Monday 27 de May, 2024

POLíTICA | 12-04-2024 09:23

El mileismo, entre la furia refundadora y el nuevo relato

El Gobierno no para de cambiarle el nombre a lugares emblemáticos K. La batalla cultural que predica Javier Milei y su corte.

La voz del vocero presidencial es el instrumento por el que se informan los bautismos: “Se ha decidido finalmente cambiarle el nombre al Centro Cultural Kirchner (CCK), así que dejará de llamarse como tal”, dijo Manuel Adorni a fines de marzo, sobre el espacio cultural refundado por el kirchnerismo en el 2015. Antes, el 8 de marzo, habían cambiado el nombre del Salón de las Mujeres y el 2 de abril reinauguraron la sala ahora llamada Héroes de Malvinas. Es parte de la furia refundadora de la gestión de Javier Milei.

Los anuncios de Adorni tienen un doble efecto. Son festejados por la tribuna libertaria, que los asume como parte de una batalla cultural que lleva adelante Milei, pero también distraen la atención de otros temas de fondo: la energía y el espacio que se ocupe en discutir el nuevo nombre del CCK no se está poniendo en hablar de la pobreza o la inflación. Es un win-win para el Gobierno.

Manuel Adorni

Empezó con el cambio de nombre del Salón de las Mujeres por el Salón de los Próceres. Lo anunciaron justo el 8 de marzo, en una especie de provocación que generó las críticas de gran parte de la oposición en general y de los colectivos feministas en particular.

Luego fueron por el Centro Cultural Kirchner, una embestida que había intentado llevar adelante, sin suerte, la gestión de Mauricio Macri.“Hoy ya es el ex CCK”, dijo Adorni. Aunque el diputado del PRO Hernán Lombardi puso un reparo: “Deberá hacerse por ley”, avisó. Es que el nombre CCK se decidió en el Congreso en el 2012, por lo que es necesario conseguir mayorías parlamentarias para cambiarlo.

El CCK ya no se llamará así.

El 2 de abril, el vocero y otros funcionarios hicieron un nuevo anuncio. Rebautizaron el Salón de los Pueblos Originarios como Héroes de Malvinas, a pesar de que ya hay un patio en Casa Rosada que lleva ese nombre. “Los pueblos originarios tienen poco de argentinos”, dijeron. Y agregaron con un desparpajo asombroso: “Además, no tenían por qué ser reconocidos acá”.

El nuevo salón de la Casa Rosada dedicado a los combatientes de Malvinas.

En la batalla cultural que inició Milei, el ejército libertario pone especial énfasis en las redes sociales, donde se siente más fuerte. Allí cada cambio es celebrado y defendido con uñas y dientes. La refundación de espacios es uno de los objetivos del Gobierno.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios