Thursday 18 de April, 2024

POLíTICA | 01-08-2023 06:09

"Casta base": la lista de los candidatos de Javier Milei con prontuario político

Larreta. Las denuncias según las cuales Massa “copó” las listas del libertario. El caso Tigre y los otros ejemplos. Cuando hicieron campaña juntos en el 2015.

"Bueno, pensalo. Yo te pongo los fierros, pero el candidato a intendente tenés que ser vos y que Juan te arme los concejales. Ahora te tengo que dejar que tengo otra reunión”.

Martín Urionagüena, presidente de la agrupación empresaria que controla el Parque Industrial de Tigre, jura que esas fueron las últimas palabras que le dijo Malena Galmarini en un tenso encuentro que tuvieron cara a cara. Según sostiene, eso sucedió el viernes 23 de junio, horas antes del cierre de las listas, en las oficinas que tiene la esposa de Sergio Massa en la calle Islas Orcadas 765.

Urionagüena llegaba ahí luego de meses complejos. Había sido designado en el arranque de 2022 como el armador de Javier Milei en la zona norte de Buenos Aires, pero en los últimos tiempos sus propios jefes -Sebastián Pareja y Carlos Kikuchi, armador bonaerense y nacional de La Libertad Avanza- le habían empezado a sugerir ideas muy extrañas para un partido que decía venir a barrer a la “casta”. Por ejemplo, le habían empezado a decir que su primer candidato a consejal tenía que ser “Juan” José Cervetto, un hombre que había integrado la lista del Frente Renovador en 2013 y al que, dice Urionagueña, todos en la zona conocen como un histórico del massismo.

Malena galmarini

Era un límite que sostiene que no estaba dispuesto a cruzar. Fue eso, de hecho, lo que lo había llevado al encuentro con Galmarini. Quería aclarar los tantos y avisar que por su espacio sólo iban a competir personas como él, que venían de afuera de la política y que no tenían un pasado en otros partidos.

Galmarini

A la hora de que finalizó esa reunión -Urionagüena cuenta que se negó a aceptar el convite de Galmarini- le sonó el teléfono. Era Eduardo Menem, el hermano del fallecido presidente, otro de los operadores del libertario a nivel nacional. Estaba enojadísimo por lo sucedido en el encuentro, lo que al empresario tigrense le llamó poderosamente la atención: había sólo dos personas presentes y una era él, que jura que no le había contado a nadie lo que había pasado. “Lule”, como Kickuchi y Pareja, eran los que empujaban por meter a Cervetto en la lista.

Sin embargo, la mayor de las sorpresas llegó al día siguiente. “Bueno Martín, hagamos esto. Vos presentá tu lista de La Libertad Avanza y yo presento otra lista de La Libertad Avanza. Después de vemos a quién le da la razón la Junta Electoral”. Según el relato de Urionagüena, eso le envió Malena Galmarini en un audio de Whatsapp que dice que aún guarda.

En esas horas dramáticas, donde además le llegaban mensajes de Pareja que le ordenaban aceptar esas directivas- “el único pedido de Malena es que Cervetto entre como concejal. Eso lo tenemos que solucionar”, le dijo el armador bonaerense en un audio que luego publicó el diario La Nación-, Urionageña decidió abandonar el espacio de Milei. Con él se fueron todos los candidatos que iban a acompañarlo en esa aventura, que venían trabajando en esa campaña durante más de un año, poniendo tiempo y plata de su propio bolsillo. “La lista que quedó ahora está armada por el Frente Renovador”, dice.

Milei y Pareja

De cualquier manera, el caso de Tigre -un hecho que el massismo niega tajantemente, que de hecho acusa a Urionageña de que fue él quien le quiso “vender” la lista a Malena- parecería no ser aislado. ¿Cómo se armaron las listas de Milei? ¿Qué tanto hay de nuevo en el partido que dice venir a terminar con los “políticos chorros”?

Casta base

Así se refiere el humorista Federico Simonetti a los dirigentes que fueron integrando los distintos armados de La Libertad Avanza. Más allá del chiste, el conductor de “País de boludos” da en la tecla.

El espacio de Javier Milei creció tan rápido y en tan poco tiempo -apenas cumplió dos años de vida, en los que pasó de competir en la Ciudad a una elección presidencial- que solamente una estructura capaz, profesional y transparente podría haber logrado confeccionar listas acordes a la alta vara que el propio líder se autoimpuso: personas “puras de espíritu” que tuvieran como máximo propósito venir a “barrer” a la “casta”.

Si bien esa idea resistió durante una parte de la primera campaña, ya desde el arranque del 2022, con Kikuchi entronizado como el monje negro, el espacio sufrió profundas transformaciones. En cada provincia y en cada localidad se fueron sistemáticamente corriendo a los dirigentes liberales o a los outsiders que se habían involucrado.

Milei y Bussi

Eso pasó con el Partido Libertario -formado por jóvenes idealistas, fundamentales en el arranque político de Milei- de cada provincia -cuyo ejemplo más emblemático fue en Tucumán, donde los expulsaron para poner a Ricardo Bussi, el hijo del genocida que trabaja para el Estado desde 1987-, y también estuvo el caso de Urionagüena, de Matías Cerdá en Vicente López - “nos echaron y pusieron gente de dudosa reputación”-, y de Silvina Soria en Avellaneda -“pedían 60 mil dólares para ser candidatos”-, por sólo nombrar algunos.

En esta curva inesperada fue donde el armado empezó a llenarse de la “casta base”. Sin militantes ni estructura propia para llenar las listas -en Buenos Aires, por poner un ejemplo, se necesitan 20 candidatos a concejales en cada localidad- y el atractivo que generan las posibilidades que se abren cuando encabezando la boleta hay alguien como Milei, que promete sacar arriba de 15% y traccionar con eso a todos los que vayan bajo su bandera, LLA fue copada por personas que poco tienen que ver con las “ideas de la libertad”. A eso, además, se le suman las acusaciones sobre la venta de candidaturas que lanzaron, entre otros, Juan Carlos Blumberg.

juan carlos blumberg

Hay que entender algo. No hay nadie en la política que hoy vea a Milei ganando la elección presidencial a fin de año, pero en el caso de sus candidatos para puestos legislativos esta realidad es muy distinta. Todos imaginan que en cada distrito bonaerense, por poner un ejemplo, logrará colar uno o dos consejeros por distrito, de la misma manera en que a nivel nacional lo más probable es que meta más de seis diputados.

Todos los expertos en la realpolitik hacen los cálculos de poder del 2024 en adelante imaginando que varios de los que este año entren por LLA -en especial los que antes pasaron ya por varios espacios políticos- responderán al oficialismo de turno luego. De esta manera se puede explicar porque los que aspiran a ganar las elecciones -distritales, provinciales y también la nacional- pueden estar interesados en influir en las listas de Milei: colar una o dos personas en esa lista ahí puede ser la llave para tener gobernabilidad a partir del año entrante.

Javier Milei y Martín Menem

Zoom

En Escobar el candidato es Eduardo Gianfrancesco, que fue concejal de Juntos por el Cambio y en la zona asocian ahora al Frente Renovador. En Avellaneda el caso es más espinoso. Matías Ascurra, que irá ahí por la lista de Milei, fue parte del massismo hasta el 2015 y en las últimas semanas se viralizó un audio suyo que decía “no voy a poner 60 mil dólares en las listas para que venga cualquiera sin nada y sea concejal”.

Ese era el número que Soria había denunciado en NOTICIAS como el monto que pedían en esa localidad para poder competir. En San Isidro el candidato será Rodolfo Paolucci, cuñado de la media hermana de Malena Galmarini. Estos fueron algunos casos que contó el diario La Nación, pero hay más. En Lanus el primer candidato a concejal es Pedro del Oso, cercano al peronismo local. La segunda ahí es Marina Ayesa, del riñón de Nicolás Russo, el histórico candidato del massismo en esta localidad. En Moreno la candidata es Andrea Vera, hija de Ramón, viejo militante del kirchnerismo de esos pagos.

En San Pedro irá Ramón Salazar, que fue intendente del 2021 al 2023, en reemplazo de su padre Cecilio, que se había tomado licencia para asumir como funcionario nacional. Ambos militan en el peronismo desde siempre. En Colón la candidata es Rosana Cejas, que viene del sindicalismo peronista, que con su equipo armó la lista de concejales. Ella, además, es la esposa de Pablo Ansaloni, el peronista que venía del sindicato UATRE y que controla el partido FE.

Massa y Milei

Acá hubo otro hecho que alimentó los fantasmas sobre el pacto Milei y Massa. Es que este espacio político entró a LLA días antes del cierre de listas, y logró colar a Ansaloni de quinto candidato a diputado nacional por Buenos Aires. Lo llamativo es que el partido FE fue siempre cercano a Massa.

Es curiosa, sin embargo, la doble vara que tomaron algunos medios y políticos para escandalizarse de las presencias del peronismo residual en las listas de Milei. En Neuquén, por ejemplo, el libertario terminó haciendo una alianza con "Arriba Neuquén", un espacio que comanda Leandro López, un histórico de Rodríguez Larreta.

Misterio

Milei trabajó en la campaña del 2015 de Sergio Massa. Ayudó a Guillermo Nielsen, economista cercano a él, con algunas ideas. De hecho, en la reunión que organizó el tigrense con su equipo de trabajo luego de la derrota electoral de ese año, el libertario estaba sentado en la larga mesa. “Como corresponde, Javier está sentado bien a la derecha”, bromeó Massa en esa reunión.

Javier Milei - Ramiro Marra

Desde entonces se conocen. Incluso en LLA admiten que en la campaña del 2021 hubo contactos entre ambos, además de que algunos como Ramiro Marra -candidato a jefe de gobierno del libertario- compartió parte del 2019 con él en lo que fue Consenso Federal de Roberto Lavagna. ¿Habrá más capítulos de esta novela? En un espacio tan caótico como el de Milei, la infiltración de políticos de larga data parece ser la norma.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios