Jueves 24 de junio, 2021

POLíTICA | 04-03-2020 19:01

Lo que más le molestaba a De Vido en su detención

El ministro estaba con prisión domiciliaria, en su chacra de Puerto Panal. El miércoles ordenaron su liberación.

El miércoles por la tarde, la Justicia decidió ordenar la “liberación inmediata” del ex ministro de Planificación Julio De Vido, encarcelado el 25 de octubre del 2017 por la causa de Río Turbio.

Los últimos tres meses, el ex funcionario había cumplido su prisión preventiva en su domicilio, una lujosa chacra en Puerto Panal. Sin embargo, no estaba cómodo.

El gran problema era la tobillera negra que lo acompañaba las 24 horas. Quienes lo visitaban, contaban que quería que el artefacto le permitiera avanzar 50 metros más y llegar hasta la tranquera de la extensa chacra que posee en las afueras de Zárate, para poder así recibir y despedir a sus invitados.

Y que también le agradaría que fuera impermeable, ya que no pudo meter su pierna derecha en la pileta en todo el verano. 

Fuera de ese problema, le molestaba también que entre los políticos que lo iban a ver no hubiese tantos de los que ahora están en el poder. “Pichetto y el comunismo vinieron y el PJ no”, era una de sus frases de cabecera. 

También contaban que De Vido se comunicaba con frecuencia con Amado Boudou y Milagro Sala. Y que encontraba momentos de relax cuando iba a poner en orden el gallinero de su chacra.

Los que visitaron con frecuencia a De Vido, durante su temporada en prisión domiciliaria, aseguran que él “ya está hecho”. Que, luego de 30 años ininterrumpidos trabajando junto al matrimonio Kirchner, él ya no busca más cargos políticos.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios