POLíTICA | 12-04-2023 10:24

Crisis y candidatura: el recalculando de Sergio Massa

Quedan dos meses para el cierre de listas y el líder del Frente Renovador aún no anunció qué hará.

Sergio Massa camina dentro de un laberinto con múltiples salidas. El ministro de Economía sigue estando entre las opciones que se barajan dentro del Frente de Todos para la fórmula presidencial de este año, pero el milagro prometido de contener la disparada de precios se estaría demorando más de lo previsto y eso podría frustrar su sueño. El número de la inflación de marzo, que se conocerá a mediados de abril, podría comenzar con un 7 adelante y dejar registrado una suba por cuarto mes consecutivo.

Según el INDEC, la actividad económica arrancó el año con un crecimiento del 2,9% interanual en enero y casi todos los sectores del EMAE (Estimador mensual de actividad económica) registraron subas interanuales en el inicio del 2023, pero los efectos de la sequía en el agro, el motor principal de inyección de dólares de la economía local, pronostican efectos devastadores (la producción para este año estaría en torno al 50% menos, en dólares, que el año pasado). 

En ese contexto, Massa navega en aguas turbulentas, entre la micro de la política local y un escenario inflacionario preocupante -la ministra Victoria Tolosa Paz aseguró que las cifras de la pobreza del segundo semestre del 2022, cercanas al 40%, son producto de la espiral inflacionaria que hace que "el crecimiento llegue a pocos bolsillos", un libreto repetido insistentemente en los últimos meses por el kirchnerismo duro- y un horizonte macroeconómico que inquieta cada vez más y que está atado a la creatividad del ministro.

Los rumores sobre Massa son incesantes, las noticias de las últimas semanas plagaron de zozobra a la dirigencia del Frente Renovador y, en general, a la cúpula del Frente de Todos, pero el funcionario todavía cuenta con una carta más: los estudios focales dan cuenta de que la sociedad reconoce su esfuerzo dentro de un gobierno que se caracteriza por su inactividad y las internas. Lo ratifican, incluso, en el equipo de campaña de Horacio Rodríguez Larreta, el candidato moderado de Juntos por el Cambio. 

En ese sentido, Cristina Kirchner todavía apuesta por la candidatura de Massa si se confirma su decisión de no ser candidata, a pesar de que hay todo tipo de versiones internas. Un sector de su entorno -muy cercano- resalta, por ejemplo, que todavía hay que esperar. El sábado pasado, por ejemplo, un sector del kirchnerismo volvió a pedir por su postulación en Chaco, un revival del primer capítulo del operativo clamor que tuvo lugar en Avellaneda. A propósito, dicen que después del discurso de Máximo Kirchner de ese acto, en el que le pidió mayor participación militante a Axel Kicillof y su gabinete, al gobernador tuvieron que frenarlo porque volaba de ira.

Futuro. En ese tsunami de internas, la candidatura de Massa todavía sigue vigente. Es más: trasciende que abril será clave y que hay esfuerzos para que se allane el camino para una sola fórmula dentro del Frente de Todos. Massa y Eduardo "Wado" de Pedro asoman en ese contexto como dos actores protagónicos. Otro nombre que se sumó por estos días es el de Pablo González, un santacruceño de pura cepa que hoy preside la petrolera estatal YPF. Durante la última semana de marzo, González viajó a El Calafate por pedido de Cristina para conversar sobre su futuro político.

Otro que se sumó a la carrera fue Daniel Scioli, que tuvo que volverse a Brasil cuando Massa desembarcó con su equipo en el ministerio de Economía. ¿Si Massa se presenta, Scioli se baja? Al tigrense no le cayó bien que Scioli se haya apurado a presentarse.  Si Massa avanza con su sueño presidencial debería abandonar el cargo y dejar en el Palacio de Hacienda a un delfín propio. Alberto Fernández debería tomarle juramento en ese caso a su cuarto ministro de Economía.

A los pocos días de asumir, Massa afirmó que su familia, en especial sus hijos, no querían que fuera candidato a Presidente. Y en enero de este año se refirió a quienes especulan con que su carrera hacia la Casa Rosada está atada a sus resultados en el ministerio de Economía. “No me suban a ninguna carrera”, se despachó, e incluso lo acusó al secretario de Industria, José Ignacio De Mendiguren, de haber alimentado esas versiones. “Perdón que te lo reproche, Vasquito”, le dijo. En paralelo, su esposa, Malena Galmarini, ya avisó que quiere ser candidata a intendenta de Tigre y está trabajando para eso. Será un año movido en la casa de los Massa.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios