Wednesday 12 de June, 2024

POLíTICA | 22-07-2023 07:46

Javier Milei y las candidaturas cash

Quiénes son los denunciantes que hablan de venta de espacios en las listas del libertario. Pagos en dólares e investigación judicial.

¿Cómo hace alguien que nunca hizo política para hacer política? ¿Cómo hace un outsider para encabezar una lista en una elección en Argentina? Hay dos maneras. Una es evidente: armar un partido y presentarse, como dijo alguna vez Cristina Kirchner. Es esta la opción más lógica, la que asegura tener una plataforma propia desde la cual competir. Es también la alternativa que puede contener a un núcleo militante leal.

La otra forma es la que eligió Javier Milei. Es un hecho curioso desde el vamos. El economista tenía a mano la opción del Partido Libertario, el espacio sobre el que sostuvo parte importante de su campaña en el 2021 y del que es presidente honorífico desde el arranque del 2019.

Para cuando cerraron las listas en este año, el “PL” ya tenía personería jurídica en siete provincias y casi 4000 mil afiliados en Córdoba y Buenos Aires, por sólo citar unos casos. Era no sólo la opción más lógica sino la que una y otra vez le recomendó seguir Mario Russo, quien fuera el estratega durante su primera aventura política, un consultor profesional que trabajó en la campaña de Durán Barba y Marcos Peña en el 2015. “Javier, vos necesitas al pibe que en 2023 te va a militar en un pueblito de diez habitantes por más que vayas a sacar un solo voto. Necesitás al convencido, el que no te va a abandonar, el que no te va a cagar. Necesitás al Partido Libertario”, le dijo en una decena de oportunidades.

Russo no logró convencer al actual diputado. De hecho, como tantos otros, ya no es parte de La Libertad Avanza. Lo mismo sucedió con el Partido Libertario, que -con la excepción de San Juan- fue corrido de cada uno de los armados provinciales, a la par que también se expulsaba a sus militantes. Fue una razzia que comenzó en el arranque del 2022 y que comandó el monje negro del espacio, Carlos Kikuchi. Fue, también, en esa curva inesperada que se agigantó un debate que hoy persigue a Milei y a los suyos. Es el fantasma de la venta de candidaturas.

Al contado. Las acusaciones sobre esa modalidad atraviesan a La Libertad Avanza. Aunque los reportes son variados, la práctica que se denuncia es bastante similar: un sistema de franquicia adentro del espacio, en el cual se puede acceder al usufructo de la imagen de Milei -más alguna visita ocasional de él si se cubren absolutamente todos los costos de viaje y alojamiento de una comitiva que no baja de las 14 personas- a cambio de un pago en dólares.

Es una modalidad que ya denunciaron Carlos Maslatón, ex aliado de Milei, Juan Carlos Blumberg (que aseguró que se pedían “50 mil dólares” para un puesto de concejal), Silvina Soria, que fue militante en Avellaneda (“pedían 60 mil dólares”, adelantó en este medio), María Laura Montenegro en Villa Gesell (habló de “30 mil dólares”), Paola Miers, ex candidata en San Juan, y Mila Zurbriggen, ex presidenta de la Juventud Libertaria, entre otros. Además del pago al contado, había otro formato, que denunciaron tanto Carlos Eguía, que fue candidato en Neuquén, como  Rebeca Fleitas, diputada porteña: que popes de La Libertad Avanza les exigieron que “entreguen” los contratos de asesores que le corresponden a cada legislador.

Este debate llegó ahora a Comodoro Py, en una causa que investiga el fiscal Ramiro González. Milei, que niega todas las acusaciones, al principio festejó que la denuncia la tome la Justicia pero luego cambió de opinión: dice que es una intromisión indebida de ese poder del Estado a su campaña. Está claro que la película recién empieza.

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios