Martes 28 de septiembre, 2021

POLíTICA | 13-09-2021 09:59

La terraza de la derrota y la trastienda del búnker oficial

Lo que no se vio del comando electoral en Chacarita. El pogo de Kreplak, el escenario que no fue y los pedidos de recambio ministerial. La llegada tarde de Alberto.

La terraza es coqueta y está que revienta de gente. Es el tercer piso del complejo “Art Media”, el centro cultural de Chacarita que el Frente de Todos eligió como búnker. Toda la plana mayor está ahí, brindando, festejando y saltando. Wado de Pedro se abraza con Gabriel Katopodis, Matías Kulfas celebra con su equipo, y Victoria Tolosa Paz vence a la resistencia de su marido y ambos se ponen a bailar.

La cúpula de La Cámpora, cerveza en mano, agita el cancionero peronista en una noche calurosa y de festejo. Era la madrugada del lunes 28 de octubre del 2019 y todos pensaban que se venía un país mucho mejor.

Todavía no transcurrieron dos años de esa escena pero en el medio pasaron muchas cosas. Una pandemia, un gobierno que jamás pudo lucirse, un Presidente que fue dilapidando el inesperado capital político que había reunido a principios de su mandato entre cumpleaños y frases en offside. La terraza ahora está semi vacía. No es aún la una de la mañana del lunes 13 pero en el vip del búnker oficial no hay más de 40 o 50 personas.

Alberto Fernández, que llegó al complejo de Chacarita una hora y media más tarde de lo que había planeado –tiempo durante el cual CFK lo tuvo que esperar, ¿con paciencia?-, fue de los primeros en dejar el centro cultural. Atrás suyo se fueron también la Vicepresidenta, el gobernador bonaerense y Sergio Massa.

El único ministro nacional que todavía aguanta los trapos es Nicolás Trotta, que también había sido de los primeros en llegar. No hay que remontarse dos años atrás para ver cómo cambió la situación: cuando el ministro de Educación arribó al complejo todo el oficialismo aseguraba una diferencia de siete puntos en la Provincia de Buenos Aires y apenas contenían el festejo.

Tolosa Paz, Daniel Gollán y Máximo Kirchner, entre otros, se habían subido dos veces a festejar al escenario que se había montado sobre la Avenida Dorrego, frente al cual había no más de mil militantes. Toda esa euforia había sido antes de las 21.41, el fatídico minuto en el que se conocieron los primeros resultados.

Los números cayeron con la fuerza de una bomba atómica en el búnker. El piso frente al cual estaba el escenario al que luego se subiría Alberto Fernández estaba reservado, por razones pándemicas, para 200 funcionarios. Había un vip, que separaba a la plana mayor del gobierno, de los dirigentes de segunda línea.

A las 21.42, un ministro nacional se levantó de su silla blanca, miró para arriba, miró para atrás, encontró una mirada cómplice y le hizo exactamente el mismo gesto que Guillermo Moreno a Martín Losteau en el 2008. Cinco minutos después en el lugar no quedaba nadie: todos se habían ido a especular o lamentarse a las oficinas privadas del segundo y tercer piso del complejo. El ánimo era de funeral, y el principal apuntado Alberto Fernández. “Está muy golpeado”, contó un secretario nacional que se lo cruzó.

Por eso es que la figura de Nicolás Kreplak destacaba, tres horas después, en la terraza del búnker. Sólo él, de los altos funcionarios que quedaban, se sumó al pogo que se armó ahí, para levantar el espíritu. “Yo soy así, peroncho soy, de la cabeza siempre voy”, cantaba y saltaba junto a no más de una decena de personas. Sentada en una silla junto al bar del último piso, Elizabeth Gómez Alcorta seguía la escena en silencio, mientras que Paula Español fumaba un cigarrillo atrás de otro.

“Está todo bien con el cantito, pero mañana mismo tenemos que cambiar. Hay que escuchar a la gente y hacer un gobierno mejor”, decía un político con despacho en la Casa Rosada que miraba el agite. El recambio en el gabinete sobrevolaba la terraza: más de la mitad de los que coparon esa terraza en el 2019 estaban pensando en actualizarse su perfil de Linkedin. Afuera, sobre la avenida Dorrego, el escenario quedó vacío.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios