Friday 1 de March, 2024

POLíTICA | 15-05-2023 14:15

El club de los despechados en el Frente de Todos

Los funcionarios que se fueron en malos términos del Gobierno. Cambios de bando, libros y críticas despiadadas. El caso Aracre.

Los ex ministros de Alberto Fernández tienen una característica que tal vez hayan tomado del propio Presidente: salir del Gobierno a las patadas y no dudar en criticar al ex jefe. Cuando Fernández se fue del gobierno de Cristina Kichner, en el 2008, pasó a convertirse en uno de los mayores detractores de la entonces presidenta. Hoy, con solo ver en qué andan los ex ministros del Frente de Todos, se los puede encontrar distanciados  de Alberto. Algunos con puntos de vista más duros y otros más moderados, pero todos tienen algo que criticar del Presidente. En los últimos días, Antonio Aracre y Matías Kulfas dieron entrevistas en las que dejaron entrever que no estaban de acuerdo con las formas del Presidente.

Aracre, consultado por el diario Perfil sobre su forma de trabajo con Fernández, dijo: “El problema es que, quizás, una de las cosas con las que menos cómodo me sentí trabajando con Alberto fue ese estilo de liderazgo radial que él tiene, no suele convocar a mesas de trabajo, sino más bien conversa con uno, conversa con otro, luego con otro, y eso dificulta un poco el trabajo en equipo”. A esta crítica se podría agregar que una de las características de Fernández a la hora de vincularse con las personas es que a todas les dice que sí, pero luego se dificulta avanzar con cualquier tema. 

Matías Kulfas, que está presentando su libro “Un peronismo para el siglo XXI”, dijo en un reportaje con Radio Con Vos que en el Gobierno “hubo un nivel de internismo a cielo abierto que no hubo en ningún otro gobierno”. “Podés tener contextos muy complejos, pero si tenés un gobierno cohesionado, donde tiran todos para el mismo lado, podés tener herramientas para afrontar esos problemas. Pero si pasa lo que pasó, que es un gobierno donde empiezan las guerras internas, los bloqueos, los boicots, es muy difícil que resulte bien”, agregó en referencia a las peleas con Cristina Kirchner, algo de lo que él fue víctima.

Víctoria Donda, que estuvo al frente del Inadi, también dedicó su tiempo postfunción pública a escribir un libro. A fines de abril lanzó "El amor vence al odio", con la participación de compañeros de militancia e incluso del empresario Gerardo Ferreyra y su hijo Sebastián. Donda, cuando abandonó la gestión de Alberto Fernández, se despidió con una carta de renuncia. “Jamás una gestión de gobierno puede divorciarse de lo que siente la sociedad que supuestamente representa”, escribió. Y agregó: “Nuestra gestión nacional, poco a poco, nos fue desilusionando al alejarse de la que creí era su esencia más íntima, mejorar las condiciones materiales y simbólicas de los millones que nos votaron llenos de esperanzas en 2019”. Fue una dura despedida.

Otro de los más duros fue Nicolás Trotta, el ex ministro de Educación que estuvo sentado al lado de Cristina Kirchner en un acto en el Teatro Argentino de La Plata el pasado 27 de abril. Trotta se fue peleado con Alberto Fernández y cuando tomó coraje para hacer críticas, no dudó en lanzarlas. Afirmó que para él se dejaron “algunas ideas en el camino”. y que el Frente de Todos “no se ha convertido en una herramienta de transformación positiva”. Para cerrar, dijo que estaba “defraudado”. Un proyecto trunco de Trotta fue un libro sobre su gestión en el que estaba trabajando y que no llegó a publicar. Quedó apenas en un borrador. 

La ex ministra de la mujer, Elizabeth Gómez Alcorta, tuvo momentos de zozobra durante su gestión, sobre todo cuando desembarcó Juan Manzur en la jefatura de Gabinete, con quien no tenía ningún punto de cercanía. Al final se terminó yendo y también disparó críticas a Alberto, pero además sumó a Sergio Massa. “Este gobierno defraudó, ni Alberto ni Massa nos representan”, dijo en referencia al espacio de la izquierda kirchnerista. 

Otro que hizo críticas -pero pasaron más desapercibidas- fue Roberto Salvarezza, ex ministro de Ciencia y Tecnología. Firmó una carta abierta de un grupo de intelectuales filo K que afirmaron que “la política gubernamental ha llegado a su punto más trágico: la preparación de escenarios de anuncios donde no se realizan anuncios”. Un juego de palabras similar al “funcionarios que no funcionan” de Cristina Kirchner. Los intelectuales hablaron en la carta de una “práctica fallida de anticipar políticas que no se concretan: el mismo Gobierno genera las expectativas y la defraudación de las expectativas”. Este punto tiene relación con los reclamos K por la reforma judicial que no fue. Se anunció en varias oportunidades y hubo avances nulos.

También el ex canciller Felipe Solá se fue criticando a Cristina y Alberto, afirmando que esa controvertida relación hace que “disminuya” el poder de los dos y “eso dificulta la acción del Presidente”. De aquel gabinete original, solo quedan algunos pocos ministros en pie. Hasta Gustavo Beliz, uno de los mejores amigos de Fernández,  decidió dar un paso al costado tras la llegada de Massa al Ministerio de Economía. Por ahora, fue el único que no lanzó críticas. Por ahora.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios