo era la persona indicada para dirigir a Lopilato y a Minujín en su película. Pero cuando terminó, dirigí mi mirada a mi pareja, a mis amigos, a mi familia y volví a la cotidianidad. Y festejo también volver a esa cotidianidad sino me volvería loco, egocéntrico y peligroso. 

Noticias: Hablando de ficción, se volvió a subrayar la falta de series en la televisión argentina.

De Caro: No estoy de acuerdo. En Argentina hay bastante ficción, pero lo que hay es una reformulación de por dónde se pasa esa ficción. Tal vez la televisión ya no es ese lugar seguro, pero sí las plataformas. Netflix, Amazon y Star Plus están haciendo mucha ficción argentina. Hay muchos documentales y cada vez hay más docuseries de personajes históricos. Lo que sucede es que la conectividad hace que la forma de consumo sea distinta. La ficción ya no tiene el horario de los canales abiertos y el prime time quedó en desuso. Ahora se ve lo que se quiere cuando se quiere.

Noticias: ¿Qué es la radio para usted?

De Caro: Para mí la radio es un espacio de comunicación directa con otra persona. Hace ya 20 años que hago radio y es un lugar al que vengo contento, con ganas. 

Noticias: Toca muchas áreas del arte, incluso lo opuesto como el fútbol. Para entender su cabeza, ¿qué muerte sufrió más, la de Maradona o la de Agnès Varda?

De Caro: Las muertes de quienes fueron generosos con sus tareas son las que más duelen. De los que dejan un legado valioso, los que fueron representativos de algún tiempo puntual. 

Noticias: ¿Se arrepiente de algún trabajo en particular?

De Caro: No me arrepiento de ningún trabajo que hice. Y cuando el resultado no fue el esperado, siempre hubo algo valioso que quedó, una persona o una anécdota que haya estado buena vivirla.

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariano Casas Di Nardo

Mariano Casas Di Nardo

Comentarios