lunes, febrero 24, 2020

POLíTICA | 21-01-2020 13:15

Lenguaje inclusivo para la provincia

La ministra de las Mujeres bonaerense propone adaptar la comunicación de Kicillof y su gabinete. Plan y antecedente.

“Lo vamos a recomendar a les ministres”, anuncia Estela Díaz sobre la guía de lenguaje inclusivo que prepara el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual para el Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires.

El objetivo de la ministra es que, de Axel Kicillof para abajo, todas las áreas del Gobierno bonaerense prioricen el uso del lenguaje que no habla de hombres ni de mujeres, si no de personas. Y que incluso, se analice el uso de las letras “X” y “E” en la redacción de decretos, resoluciones ministeriales, memos y todo tipo de documentos de Gobierno.

“Plantear un cuestionamiento del lenguaje no es para imponer, es una intervención política”, explica Díaz, para quien los objetivos son: “Interpelar a la sociedad” y dejar de invisibilizar” a las mujeres y diversidades sexuales. 

De avanzar, el tema deberá contar con el visto bueno de la ministra de Comunicación Pública y vocera histórica de Kicillof, Jésica Rey, de cuya área depende casi todo lo que dicen los funcionarios de primera línea del Gobierno bonaerense. Hasta ahora, no hay definiciones de la ministra, que juró en su cargo con el pañuelo verde por la legalización del aborto atado a la muñeca. 

Antecedentes. La ministra ya trabajó este tema en la Cámara de Diputados de la Nación, durante la presidencia de Julián Domínguez (en el último gobierno de Cristina Kirchner) cuando se confeccionó la “Guía para el uso de un lenguaje no sexista e igualitario” para ese ámbito. Díaz fue una de las asesoras técnicas.

Ese manual de Diputados (que pasó desapercibido porque el tema aún no estaba en la agenda pública) es el antecedente más presente que tiene la funcionaria bonaerense para avanzar en el tema. “El tipo de lenguaje que usamos no es inocente. Si usamos un lenguaje que toma como norma y medida de la humanidad solo a una parte de ella (lo masculino), ayudamos a que persista en el imaginario colectivo la percepción de que las mujeres son subsidiarias, secundarias y prescindibles”, argumenta la guía.

En ese sentido, se cita también un antecedente internacional: la resolución 14.1 de la Unesco (1987) que recomienda evitar el empleo de términos que se refieren a un solo sexo, salvo si se trata de medidas positivas a favor de la mujer y la resolución 109 (1989) en la que se recomienda promover la utilización del lenguaje no sexista por los estados miembros. El organismo entendió entonces que el lenguaje, por su estrecha relación con el pensamiento, puede cambiar gracias a la acción educativa y cultural, e influir positivamente en el comportamiento humano y en la percepción de la realidad.

Los casos testigo aparecen también en Europa y recientemente, en organismos argentinos. Uno de ellos fue el PAMI, que en la flamante conducción de Luana Volnovich decidió implementar el lenguaje inclusivo. La misma línea tomó la obra social bonaerense IOMA, que comenzó a hablar de “afiliadxs”.

Dudas. El tema comenzó a ser conversado entre quienes manejan la comunicación de los ministerios de la provincia y despertó el interés de colegas de Díaz, quienes comenzaron a consultarle cómo redactar sus resoluciones de forma inclusiva. “Lo primero es intentar usar ‘personas’ y no hombres o mujeres”, recomienda la ministra. Después, propone analizar el uso de letras de sustitución como la “X” y la “E”.

Algunos ejemplos, que se citan en la guía parlamentaria y pueden ser aplicados en otros ámbitos, son: hablar de “las personas menores de edad” en vez de “los menores de edad”; suprimir el artículo para los sustantivos que mantienen la forma en ambos géneros (“jóvenes” en vez de “los jóvenes”); utilizar determinantes como “cada” o “cualquiera” para evitar decir “los asesores pueden participar” y enunciar “cualquiera puede participar”; entre otros.

Pese al entusiasmo que genera el tema en el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, desde el Gobierno de Kicillof aseguraron a NOTICIAS que no hay una posición tomada respecto al lenguaje inclusivo y consideraron poco probable que se dé el debate. La militancia del manual, por ahora, seguirá por lo bajo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniela Gian

Daniela Gian

Periodista de política.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario