Sunday 23 de June, 2024

PERSONAJES | 04-01-2024 13:52

Tomás Rottemberg: “El teatro está dentro mío”

El productor y empresario teatral, entre lo heredado y su construcción propia. El récord de 2023, “Matilda” y la temporada marplatense.

Creció entre teatros, entre salas, entre butacas. Se crió con el vaivén de telones que se abrían y se cerraban, con los aplausos de fondo y la adrenalina de que cada noche se jugara un pleno. “Es una relación muy particular la que yo tengo con el teatro porque me atraviesa de toda la vida, está dentro mío, no solo de mi ADN, el teatro me atraviesa en forma personal muy, muy fuerte”, define Tomás Rottemberg, el hijo de Carlos Rottemberg y Linda Peretz. En un fin de año por demás particular, está presentando la temporada marplatense y se le iluminan los ojos. “Mar del Plata fueron mis veranos de niño, las salas eran mi lugar de juego. Tengo un afecto muy grande por esta ciudad, que trasciende lo laboral”, recuerda. 

Noticias: Larga una nueva temporada en Mar del Plata, en un verano con muchas incertidumbres, ¿cuáles son las expectativas?

Tomás Rottemberg: Va a hacer cuarenta y pico de temporadas que mi padre se presenta en Mar del Plata en forma ininterrumpida. Entonces imaginate que la coyuntura del país… no quiero decir que estemos acostumbrados, pero hemos pasado hasta la pandemia. Mientras podamos, vamos a seguir para adelante.

Noticias: Incluso pondrán en cartel obras dramáticas, como “La última sesión de Freud”. 

Rottemberg: Siempre tratamos de ofrecer la mayor variedad posible y seguir apostando a la ciudad, porque nosotros cerramos las salas durante el invierno y las abrimos durante el verano. No sabemos qué va a elegir el público así que intentamos hacer la tarea lo mejor posible. De ahí a acertar, hay un largo trecho. 

Noticias: Decía que el teatro lo atraviesa en forma personal. ¿En algún momento, se peleó con eso o se resistió?

Rottemberg: Resistirme no, pero cuando era chico no tenía idea de qué iba a ser de grande. Ahí le tiro flores a mis viejos en cuanto a que me han dejado elegir y me respetaron mucho. Ya después de la secundaria, empecé a vislumbrar que iba para el lado teatral. Nunca me imaginé trabajando en otro lado tampoco, eh, porque el teatro es parte de mi vida.

Todo indica que se tomó esa libertad de elección con respeto y responsabilidad, pero de la buena, digamos, no una responsabilidad que abruma y acartona, sino más bien algo similar a lo que se dice del mar (y bien vale la metáfora en una charla salpicada por el aire marino). Del mar se dice que no hay que tenerle miedo sino respeto. Hablando con Rottemberg, da la sensación de que se animó a la bravura profesional cuando sintió que tenía su propia tabla, como si hubiera decidido construir ese pedazo de superficie para patinar sobre las olas, en vez de sentarse sobre los logros heredados y decir: ¡abran paso!

Rottemberg: Me considero un laburante del teatro. El teatro no es un juego, es nuestro trabajo. Sin duda que me lo tomo con mucha responsabilidad y soy muy serio. Estudié Administración de Empresas pero después leí libros sobre administración en las artes, sobre administración teatral y me fui haciendo mi propia facultad volcada hacia lo teatral. Con Carlos (su padre) somos socios y adentro del teatro hacemos un buen binomio para poder tomar decisiones, para saber cuáles son los valores de la empresa. 

Noticias: ¿Cuál es la responsabilidad social que tiene el teatro?

Rottemberg: En Argentina, el teatro es parte de nuestra identidad y de nuestra cultura. Acompaña al público argentino desde hace muchos años, tenemos mucha historia. Me parece que eso hay que honrarlo y que está bueno que así sea, que es una actividad visible, donde no nos puede dar lo mismo lo que presentamos en una sala, y eso no quiere decir que la obra vaya a ser exitosa. Esta es una empresa de cuarenta y pico de años, que está conformada gracias a los tickets comprados por el público. Y todo fue reinvertido en teatro. Obviamente somos empresarios y es nuestra tarea hacer números y ver a dónde vamos, pero no creo que dé lo mismo hacer teatro que dedicarse a otra profesión. 

Noticias: Dice que es teatrista antes que empresario, ¿qué significa eso?

Rottemberg: Creo que todos los que hacemos teatro tenemos amor al teatro, es algo muy mágico que se genera. No creo que el teatro sea el mejor negocio del mundo para un empresario y sin embargo hacemos teatro y vamos para adelante y tenemos ganas de seguir apostando a esto. Entonces hay que tener una cabeza diferente, no solamente pensar en el número.

Noticias: No hay fórmulas de éxito, ¿qué le pasa ante los fracasos? ¿Tuvo que foguearse o lo entendió desde el principio?

Rottemberg: Lo entendí. No quiero decir que no duela a veces porque, por ejemplo, para la producción de un espectáculo obviamente se trabaja muchísimo, pero como en cualquier ámbito de la vida donde se apuesta algo y, de nuevo, no hablo económicamente, hablo de corazón y cabeza. Tampoco trato de buscar tanta excusa o tanta explicación cuando no funciona, porque me parece que es parte inherente de nuestro trabajo y justamente es parte de cualquier ámbito artístico y de cualquier ámbito laboral también. Un fracaso en algo no me quita el sueño

Noticias: ¿Y cómo se lleva con los grandes éxitos? Porque también pueden impactar fuerte.

Rottemberg: Obvio que todos vamos a buscar el éxito, porque es para lo que hacemos el espectáculo, pero tampoco me envalentono 

   “Matilda” es uno de esos grandes éxitos, tras semanas de dobles funciones agotadas en vacaciones de invierno, acaba de ser declarada de interés cultural por la legislatura porteña y, del 12 de enero al 13 de febrero, tendrá su despedida final sobre el escenario porteño. Los Rottemberg comenzaron a tejer esa idea en medio de la pandemia y de sus restricciones. La obra se enlaza con la historia familiar de una forma particular: Carlos y su esposa, Karina Pérez Moretto, vieron la obra en Londres, en 2013. Al salir, Karina dijo que si algún día tenía una hija, la llamaría Matilda. Por entonces Tomás no tenía hermanos. Luego vinieron Nicolás (7) y… Matilda (4). 

Noticias: ¿Qué significa para usted esa obra?

Rottemberg: “Matilda” significa mucho, se mezclan lo familiar, lo personal, el teatro, todo, una mezcla de cosas lindas. Además, es la primera vez que podemos participar de un espectáculo de esta envergadura, nos han invitado a participar entre otras productoras que saben hacerlo, no lo podríamos haber hecho nosotros solos seguramente. El espectáculo habla de cosas tan lindas y el nivel de producción, talento, diseño son espectaculares, el trabajo con niños ha sido espectacular. Es una alegría tremenda porque el público acompañó mucho y porque con "Matilda" se preparó el terreno para más musicales para el año que viene. El musical tiene una deuda con la cartelera porteña y vamos a apostar a más musicales con todas las expectativas, esperanza y entusiasmo.

Noticias: Tras la pandemia, ¿hubo un re enamoramiento del público con el teatro?

Rottemberg: Al principio no sabíamos muy bien cómo iba a impactar la salida de la pandemia y el público se recuperó mucho más rápido de lo que pensamos. Este año tuvimos récords históricos de asistencia de público a nivel nacional. El desafío es poder mantener ese caudal de público en 2024, con toda una coyuntura económica y contexto del país complicado.

Noticias: Con tanta tecnología y oferta de contenidos, ¿qué es lo irremplazable del teatro como para que haya sido un año récord? 

Rottemberg: Todos vivimos detrás de una pantalla muchas horas del día y creo que el teatro realza el valor de lo personal, de estar, de ver un hecho en vivo. También que se está viviendo algo que es irrepetible porque la función puede parecer igual, pero nunca es igual, y el público vive algo muy personal y cada función es para ellos. 

Noticias: ¿En qué se diferencia y se recorta de su padre?

Rottemberg: Hay una diferencia generacional obviamente natural y marcada que la tomamos como positiva y todas las cosas las vamos charlando, pero bueno, cada uno es diferente. Por ejemplo, desde hace mucho, Carlos no producía espectáculos, sino que coproducíamos estando con la sala de nuestro lado. Yo me mandé más a producir en los últimos años, es como una unidad de negocio nueva, en el sentido de que mi padre no producía hace tiempo. Lo cual tiene un montón de dolores de cabeza y también gratificaciones distintas. Entonces ahí ya hay una diferencia real, y la diferencia generacional me parece que va haciendo que el camino sea bastante similar en cuanto a los pilares, pero cada uno va encontrando su lugar. Hacemos un buen binomio y una buena sinergia laboral.

Noticias: ¿Es el sucesor? ¿Cómo le queda esa etiqueta?

Rottemberg: Es fea, es fea porque a mi viejo le quedan como 50 años de teatro todavía. Cuando llegue a 100, ahí lo retiramos (risas). 

Noticias: ¡Bien a lo Mirtha!

Rottemberg: Exacto, como Mirtha. Va a llegar a los 130 años y ahí le vamos a pedir que descanse un poquito (risas). Pero mientras tanto, no, no creas que mi viejo va a estar lejos del teatro nunca. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios