Martes 5 de julio, 2022

POLíTICA | 02-06-2022 14:20

Daniel Santoro: “Esta criminalización del periodismo no se ha visto nunca”

El periodista presentó su libro “La batalla final de Cristina”. Predice el futuro de la vicepresidenta y asegura que la causa contra él fue “toda mentira”.

Daniel Santoro es periodista de investigación y escritor, de larga trayectoria en ambos rubros. Desde que se dio a conocer la causa judicial del falso abogado Marcelo D´Alessio, estuvo procesado por asociación ilícita y por presunto espionaje hasta octubre de 2021, hasta que la Cámara Federal confirmó su sobreseimiento. En julio pasado publicó su libro “La Batalla Final de Cristina”. Allí cuenta lo que para él es un “plan de impunidad” que lleva adelante la Vicepresidenta, removiendo jueces y fiscales, y tratando de cerrar los procesamientos que aún tiene abiertos. En esta entrevista, además, habla de política.

“Creo que la alianza del Frente de Todos se va a terminar quebrando para las elecciones o antes del año que viene”, confiesa Santoro a NOTICIAS. Además, asegura que todas las causas de ella terminaran en la Corte, y de ahí sus críticas a Horacio Rosatti.

Noticias: ¿Hubiera escrito “La Batalla final de Cristina” si no ocurría lo del “Operativo Puff”?
Daniel Santoro: No, no estaba mis planes escribir este libro. Yo tengo 40 años de periodismo, jamás tuve una causa penal por delitos como espionaje e intento de complicidad de una extorsión. Este libro lo escribí desde adentro de la causa, cuando estuve procesado. El kirchnerismo me abrió dos causas, en la causa D´Alessio la Cámara Federal de Mar del Plata anuló los procesamientos que me había dictado el Juez Alejo Ramos Padilla, miembro de Justicia Legítima. Lo primero que hice cuando lo enfrenté al Juez Ramos Padilla, fue mostrarle mis cuentas bancarias, la escritura de mi casa y de mi auto, y le dije: “Si yo soy cómplice de una extorsión, ¿dónde está la plata?”. Es el mismo juez que, en marzo del 2019, fue a la Comisión de Libertad de Expresión del Congreso de la mano de Leopoldo Moreau y dijo: “Estoy investigando una organización de espionaje nacional e internacional” Fue mentira todo, un relato inventado por el kirchnerismo que Ramos Padilla criminalizó. Está criminalización del ejercicio del periodismo no la hemos visto nunca en la democracia argentina.

Noticias: ¿Cree que las críticas de Cristina Kirchner a la Corte Suprema se deben al miedo de que determine su culpabilidad?
Santoro: Cristina sabe que las condenas que eventualmente vaya a recibir van a terminar en la Corte. El periodismo independiente, la Corte, un grupo de jueces y la Cámara de Diputados han sido la muralla de contención para sus proyectos de colonizar la justicia. A ello se deben estos manotazos de ahogado y esta desesperación. Desgastando la figura de los miembros de la Justicia, logran que un 30%, que es el núcleo duro de votantes, crea que la Justicia es un desastre y que todo está manipulado. La situación no es blanco y negro.

Noticias: ¿Cuál piensa que va a ser el futuro de ella?
Santoro: Creo que la alianza del Frente de Todos se va a terminar quebrando para las elecciones o antes del año que viene. Cristina Kirchner a través de La Campara controla las cajas del Estado donde se puede sacar plata para financiar militantes. Fundamentalmente controla al ANSES, AFIP, PAMI, AFI, y allí han nombrado cuatro mil o cinco mil militantes. Ese grupo no le va a soltar nunca la mano. El Grupo Clarín me paga dos abogados penalistas durante ya casi tres años, yo me pregunto cómo hace Baratta con una jubilación de Estado para pagarse abogados penalistas. Ahí tiene que haber plata negra que esté por detrás. Cristina va a seguir siendo un factor de poder en Argentina porque obviamente ha concentrado poder, ha concentrado militancia, ha concentrado plata, han concentrado grupos de inteligencia y abogados que le siguen respondiendo.

Noticias: ¿Tuvo miedo de quedar detenido?
Santoro: Mis abogados me dijeron que uno de los escenarios posibles era que el juez declare mi detención, así que yo me llevé una mochila con las pastillas del corazón, el cepillo de dientes, un libro, una muda de ropa interior y algunas cosas así esenciales. Al final no quedé con prisión preventiva, pero estuve dos años embargado y procesado con prohibición de salir del país. Esto creó miedo y autocensura del gremio periodístico. Gracias al apoyo de organizaciones nacionales e internacionales se anularon esos procesamientos. El Gobierno hoy en día todavía sigue apelando esas decisiones a través de la Unidad de Información Financiera (UFI), pese a que yo no tengo ninguna denuncia por lavado dinero.

 

*Fernando Stevens es alumno de la Escuela de Comunicación de Perfil.

 

por Fernando Stevens

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios