Lunes 30 de marzo, 2020

POLíTICA | 13-01-2020 10:20

El verano bajo perfil de Roberto Lavagna

Juega al silencio y arma reuniones en su casa de Cariló. Broma sobre las sandalias.

La puerta apenas se abre. Desde su casa en el centro de Cariló, Roberto Lavagna se asoma y se cuida de no poner un solo pie afuera de su hogar. Aunque es cordial, el ex ministro se pone firme y asegura que no quiere hablar, que no quiere mostrarse, ni desea posar para una foto y mucho menos dejar definiciones políticas.

Juega a que es solo un jubilado más veraneando en la costa atlántica, de la misma manera en que en el verano anterior coqueteaba con la idea de que no se lanzaría como candidato a nada. La historia se repite: no ocurrió ni lo último ni lo primero, como demuestra la reunión que Lavagna armó en su casa con Graciela Camaño, Miguel Lifschitz y otros diputados que le responden, tan solo un día antes de que NOTICIAS le golpeara su puerta de roble.

“Fue una casualidad, ellos andaban por la costa y pasaron a charlar y a tomar algo, nada más, no fue un encuentro político”, se justifica el ex candidato de Consenso Federal, a pesar de que Camaño vacaciona en Mar del Plata y viajó a Cariló solo para el encuentro, lo mismo que hizo el diputado Alejandro “Topo” Rodríguez, otro de los cinco asistentes a la reunión. Lavagna, cuyo hogar en la costa se convirtió en 2019 en un centro de peregrinación política por el que pasaron otrora aliados como Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto, ya estuvo repeliendo a varios periodistas en su hogar desde que llegó a la costa, en los primeros días del año. “Hablen de los que ganaron, los que perdimos no tenemos nada para aportar”, les repite a cada uno de los que pasan a buscar una entrevista.

Sin embargo, Lavagna se permite una ironía con NOTICIAS, en la tarde del domingo 4. Es que este medio fue el que lo retrató con las sandalias y las medias el año pasado, imagen que luego se volvería viral y que hasta sería parte central de su campaña política. “Ahora el que tiene las medias puestas sos vos”, le dice, riendo, al fotógrafo de la revista, el mismo que retrató la escena junto a Pichetto en 2019. Y luego señala al cronista: “Fijate que nosotros tenemos el mismo estilo”, en referencia a que ambos usan unas crocs negras similares. Lavagna ríe primero y último, y cierra la puerta.

Roberto Lavagna

Part-time. El ex ministro se despierta temprano y sigue la actualidad política leyendo los diarios. Claudine Marechal, la esposa belga de toda la vida de Lavagna, es clave en su intimidad: el día en que NOTICIAS fue a buscar al economista, ella se encontraba recibiendo a jardineros que venían a ordenar el patio. “Tenemos que venir unos días al año para trabajar la casa, ver como está, mantenerla”, explicó el hombre en la breve conversación con este medio. Con ella comparte los desayunos, los almuerzos y las cenas. El martes 7, por ejemplo, se permitieron un almuerzo tardío en su balcón, compartiendo un buen vino tinto.

Pero Lavagna no solo repara las paredes del hogar. Aunque él y los suyos le bajen el tono, desde que Alberto Fernández se consagró como Presidente los dos hombres tuvieron un encuentro y algún llamado telefónico, lo mismo que ocurrió con el ministro de Economía, Martín Guzmán. En una de esas conversaciones, antes del 10 de diciembre, el ex jefe de Gabinete le ofreció a Lavagna ser su ministro de Economía, propuesta que este rechazó. Varios en el oficialismo dicen que Fernández le hizo ese pedido más de una vez, pero el esposo de Marechal fue tan inflexible en su postura como ante el intento de entrevista de parte de NOTICIAS.

Esas idas y vueltas, sumadas a que algunas de las primeras medidas económicas del Gobierno se asemejan a las que Lavagna siempre defendió, alimentaron una serie de suspicacias que vuelan en el círculo rojo: que el hombre que descansa en Cariló es el verdadero autor intelectual del plan económico del oficialismo, y que podría ocupar algún cargo relevante en el Gabinete en el futuro, en especial si en algún momento Guzmán no continuase en su puesto

 “Esas son las típicas pavadas del círculo rojo. Lavagna compitió como candidato, y sacó un porcentaje humilde. Hoy su espacio es solo eso: un pequeño espacio opositor y responsable, pero nada más”, dicen desde su círculo. Los rumores se alimentan también de una realidad. Su hijo, Marco, es hoy el titular del Indec, y también varios políticos que le responden se sumaron al oficialismo: Zenón Biagosch es uno de los nuevos directores del Banco Central, Carlos Hourbeigt sería el nuevo presidente de la Comisión Nacional de Valores, y su ex candidato porteño, Matías Tombolini, es el vice del Banco Nación.

Por ahora, el ex ministro juega al silencio. ¿Se pondrá las medias en el futuro?

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario