Saturday 25 de May, 2024

PERSONAJES | 03-09-2023 09:18

Juan Diego Botto: “No abunda el cine social en España”

El actor argentino-español estrenó este año su ópera prima en la dirección de “En los márgenes”. Doble faceta y la historia de su padre desaparecido.

El estreno de la película “En los márgenes” permite la estupenda ocasión de dialogar con Juan Diego Botto, quien desempeña una doble función en su condición de intérprete y director, en este título nominado a cinco Premios Goya y que constituye su ópera prima como realizador cinematográfico.

Junto a su pareja, la periodista Olga Rodríguez, Botto también se ocupó del guión de “En los márgenes”, protagonizada por Penélope Cruz y Luis Tosar, una historia de trabajadores marginados del sistema , a partir del relato de la cruel política de desalojos en España.

Nacido en Buenos Aires, un 29 de agosto de 1975, a los dos años debió partir junto con su familia rumbo a España, que se transformó en su país adoptivo, luego de la desaparición y asesinato de su padre Diego Fernando Botto en el oscuro período de la dictadura militar.

Juan Diego Botto dialoga con NOTICIAS desde Bogotá, donde estuvo presentando su espectáculo teatral “Una noche sin luna”, obra de su autoría en la que homenajea a Federico Garcìa Lorca.

Noticias: ¿Qué lo motivó de esa historia que cuenta “En los márgenes” para transformarla en su primer largometraje?

Juan Diego Botto: El arranque de esta película fue relativamente azaroso, yo estaba haciendo una obra de teatro que se llamaba “Un trozo invisible de este mundo”, Penélope Cruz vino a ver la función y a la salida me dijo que quería que escribiera algo para que hiciésemos juntos. Me sugirió que fuera una historia de celos, eso no me salió, pero surgió esta imagen de una pareja que discutìa por celos la noche anterior a ser echada de su casa. La discusión celosa entre ellos no me interesó mucho, pero el tema del desalojo sí y mi compañera Olga Rodríguez, que es periodista, estaba cubriendo mucho esa cuestión. Ahí empezamos un periplo largo investigando, una vez que conocí esa realidad y a las personas que estaban viviendo situaciones así me sentí impelido a contar su historia.

Noticias: ¿Y cómo fue ejercitar esa doble faceta de director e intérprete?

Botto: Como la idea original que se fue transformando había surgido de Penélope Cruz, en un principio su personaje iba a ser más grande, luego mientras desarrollas el guión la escritura va adquiriendo su propia lógica y te va empujando. El único personaje que podía hacer era uno más pequeño y prefería que fuera así porque dirigir y actuar a la vez, sobre todo en mi primera película, me parecía algo excesivamente ambicioso pero se dio de una forma muy natural.

Noticias: Leí unas declaraciones suyas donde decía que el cine español es muy diverso, pero mira poco a la pobreza. ¿Es porque creen que el tema no es muy convocante ni taquillero?

Botto: Creo que son diversos factores, en el cine español tenemos de todo y también cine social, pero obviamente no es lo mayoritario. Tiene que ver indudablemente con que es muy difìcil levantar un proyecto cinematográfico, conseguir la financiación, con lo cual la gente a priori busca historias que puedan entusiasmar a un productor, a una cadena de televisión a una plataforma de streaming y se piensa que el cine social no es lo más atractivo para la taquilla.También hay que tener en cuenta que las academias de cine son particularmente caras en España, con lo cual la gente que puede acceder es de clase media o clase media alta y normalmente cuentan historias que les son más cercanas, no hay mucho cineasta de clase trabajadora. 

Noticias: En su momento un crítico dijo que “En los márgenes” era un claro ejemplo de cuando cine y militancia van de la mano. ¿Lo considera así?

Botto: Creo que es una película y dialoga más con un trabajo documental o periodístico que con una acción militante, aunque lo vivo como un elogio si se refiere a que tiene un posicionamiento claro y definido. Evidentemente hay una intención y un punto de vista, pero esa postura tiene que ver con lo que Olga Rodríguez, coguionista de la película, y yo observamos de la propia realidad. Creo que pasa algo, hay otro cine militante donde uno no percibe la militancia. Un cine que contribuye a mantener ciertas miradas, cierto status quo, un cine activista que nunca es percibido como tal. Lo curioso es que solo las películas, las obras de teatro o las novelas que apuestan a una crítica de lo establecido, son las que se consideran militantes. 

Noticias: Se dedica mucho al teatro y uno de los papeles que ha hecho es Hamlet, un hombre que busca justicia por el asesinato de su padre. Supongo que tiene que haber significado mucho para usted.

Botto: Sin duda, cuando encaré ese proyecto que fue muy ambicioso de mi parte porque dirigí y actué en el espectáculo, evidentemente lo que estaba de fondo era la búsqueda de justicia de ese joven por el asesinato de su padre. Esta percepción de la impunidad que va estando presente a lo largo de toda la obra y sus desesperada necesidad de justicia, es algo que tuvo mucho peso a la hora de encarar la puesta. Fue muy bonito y gratificante, pero creo que también aprendí que nunca más iba a dirigir y actuar en teatro. Es más fácil hacerlo en cine.

Noticias: ¿Llegó a ver “Argentina, 1985”? Por su historia de vida, ¿qué sintió con la película?

Botto: Sí, llegué a verla y a disfrutarla porque es excelente. Hay un momento que a mí me conmovió particularmente. Hay una escena donde están eligiendo a los jóvenes que van ayudar en la Fiscalía y este hombre entrevista a su propio hijo. Pues ese hijo de Carlos Somigliana, a quien llaman Maco, fue la persona que muchos años después de lo que cuenta la película, terminó trabajando en Antropólogos Forenses por los derechos Humanos y fue quien me dijo que mi papá había estado en la Escuela de Mecánica de la Armada. Cuando vi la película y reconocí que ese personaje es Maco me emocionó porque ese hombre para mí tiene una importancia singular en nuestras vidas. Fue quien nos dijo que existían dos testigos que habían visto en la ESMA a mi papá, pudo incluso verificar los meses, con lo cual abrió una puerta importantísima para nuestra familia. Incluso mi mamá pudo testificar en la causa ESMA 2 y eso fue fundamental en nuestra vida, realmente tantos años después uno no esperaba encontrar justicia y que los responsables del secuestro, tortura y desaparición de mi padre pudieran sentarse en el banquillo e los acusados y nosotros presenciar un juicio con todas las garantías legales y una condena efectiva

Noticias: Acá lo descubrimos por Adolfo Aristarain a partir de “Martín (Hache)” con el que después repitieron experiencia en “Roma”. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Botto: Posiblemente las películas que hice con Adolfo sean las dos experiencias más gratificantes de mi vida. Creo que “Martín (Hache)” es de las películas más bonitas que yo haya hecho nunca, es de esas que tienes la sensación de que perdurarán en el tiempo, lo mismo me pasa con “Roma”. Adolfo tiene la capacidad de poner todo su corazón en las historias.

por Leonardo Martinelli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios