Wednesday 29 de May, 2024

POLíTICA | 07-08-2023 08:26

“Nacho” Torres: juventud, internas y cábalas del gobernador electo de Chubut

La veloz carrera del candidato de Juntos Por el Cambio que ganó en la provincia patagónica. El rol del abuelo en sus primeros pasos en política.

El primer contacto de Ignacio Torres con la política fue gracias a su abuelo Ricardo, que tenía un vecino en Trelew que a principio de los ‘80 se había ido a vivir a Buenos Aires para estudiar abogacía. Se llamaba Antonio Mura y había trabado una buena relación con Daniel Amoroso, el sindicalista del juego. “Tonio”, como le dicen sus amigos de Trelew, fue asesor de Amoroso en la Legislatura porteña entre el 2005 y el 2013. En el 2007, cuando Torres se mudó a Buenos Aires para continuar con sus estudios universitarios, su abuelo Ricardo llamó a Mura para contarle que su nieto se iba para allá. Como todo hombre criado en otros tiempos, solo avisaba para que su nieto tuviera una red de contención en caso de necesitarla. Buenos Aires suele ser hostil y los abuelos se preocupan.

“Tonio” respondió mejor de lo esperado. “Que me venga a ver”, le dijo, y luego de unas semanas, “Nacho” Torres fue a tomar un café con el amigo del abuelo que le ofreció trabajo en el equipo de Amoroso. Lo vio despierto, impetuoso y con ganas de trabajar.

Durante esos años, Torres hizo sus primeras armas en la política en un sector más vinculado al peronismo porteño, pero con un pie siempre puesto en su Trelew natal. Allí era difícil entrar en el peronismo, porque lo tenía dominado y dividido el fallecido Mario Das Neves, con quien también tuvo una buena relación.

En sus años en la Legislatura porteña, trabó buena relación con Graciela Ocaña que compartía bloque con Amoroso. Cuando ellos se distanciaron, Torres se quedó con Ocaña, lo que le valió una pelea con Amoroso, que años más tarde, luego de una charla, recompusieron la relación.

Con el aluvión macrista del 2015, Torres vio que Chubut era tierra fértil para quedarse con la representación de Cambiemos que estaba ávido de referentes provinciales por todo el país. Se llevó el sello de la Fundación Pensar y se autonombró presidente. Para mayor alegría de su abuelo, ese mismo año, con ayuda de su amiga Ocaña, lo nombraron director provincial del PAMI. Los amigos del abuelo también celebraron la noticia.

En el 2019 fue electo como diputado nacional por Juntos Por el Cambio y en el 2021 ganó la elección como senador. A fuerza de internas y suerte, fue ganando terreno y logró dividir al radicalismo tradicional de Chubut, con cuyos miembros se enfrentó este año en la interna para intendente de Trelew en las que llevó a Gerardo Merino como candidato principal. Luego de la interna, ganaron la elección general y se quedaron con la intendencia de Trelew en abril de este año.

Aquella contienda le valió una denuncia del candidato aliado del radicalismo Federico Massoni, que lo acusó de ser parte de una red de evasión. El caso no prosperó. Torres tenía una empresa llamada Petromares SA que le vendía combustible a las compañías de la industria pesquera, en especial a un grupo conocido como “la flota amarilla”. La venta de combustible es un negocio familiar de los Torres en Trelew. El padre de “Nacho”, Agustín, es dueño de estaciones de servicio y cuando surgieron conflictos de interés, el gobernador electo se corrió de la empresa y tomó la posta su padre. Cuando fue diputado, pidió integrar la Comisión de Intereses Marítimos. Es evidente que el tema le interesa.

Elección

Torres tiene dos cábalas para cada elección. La primera es que su abuelo Ricardo siempre lo acompañe a votar y la segunda es vestir el mismo suéter beige. Esta vez no fue la excepción. La conquista de la gobernación dejó un sabor semiamargo, porque fue una victoria ajustada a pesar del descontento que había con el gobierno provincial. Si se suman los votos de Torres y Cesar Treffinger, el candidato de Javier Milei, el voto opositor agrupó un 48 por ciento, pero Torres solo pudo captar un 35. Es decir que casi la mitad de los chubutenses estaba dispuesto a cambiar de gobierno, pero solo un tercio quería que ese cambio lo encabece Torres.

Las alianzas clave de Torres fueron tres. Además de un sector del radicalismo chububutense, también lo acompañaba una parte residual de ex funcionarios de Mario Das Neves que lo secundan para no llamar demasiado la atención, porque Torres busca mostrar que es lo nuevo y distinto a todo lo anterior. Tienen una inmejorable relación con “Marivi” Das Neves, la hija del fallecido gobernador. La tercera alianza fue con el sindicato de los petroleros, que se tradujo en la postulación de Jorge “Loma” Ávila, el secretario general del gremio, como primer candidato a diputado nacional. Es decir que la candidatura de Torres fue transversal porque tenía radicales, peronistas y simpatizantes de Chubut Somos Todos, el partido provincial que gobierna hoy y que fundó Das Neves.

Ahora le queda asumir y comenzar a gobernar. Chubut tiene por delante temas complejos como la minería, que siempre fue motivo de polémica. Los prejuicios que más pesan sobre él son sus jóvenes 35 años y su inexperiencia. Pero lo cierto es que ya llegó muy lejos, con la ayuda de aquel empujón inicial del abuelo.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios