Friday 21 de June, 2024

POLíTICA | 29-05-2024 17:09

José López, la reinserción social del Profesor Bolsos

Da clases de matemática y física en Santa Cruz. Su vida tras el escándalo del convento.

Desde la secretaría de Obras Públicas se transformó en uno de los hombres clave del kirchnerismo durante los 12 años de gobierno de Néstor y Cristina. Protagonizó un escándalo de corrupción que se transformó en una marca de la época, con los bolsos repletos de dólares que intentó ocultar en un convento de General Rodríguez en el 2016, fue condenado y estuvo preso. Hoy, alejado del foco mediático, José López intenta rehacer su vida.

Sin un trabajo formal, el ingeniero civil volvió a vivir a Río Gallegos y allí da clases particulares de matemática y física a alumnos de escuela secundaria. Así lo reveló el ex funcionario K durante la audiencia por el Caso Skanska en Comodoro Py, a la que él se conectó vía Zoom y en la que prefirió no declarar, como los otros 31 acusados.

En capilla.

La situación procesal de López es complicada. Además de la imputación por Skanska, está pendiente el juicio oral por los cuadernos de la corrupción, causa en la que él declaró como arrepentido y por lo que se le dio el beneficio de abandonar la cárcel de Ezeiza en el 2021, tras cinco años de prisión, con la figura de testigo protegido. Además, pesa sobre él una condena de seis años por la causa Vialidad, que está en proceso de apelación en la Cámara de Casación.

Tras ser descubierto con los bolsos de dólares, López cayó en desgracia. “Lo odié, como pocas cosas odié en mi vida”, dijo Cristina Kirchner en el 2018. Después de esas declaraciones, su destino político estaba jugado, a diferencia de otros ex funcionarios que pudieron volver a hacerse un lugar.

En el 2022 empezó a manifestar sus intenciones de volver a radicarse en su ciudad y de salir del programa de testigos protegidos. Fue el ministro de Justicia Martín Soria el que cumplió con la última parte del pedido, mientras el Poder Judicial lo autorizaba a radicarse en el Sur. En abril de ese año había sufrido un ACV leve y se mostraba frágil de salud.

A sus 63 años, López intenta ponerle fin a su vida pública en su lugar en el mundo, en Santa Cruz. Deberá afrontar, a esta altura, un desafío: dedicarse a la actividad privada luego de décadas como funcionario público que lo llevaron desde el municipio de Río Gallegos a la Casa Rosada, siempre de la mano del kirchnerismo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios