Saturday 22 de June, 2024

PERSONAJES | 20-08-2023 08:24

Roxana Punta Álvarez: “La decoración no es un arte menor”

Interiorista consagrada por más de cinco décadas, fue una de las pioneras en incorporar el arte y la escenografía en la decoración.

Inefable y  vibrante, con ese característico y desenfadado mechón cobrizo sobre su melena rubia, la figura chiquita y juvenil de Roxana Punta Álvarez, se desplaza en movimiento continuo con esa energía vitalísima y osadía que son su sello de fábrica. Hace apenas unos días, engalanada en un vestido diseñado especialmente para ella por Min Agostini y con la inmensidad de la voz de su amiga Mercedes Sosa entonando ese himno que se llama “Gracias a la vida”, bajó las escaleras de su casa en modo celebración por sus ocho décadas de una vida tan intensa como apasionada llena de colores, efectos multiplicados y proyectos tan diversos como prolíficos. ”Hay tres cosas en esta vida que quiero mucho: mi marido, la música y mi profesión. Lo más importante de la vida son los afectos y los amigos”, aseguró la cumpleañera. Un largo camino recorrido, no sólo como diseñadora de interiores, con una extensa trayectoria, sino también como escenógrafa, formada en el Teatro Colón, curadora de arte y especialista en coleccionar cursos y viajes a los lugares más recónditos del planeta. 

“Todos esos pequeños estudios, la moda, el cine, la música, la escenografía ,los guiños hacia diferentes disciplinas en un momento dado se juntan y se potencian, todo te ayuda en el momento de la creación”, dictamina con ese afán de seguir aprendiendo. Sin miedo a encarar obras titánicas o a usar toda la paleta de colores, asegura que la clave de su energía continua y de su reconocido éxito está en encarar todo lo que hace con el corazón: “El diseño sin poner algo de uno mismo, sin poner el corazón, es tan impersonal como una pared blanca y vacía”, dice.

Noticias: Roxana...un nombre exótico para la época

Roxana Punta Álvarez: ¡Y para una mendocina, ni te digo! Nací un 21 de julio con una nevada infernal e histórica. Tanto que casi me ponen María de las Nieves. Pero mi padre siempre me quiso poner Roxana por Cyrano de Bergerac porque amaba a Rostand y hablaba muy bien francés, así que a pesar de la duda climatológica siguió sus deseos. La familia de mi padre era una de las primeras de Mendoza. Del 1700. Teníamos casa en Mendoza Capital, otra en San Rafael y el campo. Soy la menor de tres hermanos. Mi padre era escribano y trabajaba en el campo de la familia de mi madre, así que me dejaron pupila en un colegio de monjas de San Rafael y después en otro de Mendoza.

Noticias: ¿Cómo se llevaba con el pupilaje?

Punta Álvarez: Fue terrible. Las primeras monjas eran Carmelitas Descalzas ni te hablaban. Pero cuando terminé la secundaria, Ana, mi madre me dijo que me tenía que ir a Buenos Aires a estudiar. Mi padre murió cuando yo tenía 10 años y ella tenía una cabeza insuperable. Pero yo no me quería ir porque no quería dejar a mis amigos. Pero yo quería hacer Licenciatura en Arte y en la Universidad de Cuyo no había.

Noticias: ¿Por qué arte?

Punta Álvarez: Toda la vida me gustó el arte. No pintaba ni nada, pero leía mucho y me gustaba. Mi casa era una casa culta y muy estética. Mi mamá era famosa por cómo se vestía y por su gusto para la casa. Mi padre también era elegantísimo, y muy culto. En casa siempre se escuchó música clásica, se leía, se veía pintura. Desde chica a mí me fascinaba la decoración sin saber qué era. Recuerdo siempre que tenía cuatro años, y no podía permitir que en la mesa no hubiese flores. Pero la primera experiencia en la Gran Ciudad no fue la mejor. Volvió a Mendoza, pero no por mucho. “Me di cuenta que era muy chato para mi y me volví a Buenos Aires para siempre. Entré a la Universidad y trabajé en la Fundación FIAT haciendo estudios económicos internacionales y estadísticas. ¡Qué lejos del arte! A los 22 me ofrecieron un cargo en la Embajada de Bruselas. Dejé la carrera y me quedé cuatro años en Europa”.

Noticias: ¿Cómo se metió en la decoración?

Punta Álvarez:  A los 29, de vuelta en el país, me caso con mi primer marido y él me dice que no quiere que trabaje. Pongo mi casa, un campo y una quinta: a todo el mundo les gusta. Entonces hice cursos, me fui a Parson´s School of Design, me formé.

Noticias: ¿La decoración le resultaba algo menor frente al arte?

Punta Álvarez: No, porque creo que el ojo del artista está en las dos y que ambas se pueden fusionar en un combo maravilloso. Yo siempre sostuve que lo importante no es decorar, sino crear un concepto

Noticias: ¿Qué quiere decir?

Punta Álvarez: ¡Pensá que mi primera clienta me contrató para pegarle un alfombrado! No era lo que yo pensaba. Pero después hice una decoración que salió en una revista y me llamaron para invitarme a FOA. Yo recién empezaba. No quería decorar porque sí, sino tener un concepto. En la decoración el espacio tiene que contar algo, sino es solo acomodar muebles. Lo primero que hice en Casa FOA fue introducir el arte a través del uso de conceptos, que van más allá de lo efímero de la moda. Se me ocurrió hacerle un homenaje a Freud y recreé su atmósfera. Mi primera vez en FOA y fui la que más prensa tuvo. Ahí ves que en la decoración no sólo se une el arte, sino la historia, la escenografía, etc., y por eso no es un arte menor. 

Noticias: ¿Un sueño cumplido?

Punta Álvarez: Hacer un departamento en Manhattan para una amiga muy querida. Fue un gran desafío porque había que juntar dos departamentos y en Nueva York hacer una obra es muy difícil, pero quedó espectacular.

Noticias: Otro sueño fue traer a Kenzo a la Argentina.

Punta Álvarez: Toda la vida su ropa y sus colores me fascinaron. Lily Gaubin, una decoradora que tenía la representación de grandes géneros franceses, me cuenta que Kenzo había sacado una línea para la casa. Llegaron los géneros y yo justo tenía que hacer la Casa D&D y ahí hago un cuarto de hombre solo, de estilo oriental. Lily le muestra las fotos a la gente de Kenzo, que cuando las ve las pone en su oficina. Me piden permiso para hacer el catálogo internacional con una de ellas. Un día charlando con Lily, comentábamos que no había una Maison de Kenzo y dijimos: ”¿Y si lo hacemos nosotras?” Al mes estábamos en París, y al poco tiempo inaugurábamos la primera Maison de Kenzo del mundo, en Buenos Aires.

Noticias: ¿Qué le marca cómo va a decorar un lugar?

Punta Álvarez: El espacio, la luz, es como si viera una escenografía. Me pasa algo increíble cuando entro a un lugar: hago una recorrida, hablo unos minutos y perfilo al  cliente, y ya sé lo que voy a hacer. Es como una cosa de videncia que tengo. A ese pantallazo a veces le cambio algo que es por la personalidad del cliente. Para mí, el disparador de un trabajo siempre es el cliente, por eso una obra nunca va a ser igual a otra. Hay interioristas que tienen un estilo concreto. Yo no. No hago una casa igual a la otra, porque cada una es el reflejo del alma de quien la habita. Siempre les digo a los clientes que no hago moda sino lo que siento de ellos, lo que ellos proyectan en mí. Veo una tendencia acá en Argentina a hacer todas casas más bien iguales. Se elige poner lo que usan todos, no lo que uno quiere.   

Noticias: ¿Qué objeto nunca usaría en una decoración?

Punta Álvarez: No hay objetos feos si lo sabes poner. Hay cosas que pueden no gustarme pero si al dueño le encanta le buscas las vuelta. Los colores me gustan todos. Solo el naranja medio apagado no me gusta, pero los demás me van en cualquier decoración. Soy mucho del “more is more”. Pero en mi casa y para mí, porque yo soy así. Como soy canceriana, soy tremendamente afectiva y mi casa está llena de  recuerdos. 

Noticias: Usted es conocida por anticiparse a las modas ¿siempre es bueno ser un adelantado?

Punta Álvarez: A veces sí, a veces te tratan de loca, y cuando todos lo tienen ni se acuerdan que vos fuiste la primera. 

Noticias: Deme algún consejo para alguien que quiera decorar su casa.

Punta Álvarez: Antes que nada la iluminación, porque te cambia todo. Ver por dónde va la luz. Y después la piel de las paredes. Siempre está bueno aggiornar lo antiguo con diseño contemporáneo porque sino uno vive en el pasado.

Noticias: Usted va a la Feria de Milán, a Nueva York, ¿qué se viene en interiorismo?

Punta Álvarez: Todo lo que tiene que ver con la sustentabilidad. Géneros hechos con fibras naturales, materiales orgánicos y naturales: las maderas, las piedras, las fibras, todo lo que venga de la Tierra. Y mucha artesanía con diseño. El nuevo lujo es lo artesanal. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios